GENOCIDIO CALDERONÍSTA - MAMM


Desde México
27/Enero/2013


Genocidio Calderonísta
Miguel Ángel Mata Mata

La RAE define al exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad como genocidio. Entre diplomáticos se entiende que existe tal cuando son asesinadas más de una persona.

Felipe Calderón Hinojosa, ciudadano mexicano que fue Presidente de México durante seis años, lleva sobre si las cifras negras de la muerte o desaparición de más de cien mil personas. En su desagravio el ex mandatario sostiene que las bajas, y los daños colaterales, son el resultado de una lucha contra el crimen organizado que, según él, debilitaba al Estado Mexicano. Quizás tenga razón.

La semana pasada el responsable de la lucha contra el crimen organizado durante el sexenio calderonista, Genaro García Luna, fue llamado a comparecer ante el Senado de la República. Se filtró a los medios la supuesta carta de un narcotraficante preso que lo señalaba de recibir beneficios de los grandes capos de la droga. Nada que ver.

García Luna fue por otro asunto. Tuvo que responder a los senadores porque no atendió recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos relacionadas con homicidios de ciudadanos o activistas políticos. Entre otros asuntos se anotó el del caso Ayotzinapa, cuando fueron asesinadas tres personas, dos estudiantes normalistas y un trabajador de una gasolinera.

Dos estudiantes normalistas asesinados por balas de policías federales, como lo ha acreditado un juez al ordenar la aprehensión de 19 de ellos por esa causa, configuran la definición de genocidio según el diccionario de la Real Academia Española: “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”.

Lo que pasó hace casi un año en Chilpancingo no puede compararse con los cien mil muertos por la lucha contra el narcotráfico. Aceptemos, sin conceder, que los muertos de Calderón eran bandidos armados y peligrosos para la sociedad. En contraparte los dos estudiantes abatidos ¿eran un peligro para la sociedad? De ninguna manera. Pertenecían a un grupo social que  año con año protesta para conseguir mejores condiciones para ellos, su entorno y su centro de estudios.

Se configura el genocidio en el asunto de Ayotzinapa. Los Senadores lo llamaron a comparecer por eso, en el penúltimo día del mandato del ex Presidente Calderón.  Aparecen otros casos que no han sido aclarados y cobrarán relevancia en los próximos meses: la desaparición de ecologistas en la Costa Grande de Guerrero y el asesinato de otra activista en Tierra Caliente. ¿Ellos pertenecen a un grupo social que es eliminado sistemáticamente? Quizá asi sea pues todos ellos son ecologistas o defensores de los bosques.

Para el caso Ayotzinapa, donde se configura la figura del genocidio, es seguro que el tema habrá de cobrar relevancia y será llevado a instancias internacionales, en donde se castiga a los que cometen crímenes de Lessa Humanidad. Podríamos preguntar, para aterrizar en nuestro entorno  ¿quién o quiénes se convirtieron en cómplices de García Luna y su Policía Federal al culpar a inocentes del genocidio de hace casi un año? Tan solo es una pregunta. Pero habrá respuestas.

LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.