TORTURA Y HUELGA DE HAMBRE EN GUANTÁNAMO - NS

Desde Venezuela
27/Mayo/2013


Torturas y huelga de hambre en Guantánamo
Niko Schvarz

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, dijo en la reunión del Consejo de Derechos Humanos  de la ONU reunido el  1º de Mayo en Ginebra que la cárcel y base militar de Estados Unidos en Guantánamo, en territorio usurpado a Cuba y donde se registran torturas y muertes así como una extendida huelga de hambre en señal de protesta, deben ser cerradas y ese territorio debe ser devuelto a su país.

La ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instaron el mismo día al gobierno de Estados Unidos  a encarar el cierre de la cárcel ubicada en la base naval de Guantánamo, así como “a respetar y garantizar la vida, salud e integridad personal de los detenidos en la Base Naval de Guantánamo, particularmente en el contexto de la actual huelga de hambre”. El gobierno estadounidense admitió que hasta ese momento, cien de los 166 reclusos que permanecen en el penal se mantienen en huelga de hambre y que 20 de ellos están siendo alim entados por la fuerza a través de vías con nutrientes líquidos, mientras que cinco reclusos se encuentran bajo supervisión médica.

Los dos organismos citados, la ONU y la CIDH, reclamaron al gobierno de Estados Unidos efectuar una “investigación seria, independiente e imparcial de los actos de alimentación forzada de los internos en huelga de hambre y la alegada violencia empleada en esos procedimientos”. Asimismo, instaron al presidente estadounidense Barack Obama a “adoptar pasos concretos y decididos dirigidos a clausurar definitivamente el centro de detención de la Base Naval de Guantánamo” y a puntualizar “con claridad y de manera inequívoca” cuáles son esas medidas. Los organismos solicitaron “agilitar el proceso de liberación y traslado” de los detenidos y subrayaron que es necesario “disponer el juzgamiento en pleno respeto del derecho al debido proceso” de los detenidos en la base naval, o “en su caso, disponer su liberación inmediata o su traslado a un tercer país de conformidad con el derecho internacional”.

También solicitaron que se permita que la CIDH y los mecanismos especiales del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, tales como el Grupo de Trabajo y los Relatores Especiales de la ONU realicen visitas de monitoreo al centro de detención de Guantánamo. Hicieron constar que han solicitado realizar esas visitas al recinto carcelario desde hace años, sin obtener respuesta alguna de Washington.

Los relatores de la ONU firmantes son: el encargado de la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, Ben Emerson; el relator especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes, Juan Méndez; y el relator especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, Anand Grover.

Asimismo, en la misma fecha Ruperto Colville,  portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, declaró que la alimentación forzosa a que se somete a varios presos en la cárcel de Guantánamo es una infracción al derecho internacional y una tortura, según las normas establecidas por la Asociación Médica Mundial (WMA), de la cual EEUU forma parte. Se recuerda que desde el pasado mes de abril, 100 de los 166 presos de Guantánamo están en huelga de hambre (la que se inició el 6 de febrero, y fue aumentando su número) y 21 de ellos están recibiendo alimentación a través de los tubos nasales, contra su voluntad, lo que está expresamente prohibido por la reglamentación vigente. El abogado de uno de los detenidos, el kuwaití Fayiz al-Kandari, acusó a los militares estadounidenses de utilizar un tubo de alimentación innecesariamente grande, y por ende doloroso. Otro preso, Samir Naji al-Hasan Moqbel, describió que durante el proceso “experimentaba dolor en el pecho, la garganta y el estómago. Nunca había experimentado tal dolor antes. No deseo este castigo cruel a nadie”.

En esos momentos la huelga de hambre entraba en su duodécima semana. Antes, un preso declaró que había sido tratado “como un conejillo de Indias” y otros dijeron que “se nos acerca la muerte”. La huelga de hambre detonó también en protesta contra actos de tortura psicológica, confiscación de elementos personales (como cartas íntimas y fotografías) y de ejemplares del Corán.

El alegato del canciller cubano

En su intervención ante el Consejo de DDHH de la ONU, el canciller cubano Rodríguez Parrilla declaró: “Nos preocupa profundamente el limbo jurídico que sustenta la permanente y atroz violación de los derechos humanos que transcurre  en la ilegal base naval de Guantánamo, territorio cubano que usurpan los Estados Unidos, centro de torturas y muertes en custodia, donde quedan 166 detenidos desde hace diez años, sin garantías, juicio ni defensa; 100 de ellos en huelga de hambre, con peligro para sus vidas, reciben alimentación forzada por intubación. Esa cárcel y esa base militar deben ser cerradas y ese territorio debe ser devuelto a Cuba”.

Ese cuadro de situación contundente fue precedido por la condena al bloqueo impuesto desde hace más de 50 años por EEUU a Cuba, señalado como “la más grave violación a los DDHH, así como el empeño de EEUU de imponer un cambio de régimen al pueblo cubano”. En ese sentido señaló: “Entre 2010 y 2013, Estados Unidos ha destinado también 191.7 millones de dólares para financiar organizaciones y agentes pagados, el uso subversivo de tecnologías de la información y realizar trasmisiones ilegales de radio y televisión que buscan el cambio de régimen en Cuba, a lo que se añaden otros fondos millonarios canalizados por sus servicios especiales y grupos privados. En ese esfuerzo participan algunos de sus aliados”.

En virtud de que la intervención del canciller Rodríguez Parrilla se produjo en el marco del Examen Periódico Universal (EPU) sobre derechos humanos en Cuba, éste aprovechó la oportunidad para destacar algunos éxitos relevantes de su país en ese plano. Señaló que la mortalidad infantil ha sido reducido a 4,6 por cada mil nacidos vivos; que la esperanza de vida al nacer alcanza ahora 78 años como promedio; que en la Asamblea Nacional legislativa, el 48,86% de sus integrantes son mujeres; que éstas constituyen asimismo el 41,9% de los integrantes del Consejo de Estado y ocupan un tercio de los ministerios del Poder Popular.

Fue también una ocasión propicia para que el canciller detallara algunas de las expresiones más destacadas de la solidaridad que presta Cuba a otras naciones en el terreno de la salud y de la educación. Señaló que desde 2004 la “Operación Milagro” devolvió la visión a decenas de miles de personas y realizó cirugías oftalmológicas gratuitas a 2,4 millones de seres en 34 países de América Latina, el Caribe y África.  Asimismo, desde 2005 el Contingente Internacional de Médicos Especializados en situaciones de desastres y graves epidemias, que lleva el nombre de Henry Reeves, brindó asistencia médica a más de 3 millones de damnificados. En Haití trabajan más de 12 mil colaboradores cubanos.

En el campo educativo, desde  2004 se amplió la colaboración en procesos de alfabetización y post-alfabetización mediante programas cubanos. En el primer rubro, por el programa “Yo sí puedo” (que obtuvo un premio de la UNESCO) se graduaron hasta noviembre 2012 un total de 6,9 millones de personas, mientras el segundo, titulado “Yo sí puedo seguir”) abarcó a otras 976 mil.

La promesa incumplida de Obama

Durante el cierre de su primera campaña electoral en el año 2008, el presidente Barack Obama se comprometió a cerrar la cárcel militar de Guantánamo. El 22 de enero de 2009, a dos días de haber asumido en la Casa Blanca, prometió solemnemente que antes del fin de su primer año de gestión iba a cerrar la referida cárcel. Pasaron cuatro años y esa promesa  no  se cumplió. Se ha señalado que el Congreso se opuso en reiteradas ocasiones al cierre de dicha prisión.

Ahora, en vista de la situación dramática reinante en Guantánamo, el tema volvió a plantearse. En una conferencia de prensa en la Casa Blanca el 30 de abril, consultado al respecto, Obama declaró: “No es una sorpresa para mí que tengamos problemas en Guantánamo. Sigo creyendo que debemos cerrar Guantánamo”. Y agregó: “Es importante que comprendamos que Guantánamo no es necesario para la seguridad de Estados Unidos.  Cuesta caro, es ineficaz y es contrario a nuestros intereses”. Sobre la huelga de hambre en reclamo por las condiciones inhumanas en que se encuentran las personas privadas de libertad, el presidente declaró que estaba al tanto y que se harían esfuerzos para que estas personas “no mueran”.

La pregunta es: ¿Hasta cuándo habrá que esperar ahora para que la promesa se cumpla, y para que la cárcel y la base militar sean cerradas, como lo reclama legítimamente Cuba y el conjunto de la comunidad internacional?

Cerradas estas líneas, nos llega la noticia de que René González, uno de los cinco antiterroristas cubanos encarcelados en Estados Unidos, podrá permanecer en Cuba. Enhorabuena. Es una excelente noticia, y un estímulo para proseguir la lucha, que ha adquirido contorno mundiales, por la libertad de los cinco cubanos luchadores contra el terrorismo.

nikomar@adinet.com

                                                                                                 Publicación Barómetro  09-05-13
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. barometrointernacional@gmail.com


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.