SIN EMBARGO SE MUEVE: ELECCIONES EN ESPAÑA, TURQUÍA Y MÉXICO - SRG

Desde Venezuela
Fecha: 28/Jun/2015


“Sin Embargo Se Mueve”. Elecciones En España, Turquía Y México
Sergio Rodríguez Gelfenstein

Los días recientes fueron testigos de la realización de elecciones de distinto tipo en 3 democracias formales del hemisferio occidental: municipales y en 13 de las 17 comunidades autónomas de España el 24 de mayo; de diputados federales para renovar toda la Cámara baja del Congreso y elecciones locales para elegir 9 gobernadores y alcaldes, congresos estadales, ayuntamientos municipales en 16 estados de México el pasado 7 de junio,  así como comicios generales en Turquía el mismo día.

Tres países disimiles, los europeos con sistemas parlamentarios y México con uno presidencialista. Aunque podrían mostrar distintas realidades económicas, políticas y sociales si se diera una detenida mirada para permitir analizar el contexto en que estos acontecimientos se han llevado a cabo, también sería posible establecer algunas similitudes que conseguirían dar luces respecto de los resultados obtenidos en los eventos electorales.  El principal símil es que se trata de tres gobiernos neoliberales, aliados de Estados Unidos que atraviesan profundas crisis de credibilidad.

También hay que decir, que los tres partidos de gobierno sostenedores del sistema en cada uno de los países obtuvieron victorias cuantitativas al alcanzar la mayor cantidad de votos, sin embargo las horas posteriores al fin de los comicios y sobre todo, en los días siguientes, cuando se comenzó a visualizar la realidad cualitativa, fue patente que los “vencedores” no podían sacar cuentas alegres de los resultados. Son “cosas de la democracia” diría alguien, toda vez que no siempre gana el que más votos saca. Ese predicamento que durante decenas de años, enrostraron los factores de poder a las minorías, hoy, cuando se comienza a transformar en un factor de derrota, se cuestiona por las huestes neoliberales. Fue patético escuchar a un alcalde derrotado del Partido Popular (PP) de España después de haber obtenido la mayor cantidad de votos, sin poder refrendar su triunfo, dada la alianza construida por sus opositores. Decía casi sollozando que “no era justo”. Es curioso que hoy, después de casi un siglo, les comienza a preocupar la justicia. 

España atraviesa una profunda crisis económica y financiera y está acosada por escándalos de corrupción de los que no se salva casi nadie, ni siquiera la monarquía que se había hecho aparecer como impoluta y garante de la democracia. Tal como ocurrió desde comienzos de siglo en América Latina, la izquierda y otras organizaciones ciudadanas han aprendido a utilizar las reglas de la democracia representativa para obtener victorias parciales que van configurando el camino para desalojar a las fuerzas neoliberales del gobierno. En Europa, Grecia dio una campanada, que parece extenderse por otras latitudes y longitudes del viejo continente. Las elecciones del pasado 24 de mayo parecieran dar continuidad a ese trazado.

Esta situación ha llevado a que en España, las tres principales ciudades del país, Madrid, Barcelona y Valencia, van a comenzar a ser gobernadas por alcaldes que no pertenecen ni al PP ni al Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Vale destacar que en Madrid fue derrotada la “casi dueña” del gobierno de la ciudad Esperanza Aguirre, alta dirigente del PP.

Los resultados de las elecciones españolas dejan varias enseñanzas para el futuro. Por una parte, ha quedado claro que los españoles comenzaron a tomar nota de la corrupción galopante en todo el Estado y en la que los partidos políticos tradicionales llevan la voz campante: pagos ocultos, desvío de fondos, subvenciones sin justificación y financiamiento ilegales que están siendo investigado por la justicia, en los cuales están incursos altos dirigentes del PP y el PSOE, lo cual al parecer han empezado a colmar a los votantes que han reflejado su descontento en las urnas.  Tanto la derecha franquista del PP, como estos modernos socialistas neoliberales  del PSOE han fracasado en la suposición de que el modelo se sostendría para siempre.

Vale decir, que el “target” Venezuela ha fastidiado a los españoles a tal punto que su prédica no surgió ningún efecto. Ni siquiera, los intentos de sus líderes históricos José María Aznar y Felipe González más preocupados de sus labores como lobistas de las grandes trasnacionales y de usar la política como vehículo de enriquecimiento personal y de desestabilización de gobiernos legítimos, pudo jugar un papel decisivo en la contienda. Despreciando al pueblo, no fueron capaces de leer sus necesidades y disgustos por la mala política. Podemos y sus aliados han emergido como una poderosa fuerza electoral de cara a las elecciones en Cataluña el 27 de septiembre y las generales de finales de año.

En México, el Instituto Nacional Electoral (INE), informó que hubo el boicot electoral más amplio de la historia al impedirse la instalación de 603 mesas de votación, además de lo cual, hubo también una muy alta cantidad de votos anulados a partir de un llamado en ese sentido hecho por algunas organizaciones sociales. Si sumamos a esto, la elevada  abstención que rondó el 52%  según cifras oficiales, es muy difícil entender la prédica de los partidos tradicionales y del propio presidente de la república que se solazaban del “éxito de la fiesta democrática”. He aquí, otra práctica que se está haciendo común: a diferencia del pasado, hoy el laurel pareciera ser que se valora a partir de la votación de la minoría.

Aunque, -como se dijo antes- el Partido de la Revolución Institucional (PRI) del presidente Peña Nieto obtuvo la mayor cantidad de votos, la alta abstención muestra a un pueblo cansado de las privatizaciones, de la entrega del país a las transnacionales, de la corrupción de la clase política,  de la pobreza creciente, de los partidos y de la marginación  progresiva de las comunidades indígenas. Esta abstención, que supera¬¬¬¬ la mitad de los electores es un castigo transversal al sistema.

Por otro lado, las recientes elecciones en México han hecho surgir dos fenómenos novedosos en la historia del país. El primero, es la emergencia de candidaturas independientes que han logrado, por primera vez, derrotar al binomio PRI-PAN (Partido de Acción Nacional). La victoria como Gobernador de Jaime Rodríguez en el rico estado de Nuevo león, fronterizo con Estados Unidos y del diputado Manuel Clouthier en el también norteño estado de Sinaloa son expresión de descontento incluso en sectores de la burguesía que busca alternativas al modelo narco neoliberal sembrado en el último cuarto de siglo por los gobiernos alternativos del PRI y del PAN. Sus intereses están en juego, los peones utilizados amenazan con desestabilizar el sistema y necesitan buscar salidas que no cuestionen al mismo.

Pero la mayor conmoción en las elecciones vino dada por la irrupción del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que lidera Andrés Manuel López Obrador, el cual participó por primera vez en unas elecciones locales. Aunque obtuvo solamente el 8,52% de los votos, los mismos fueron suficientes para catapultarlo al cuarto lugar como fuerza electoral del país. Sin embargo, lo más relevante es que se ha transformado en el principal referente político de la capital al derrotar al Partido de la Revolución Democrática que ha gobernado la ciudad por más de 25 años, pero que se ha visto incurso en alianzas pecaminosas con el PRI y el PRD, situación que al parecer han rechazado los electores.

El evento comicial mexicano podría ser retratado en las palabras del prestigiado periodista de ese país, Luis Hernández Navarro quien afirmo que “En estas circunstancias, hablar de que los comicios fueron un éxito o de que la democracia avanza en el país, es un despropósito. Es cierto que fue una elección histórica, pero no por lo que sus apologistas esgrimen sino por lo contrario. El saldo final arroja que hay un grave problema de representación política y de malestar con el sistema de partidos existente. Una crisis de representación en serio”.

Por su parte, los resultados de las elecciones del 7 de junio en Turquía tuvieron como resultado más asombroso que el movimiento kurdo junto a la izquierda obtuvieran 80 diputados. Aunque al igual que los dos casos anteriores, el el partido de gobierno (AKP) liderado por el presidente Recep Teyyip Erdogan logró la mayor votación, su retroceso respecto de los anteriores comicios fue más que ostensible al quedar imposibilitado de alcanzar  la mayoría necesaria para implementar la reforma constitucional que deseaba a fin de solidificar su poder tras la transformación política del país en un sistema presidencialista que incrementara y solidificara su poder. Erdogan  ha sostenido un férreo modelo neoliberal en alianza con Estados Unidos que ha servido para transformarse en ariete de la política de la OTAN en el Medio Oriente, apoyando las más agresivas campañas intervencionistas en Libia y Siria, actuando además de soporte al Estado Islámico en este país y en Irak, con el ulterior objetivo de desarticular las organizaciones políticas y sociales del pueblo kurdo y debilitar el liderazgo de Irán en la región.

El Partido Democrático del Pueblo (HDP) máximo representante de los 20 millones de kurdos que habitan el país obtuvo un importante 13% de los votos en alianza con movimientos progresistas y de izquierda. Sus logros no sólo se produjeron en el territorio noreste del país donde vive ese pueblo, sino que también en otras regiones y en el propio Estambul, a pesar de la sucia campaña del AKP y del propio Erdogan buscando satanizarlos como terroristas y enemigos del islam. Su planteamiento ha sido expresión de los sectores más pobres y marginados y acogido por la diversidad de pueblos que residen  en Turquía.

En los tres casos observados, a pesar de haber logrado el triunfo numérico los partidos de gobierno y del sistema han volcado su imprecación contra las minorías perdedoras. Su discurso de victoria, ha tenido sabor a derrota. Habrá que decir como Galileo “Sin embargo se mueve”, cuando lo condenaron por afirmar que la tierra giraba alrededor del sol. Así, es visible que algo se está moviendo en la base de los modelos neoliberales. Estas elecciones son expresión tangible de ello.

sergioro07@hotmail.com

Publicación Barómetro
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. internacional.barometro@gmail.com
 
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.