GOBERNANTES Y LEGISLADORES: VIOLENCIA Y REFORMAS - RHP

Desde México
07/Diciembre/2013


Gobernantes y Legisladores: Violencia y Reformas
Rodrigo Huerta Pegueros*

Lo que está ocurriendo en México es difícil de entender si no recordamos lo que nos ha sucedido en tiempos recientes con la guerra contra el narcotráfico, la aparición masiva de grupos de policías ciudadanos., comunitarios o de autodefensa armadas y por otro lado, la praxis política de los grupos partidistas incrustados en los congresos locales y federal donde se han dispuesto llevar adelante reformas estructurales sin el debido consenso y auscultación popular, lo cual ha devenido en un franco reto de los grupos perjudicados contra gobernantes y parlamentarios.

Guerrero no es una entidad exenta de estos fenómenos de violencia y de grupos parlamentarios que están sujetos a los designios de un poder diferente al suyo, lo cual ha prohijado que su representatividad se encuentre deslegitimada y sobre todo cuestionada.

Lo sucedido hace unos días en el estado vecino de Michoacán es el reflejo de que el nuevo gobierno federal encabezado por Enrique Peña Nieto no ha logrado que su estrategia contra la inseguridad y la violencia tenga éxito sino todo lo contrario. Cada día que pasa es mas preocupante que las instituciones que tienen que ver con la protección ciudadana y las propias instituciones tengan serias deficiencias y fallas, sobre todo en el renglón de la inteligencia, la cual, se difundió mucho e iba a ser el instrumento aplicado para frenar los hechos delictivos.

No ha sido así sino todo lo contrario y el ejemplo de los atentados contra instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en varios municipios michoacanos es una muestra de ello.

¿Y el CISEN? Bien, gracias.

Si bien es cierto que los fenómenos naturales que han sido agresivos contra varias entidades del país y en particular contra el estado de Guerrero, al cual casi destruyó en un 40 por ciento, distrajeron la atención que se tenía por el caso de la violencia, las ejecuciones, los desplazados y las amenazas y extorsiones de los narcotraficantes y delincuencia común, pasada la contingencia se vuelven a recrudecer, lo cual muestra una vez más que las instituciones locales:—gobierno estatal y municipales,—no han logrado avanzar ni un milímetro en estos propósitos de ofertar seguridad a la ciudadanía y al parecer ha ocurrido todo lo contrario.

Pero si la inseguridad, la violencia y demás hechos delictivos nos preocupan, hemos olvidado que estamos en tiempos de reformas estructurales que se iniciaron desde el último año del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y que prosiguieron con el actual mandatario Enrique peña Nieto, lo cual ha vuelto a presionar a grandes capas de la sociedad que se ven vulneradas y amenazadas por los cambios que se han realizado en el ámbito laboral, de telecomunicaciones, educación, y en los que se están cocinando como son las reformas fiscal o hacendaria y la energética, esta última que al parecer será la madre de todas las batallas políticas que se darán en el futuro inmediato.

De todas las reformas que se han realizado en el ámbito federal, la más conflictiva ha sido la educativa, la cual ha promovido a cientos de miles de maestros que se sienten agredidos por los cambios introducidos en la nueva legislación.

Como siempre, los grupos parlamentarios pusieron oídos sordos a los reclamos de los maestros y en lo oscurito negociaron los cambios que ahora aparecen en la reforma constitucional y las leyes reglamentarias.

La lucha magisterial continúa sin tregua y se ha visto que para aplicar las reformas al tercero constitucional, deberán pasar años para que aterricen sobre todo en entidades como Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán en donde están instalados los maestros disidentes y que tienen poder dentro de las instituciones educativas.

Pero mientras estos luchadores sociales siguen combatiendo lo que creen injusto en el ámbito educativo, la población en general ha quedado sin protección alguna frente a la reforma fiscal o hacendaria que propuso el presidente Peña Nieto y en donde la aplicación del impuesto al valor agregado (IVA) hará mella en amplios sectores medios y bajos de la población.

Entre las disposiciones legales que están a debate, las principales son la aplicación del IVA al transporte público, a los refrescos y la llamada comida chatarra, sin olvidar que también se pretende que las empresas dejen de entregar despensas o apoyos extraordinarios a sus trabajadores para compensar en algo el raquítico ingreso que se les paga.

Los representantes populares del estado de Guerrero en el congreso de la unión han sido por decir lo menos, omisos para informar con puntualidad a los ciudadanos sobre la forma como van a proceder a votar tales reformas que tienen que ver con el ingreso de los trabajadores y la aplicación indiscriminada del IVA en medios que la población mayoritaria utiliza.

El debate y la discusión sobre estos dos últimos rubros de aplicación de impuestos extraordinarios, es de que en la legislación no se ha planteado que los recursos que se perciban de estos rubros sean utilizados directamente para enfrentar los efectos nocivos en la salud de los mexicanos.
Por otro lado, se han olvidado de impulsar las leyes que tienen que ver con la transparencia, rendición de cuentas, combate a la corrupción y freno al endeudamiento de las entidades y municipios.

Los ciudadanos guerrerenses hemos quedado ayunos de información proveniente del congreso federal y los legisladores locales han sido más que omisos en abordar estos temas que más temprano que tarde nos afectarán en nuestros bolsillos y en las áreas laborales.

Unos dicen que estos temas no son abordados por los políticos ni gobernantes porque no les conviene ya que la mayoría de los ciudadanos estamos a favor de la transparencia, la rendición de cuentas y el combate a la corrupción, lo cual hasta el momento no se ha logrado evitar en entidades y municipios, menos en instituciones particulares como son el congreso local, el instituto estatal electoral, el tribunal superior de justicia del estado, entre otras-

La violencia que se vive en el país y que se recrudece a diario, no ha logrado disminuirse en estos meses del gobierno priista de Peña Nieto como tampoco se ha logrado evitar que los maestros hagan de las suyas en sus entidades y en el Distrito Federal, donde por cierto, están ahora en calidad de apestados, ya que no los quieren ver instalados en ninguna parte de esa gran ciudad.

Andrés Manuel López Obrador ha empezado a levantar banderas en defensa de la economía popular y del petróleo y ha advertido que sus acciones se reforzarán y aumentarán las presiones contra los legisladores que tienen en sus manos votar las reformas fiscal y energética.

La ultima concentración realizada en el DF por AMLO fue solo una demostración de que el pueblo no está a gusto con lo que sucede en el país y está demandando que los gobiernos y sobre todo ahora, los legisladores, sean y actúen en congruencia con la situación económica que vive el país y que no es nada halagüeña si nos vamos a las cifras y los lugares que ocupamos en el ámbito internacional como país miembros de la OCDE.

En Guerrero podemos saber quiénes son los culpables de lo que ocurre con la violencia y la inseguridad pública y en lo que se refiere a las reformas que se están debatiendo y aprobando en el congreso federal, también debemos tener en claro quiénes de los legisladores han votado a favor y quienes se han opuesto.

Después que no vengan estos legisladores con el cuento de que son salvadores de la patria y quieran que los ciudadanos les demos el voto para convertirse en alcaldes, legisladores o gobernantes de esta entidad.

El ciudadano, ocupado ahora por reconstruir sus lugares dañados por las lluvias, deberán también hacerse de información para conocer quien es quien en la política estatal y actuar en consecuencia.

Los gobernantes de hoy son harto conocidos y tienen ya su calificación.

Los legisladores locales también.

Los líderes partidistas no se digan.

Los únicos que han estado fuera del radar local son los legisladores—diputados federales y senadores—quienes seguramente con cara dura vendrán a vendernos espejitos cuando el oro negro del petróleo estará al mejor postor y el país seguramente tendrá su futuro inmediato hipotecado y las futuras generaciones llegarán a ocupar sus sitios en un país que será dirigido y controlado por los neoliberales de la más rancia estirpe.

Periodista/Analista Político*


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.