TLAXCALTECAS VS AZTECAS: RADIOGRAFÍA PSICOLÓGICA Y EL EMPERADOR NEGRO - ENRM

Desde México
27/Mayo/2013

Tlaxcaltecas vs Aztecas: Radiografía Psicológica y el Emperador Negro
Emilio Nahín Rojas Madero*
“Mi vida por una mejor Nación”

“Entonces uno de los doce, que se llamaba Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes y les dijo: ¿Qué me queréis dar y yo os lo entregaré? Y ellos le pesaron treinta piezas de plata.”. –Mateo 26:14 y 15–

“Los que navegan con el viento no gobiernan, sólo intentan mantenerse en el sillón" – Anthony Charles Lynton Blair (Tony Blair)–

“No hay peor pueblo esclavista que el que ha sido esclavo; no hay peor pueblo asesino que el que ha sido asesinado” – Arturo Fernández Arraz–

Según el entorno social en el que se desarrolle un ser humano, será el tipo de personalidad que adopte; sin embargo a lo largo de su desarrollo, se enfrenta a fenómenos que marcan su psique. La historia nos remarca acontecimientos en los que se refleja que no solo la psique de un individuo puede ser afectada, sino la psique colectiva de una sociedad; creándose con ello un trauma colectivo. Se observa en los niños del África aceptando su miseria al dejar de espantarse las moscas de sus bocas alegando que es infructífero, pues estas volverán a posarse sobre sus labios. A los israelíes que desde siglos han sido víctimas de genocidio, y que hoy son los principales asesinos del pueblo palestino, malagradecidos de quien les brindo la mano. O los afroamericanos; repudiando al trabajo, después de haber sido esclavizados por los norteamericanos y europeos. Los propios norteamericanos que fueron exiliados de Europa y que por ello han tratado de arrancarle su patria al resto de las naciones; tratando de hacerles sentir lo que ellos sintieron al quedar abandonados.  

México también padece de esos traumas colectivos; pues la lucha entre el México del Norte y el México del Sur; izquierdistas contra derechistas, conservadores contra liberales, tiene su origen durante el surgimiento de las culturas mesoamericanas. En la lucha sostenida entre los tlaxcaltecas y los tenoschcas; surgió el principio del entreguismo de la nación. Pues los tlaxcaltecas en su afán por derrocar a los mexicas; a la llegada de los españoles, fueron la primera cultura que se alió a éstos esperando ser contemplada en el imperio de la nueva España. Sin embargo; a la derrota de los aztecas, la tlaxcalteca también fue esclavizada, torturada y aniquilada; los pocos que obtuvieron el indulto solo se convirtieron en concejales (esclavos) “libres”. Los dueños se convirtieron en inquilinos de su propia nación; de ese sometimiento hoy se debe que nuestro vocabulario tenga modismos en diminutivo como “taquitos”, sillita, “barquito”, no por una diferenciación de masa/volumen dentro del léxico, sino porque el indígena tenía que ser muy humilde antes de dirigirse a su amo el español para no ser torturado.

Sin embargo; la tragedia tlaxcalteca fue olvidada por los mexicanos y sobre todo por la clase conservadora aristocrática, quien en el año 1862, vuelve a practicarla con el entreguismo del país; buscando los mismos intereses que los tlaxcaltecas, pero ahora en favor de los franceses como si estos fuesen distintos a la tiranía de los españoles durante la conquista. Por lo que el 5 de Mayo del mismo año; fueron los conservadores quienes lucharon junto al ejército francés para reconquistar México y arrebatárselo a los liberales que se encontraban en el poder. Sin embargo y frente a esta derrota; los conservadores no se desalentaron, se reunieron con el imperio austriaco para que éste les enviara a un emperador: Maximiliano de Habsburgo. A la llegada de Maximiliano a tierras mexicanas los conservadores ya se sentían monarcas, zares, condes y duques; triste fue su desilusión cuando el emperador Maximiliano les expreso que era partidario de la ideología liberal, y que por lo tanto debían de olvidarse de esos títulos, sueños y privilegios.

Hoy en la actualidad; para ser más exactos, el 6 de Mayo del presente año 2013 se le dio la bienvenida al nuevo Maximiliano Norteamericano. Lo que los mexicanos vieron en televisión, no fue un encuentro de poderes para el trabajo de bilateralidad gubernamental sino la entrega de una nación entera; fue el ritual imperial del PRI para la incorporación de una estrella más en la bandera estadounidense. Con una reforma energética, laboral, educativa, reforma a la propiedad, a la ley de amparo, fiscal y hacendaria que dan muestra clara de esa entrega de México a los norteamericanos a cambio de simples espejitos. En el mundo existen dos clases de pueblos, los que buscan la libertad y los que quieren ser esclavos; México es de estos. Es una nación donde ricos y pobres no quieren hacerse responsables de la dirección del país, tienen miedo al fracaso, por lo que buscan que otro los vengan a gobernar, para que ellos puedan continuar en la holgazanería y la desobligación.   

Sin embargo; abrirle la puerta a un emperador extranjero es como dejarle la puerta de tu casa abierta al delincuente. Después de la lucha armada de 1910; los mexicanos padecieron del síndrome del religioso, ese que cree que por servirle a dios, tiene plena indulgencia para cometer pecados. Por lo que todo aquel que participo en la revolución se sentía merecedor de los privilegios y del perpetuo descanso. Es la casta que no acepta ser mexicana; presume de tener sangre española, francesa, germánica o austriaca. Y todo aquel que no nació entre sus cunas; es la clase indigente. Lamentablemente esa “casta” es un grupo de igualados, porque al igual que los españoles rechazaron a los criollos, a pesar de tener la misma sangre; por el hecho de nacer en México, así mismo los gringos harán con estos. Pues no se dan cuenta de que el Emperador Negro también padece de esos delirios de alteza y que por lo tanto, la clase conservadora de México para ellos también les es una raza impura. Don Maximiliano de Habsburgo los decepcionó con un –“Lo siento, pero soy liberal”– el Maximiliano Obama los decepcionara con un –“Lo siento pero soy neoliberal”–.

El “Pacto por México” solo fue un mecanismo moderno para desconocer inteligentemente al congreso de la unión; las leyes que emanen de él y todas las normas escritas. Al mismo tiempo sirvió para entregar la nación a los consorcios transnacionales; la clase gobernante solo pretende vivir de forma parasitaria y cree que entregando sus recursos naturales, vendiendo su tierra y sus empresas es como alcanzarán la prosperidad anhelada, pero solo demuestran que también han sido alcanzados por la educación que nos imparten. Estas acciones privatizadoras establecidas en el pacto; demuestran que México no regreso al año 2000 sino al Porfiriato (1876-1911), por lo que a este nuevo periodo del México actual deberá de ser recordado como el Peñariato; respaldado por los tlaxcaltecas del PAN y los tlaxcaltecas del PRD. La supuesta salida de Gustavo Madero solo fue actuación para permitirle a Barack Obama establecer sus exigencias, hoy incorporadas en el nuevo “Pacto por México”. A los mexicanos solo se nos hizo creer que la nueva firma era para evitar que los programas de SEDESOL fuesen utilizados en actividades proselitistas; pues son “actores” políticos.

A México lo mantienen dividido; por un lado están los obreros del Norte y por el otro los holgazanes del Sur. A ambos los mantienen en pugna; utilizando a unos como ejemplos de o para los otros. Sin darse cuenta que ambos bloques simplemente son el rebaño, el ganado de los caciques de ésta nación. A los del norte les otorgan salario “A” por ser “obedientes”, mientras que a los del sur un salario “C” por revoltosos. Marginación, abolición de la autonomía, represión, inseguridad, respaldo al crimen, tortura, censura, marginación, desigualdad, mala distribución de la riqueza, eso es lo que les da el gobierno federal a los Estados. Por lo que es el momento de analizar los preceptos del pacto constituyente, donde se determinó fundar la confederación de los Estados Unidos Mexicanos.

La federación ha fallado en cumplir con los acuerdos establecido en los artículos 115 y 116 constitucionales; ha privilegiando la traición, el hurto, el enriquecimiento ilícito de los aristócratas por encima del derecho de las mayorías. Por lo que no se puede continuar en una confederación donde la federación ha incumplido sus obligaciones; fomentando la desigualdad social. Muchos analistas establecerán que la división de los Estados solo condenará a la miseria a todos los confederados de México; sin embargo esta es escusa de los parásitos que durante años han vivido de los marginados. La hipótesis es falsa; ya que si existen entidades federativas como Guerrero que sí cuentan con los elementos necesarios para convertirse en repúblicas independientes. Litorales, pesca, oro, plata, carbón, ganadería, agricultura, petróleo y 70 sistemas más de producción de capital; todas mantenidas en recesión por la federación, para que no fuesen explotadas hasta la llegada de los norcapitalistas y sus aristocracias.

Los empresarios del norte; así lo han ocultado, esperando consumir las reservas de México Norte y  Golfo para posteriormente venir a despojar a los de México del Sur. Los aristócratas hablan de una única nación cuando les es afín a sus intereses, pero cuando llega el momento de la repartición; solo entonces somos marginados. Allí somos considerados como los hijos del México indígena, del México inmigrante, México prole, del México campesino, México obrero o México pobre. Y los han educado para fomentarles la apatía, la traición, el entreguismo la holgazanería, la dependencia y el paternalismo; para que no se den cuenta del potencial capitalista sobre el que están parados, pues la tierra del sur es rica. El sur es la región que más ha contribuido con impuestos a la federación y ha sido a la que le han dado un mal pago.

Antipatriota por proponer la disolución de la confederación de los Estados Unidos Mexicanos; pero ¿Se puede seguir en un matrimonio donde el varón no aporta el sustento para el hogar? Condenando a las penurias a esposa e hijos (gobernados) y ¡Todavía reprimiéndolos si estos le reclaman! El pacto para la constitución de México, fue un convenio social; con derechos y obligaciones tanto para los estados como para la federación; y ante el incumplimiento del contrato matrimonial, lo más sano es solicitar el divorcio; antes de que a la mujer (pueblo) la maten. Los movimientos sociales recientes y los movimientos de autodefensa son los semáforos en rojo; significa que hay problemas en este matrimonio. Y es deber de la federación el reflexionar sobre sus responsabilidades matrimoniales. O pronto México marcara su división geográfica; la federación debe velar por que la confederación de los Estados Unidos Mexicanos siga estando unida.

Por su parte; esta mujer debe de darse cuenta de que debe retomar sus responsabilidades en el Art. 39 Constitucional; para que no sea víctima de genocidio. Debe darse cuenta de que la mantienen pobre para que solo viva buscando los centavos del día para el alimento y le deje la conducción de la nación a los buitres políticos. Pues no puede haber mejora social; si el pueblo y sus hombres no son capases de labrar la tierra… Éstos son los traumas colectivos de los que padece nuestro México. Con aseveración se puede afirmar que no existe una sola nación en el mundo que no padezca de un problema psicológico social; por lo que se hace necesario someterla a terapia colectiva de ideales, valores, patriotismo y justicia. Solo así dejaremos de tener naciones con pueblo apáticos-malinchista y gobiernos entreguistas-parasitarios  esperanzados a ser esclavizados. En la reciente gira política de Barack Obama ¿Cuántos otros falsos gobiernos entregaron sus naciones al Hernán Cortés Norteamericano a cambio de espejitos? Condenando a sus pueblos a la esclavitud, el exilio o peor aún; al exterminio.


* Estudiante de Posgrado en Derecho Laboral (UAG); Integrante de la Promotora Nacional Juvenil, Ejecutivo Estatal y Coordinador Municipal (PT México), Miembro de la Organización Internacional de Juristas en Derecho Laboral (Sede Nueva York).
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.