LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA Y LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA - MAP

Desde Venezuela
27/Mayo/2013


Los Estados Unidos de América y la Revolución Bolivariana
Miguel Ángel del Pozo

La única verdad geopolítica que realmente conocemos en la praxis de la Revolución Bolivariana es que la contradicción fundamental de nuestra revolución son los Estados Unidos de América. Es una relación bilateral donde se mantiene, permanente e históricamente, presente dicha contradicción cual, a nuestro criterio, aún, públicamente, no la hemos expresado para su análisis buscando los correspondientes equilibrios obligados para ambos países, Venezuela y EEUU, cuando, se deseen y/o se quieran alcanzar unas relaciones de respeto y de “no interferencia en los asuntos internos”. Fundamentalmente sí nos referimos a los “principios de Bandung” el tema de las relaciones bilaterales se densa y los acuerdos a alcanzar  se crisparían porque, probablemente, se globalizarían todos los “asuntos” y paradigmas que se fueren a colocar en la mesa de negociaciones para así, paulatinamente, ir moviéndonos hacia equilibrios convenientes para ambas realidades objetivas nacionales.

La arquitectura de las negociaciones tendrían sus esquemas particulares para cada lado de la mesa de negociaciones sustentada en objetivas realidades que han estado y están presentes en las relaciones históricas que se han mantenido en los tiempos de relaciones diplomáticas aún con sus realidades de tensas relaciones más por injerencias con origen en Washington que frente a relaciones equilibradas y, socialmente, colaboradoras con objetivas realidades sociales y económicas estadounidenses según los diseños ético-histórico-bolivarianos con origen en Caracas. 

Las relaciones bilaterales desarrolladas en profundidad, fundamentalmente, desde el descubrimiento del petróleo con las realidades en injerencias en las praxis de los  “golpes de estado”, sean las “particulares” relaciones ¿bilaterales? cuando los tiempos de la 4ta. República, sean las álgidas y contrapuestas relaciones durante el actual proceso en revolución bolivariana y nacionalista. 

Pero ¿Por qué nos consideramos que las relaciones bilaterales entre Venezuela y los EEUU de América las podríamos calificar, cuasi permanente e históricamente, como álgidas? Pues vayamos a la Historia de las Relaciones Diplomáticas por espacios históricos bien definidos. Nos preguntamos como bien lo propuso Eleazar Díaz Rangel en su columna de los domingos en Últimas Noticias, titulado: “Los 100 golpes reconocidos” (19, mayo, 2013) sobre las relaciones bilaterales. Comencemos. La primera realidad con la cual nos topamos es el “golpe de estado” contra don Rómulo Gallegos (dejemos atrás otras realidades, por ahora). El gobierno de los EEUU de América invitó a don Rómulo Gallegos a realizar una visita oficial al país del norte. Durante su visita fue aclamado por las “masas neoyorquinas” cuando, en cadillac descubierto, se trasladaba por la 5ta. Avenida de esa financiera e importante ciudad estadounidense. Su visita estuvo realzada por el apoyo de directores y artistas de la industria cinematográfica estadounidense con producción de afiches conmemorando su presencia en suelo estadounidense. Pero el Pentágono tenía su propia agenda y llevó de visita oficial a don Rómulo Gallegos a una base naval para que “disfrutara” de la “visión celestial” del poderío naval del Imperio. Aquella visita oficial se realizó en el verano estadounidense. Parece que don Rómulo Gallegos ha debido ser un Presidente con mucho coraje y sólidos principios lo cual incomodó, evidentemente, al Poder estadounidense y, sencillamente, “lo tumbó”, así de simple.

Quizás podríamos continuar mencionando sobre lo que aprendió don Rómulo Betancourt, aquel trotskista del “Plan de Barranquilla” y de su estancia en Costa Rica y La Habana (según mientan), del “golpe de estado” contra don Rómulo Gallegos y preguntarnos sí Marcos Pérez Jiménez percibió el “poder del Poder” estadounidense durante su periplo por Miraflores pero de lo que si estamos convencidos es que don Rómulo Betancourt si reflexionó sobre “pasadas experiencias personales” y alcanzó acuerdos con el status quo criollo, es decir, con la burguesía criolla como intermediaria de Washington referidos a los futuros de Venezuela. Pero nos preguntamos ¿Por qué tumbaron a don Rómulo Gallegos? ¿Era ello imprescindible realizarlo? ¿Qué había detrás de ese objetivo político del Imperio? Y ¿cuál y cómo afectaba su política imperialista mundial?

Nos consideramos que es normal que no nos recordemos de la Historia realidad que se sucede en la mayoría de los casos personales y colectivos y/o que no queramos recordar la Historia por razones, generalmente, de poder; es decir, razones que permitan justificar la permanencia del status quo según intereses que podrían abarcar desde el poder hasta intereses de clase. En este caso en concreto deseamos traer a la memoria colectiva una realidad que marcó la Historia de la Humanidad desde finalizada la 2da. Guerra Mundial, la imposición en “ayuda humanitaria” del Plan Marshall hasta, prácticamente, como hecho histórico, la “Caída del Muro de Berlín”, espacio histórico cual hemos titulado como la “Guerra Fría” como concepto y praxis del Imperio estadounidense, de la praxis socio-económica del imperialismo estadounidense y, aparentemente, por y en consecuencia de la evolución en perfectibilidad del sistema capitalista.

La ideología que contenía la “Guerra Fría” se expresó como esa fábula referida por Umberto Eco en su libro: “A paso de cangrejo” (Debate. Barcelona, 2007, pp. 57-58) del “lobo y el cordero” de Gayo Julio Fedro y/o sí ustedes lo prefieren el cuento de “Caperucita y el lobo feroz”.

¿Por qué tumbaron a don Rómulo Gallegos? Estupenda inquietud histórica, al menos la mía, claro, como historiador y profesional de la “pajita dialéctica”. En primera instancia, como primer paso, debemos recordar que don Rómulo era “adeco”, es decir, social-demócrata posiblemente de izquierda de esos que ya no existen. Es decir, “casi comunista” según la tesis pentagónica estadounidense. En segunda etapa, debemos conocer la composición del gabinete de gobierno que presidía don Rómulo. En tercer término, debemos tener presente el espacio histórico cuando fue elegido don Rómulo Gallegos hasta cuando fue tumbado “democráticamente”. En último término, no debemos olvidar que ya en 1947 se estaba desarrollando la política anti-comunista cuando los EEUU de América se vieron frente a realidades inobjetables internacionales: el desarrollo de la “Guerra Civil” china cuando era inevitable el avance de los ejércitos del Partido Comunista Chino y la decadencia por corrupción del Gobierno de Chiang Kaishek; la división de la península de Corea imponiendo un presidente bendecido por la novel Naciones Unidas, es decir, sí como dice Fidel Castro la OEA es algo así como el ministerio de las colonias, las Naciones Unidas nacieron con “plomo en el ala”; EEUU de América se vio en la obligante necesidad de tener que reconocer la realidad de la URSS y su expansión territorial hacia la Europa Central y, por último, era inevitable el proceso descolonizador que se gestaba y desarrollaba en Asia: Vietnam.

Don Rómulo Gallegos se enfrentó al Imperio estadounidense y a su política enmarcada en los paradigmas de la “Guerra Fría”. Su permanencia en Miraflores era para los EEUU de América necesariamente temporal por su perfil ideológico, por la composición de los miembros de su Gabinete, por declaraciones nacionalistas de miembros de su Gabinete y por la necesidad imperiosa, vista las realidades internacionales que enfrentaban los EEUU de América, de controlar, profundamente, la industria petrolera venezolana. Pero ¿es comparable aquella realidad con la actual revolucionaria bolivariana nacionalista?

La realidad actual de la Revolución Bolivariana nacionalista y chavista debemos contrastarla con la propuesta de José Vicente Rangel Vale referida a la “nueva política Obama”. Habiendo reflexionado sobre la propuesta para su análisis del político Rangel Vale, nos consideramos que el escenario internacional se está “moviendo” hacia escenarios geopolíticos con sus notas obligadas geoestratégicas muy parecidas a aquellas que se expresaron desde los comienzos de la “Guerra Fría” en aquellos tiempos históricos que hemos referido más arriba. Barack Obama ha decidido trasladar los reales intereses estadounidenses, es decir, del Poder estadounidense, desde la Comunidad Europea a toda la Región del Asia y el Pacífico. Expresamos y queremos resaltar que es a “toda la región” referida porque ella incluye a todas las naciones del continente americano con costas sobre el Pacífico (exceptuando, por ahora, a Nicaragua). Para expresarlo en una sola idea: los EEUU de América, según sus propios intelectuales cercanos al Pentágono, consideran que es necesario constituir un “…arco que se extienda desde el Occidente del Pacífico, Asia Oriental, la región del Océano Indico y el sur de Asia…” Expongamos algunas ideas propuestas por esos ideólogos estadounidenses: “…our relationships with Asian allies and key partners are critical to the future stability and growth of the región [Asia & Pacific]…[we will] cooperate freely in keeping with our treaties obligations and with international law…[so, we will] encourages the peaceful rise of new powers, economic dynamism, and constructive defense cooperation…” (“…nuestras relaciones con [nuestros] aliados y socios específicos son [altamente] importantes para la futura estabilidad y crecimiento [económico] de la región [de Asia y el Pacífico]…cooperaremos abiertamente en mantener nuestras obligaciones contenidas en los tratados [firmados] y [en el marco] del derecho internacional…apoyaremos el despegue pacífico de nuevos poderes, [impulsaremos] el dinamismo económico, y la cooperación constructiva [en el campo] de la defensa [de la Región de Asia y el Pacífico]…”)

Para poder ejecutar lo anterior expuesto, los EEUU de América necesitan, obligatoriamente, tener las seguridades de energía no solo nuclear para mover algunos barcos de guerra sino suplir las necesidades de crudo/petróleo y derivados para poder mantener a las fábricas estadounidenses “echado humo” visto el obligado desarrollo de los actuales escenarios internacionales de guerras. ¿Estamos en escenarios similares?

delpozo14@gmail.com


                                                                                                 Publicación Barómetro  23-05-13
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. barometrointernacional@gmail.com


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.