BATALLA EN LAS REDES SOCIALES Y LOS DESAFÍOS DE LA POLÍTICA COMUNICACIONAL - AGV

Desde República De Venezuela
Fecha: 24/Febrero/2015


Batalla en las redes sociales y los desafíos de la política comunicacional
Por Amaury González V.

Después de las fiestas decembrinas, que por lo general comienzan desde noviembre, Venezuela por lo general entra en “modo 1º de enero”, expresión que sugiere que la ciudad parecería entrar en un estado de descanso y desintoxicación como quien se recupera de una fuerte resaca. Vías desahogadas, locales comerciales cerrados y lentitud en los que están abiertos, vacaciones que parecen no terminar, son solo algunas de las señales de un país que, dependiendo de cómo haya sido la pea, suele despertar realmente finalizando el mes.

Sin embargo, políticamente el año se inició con mucho dinamismo. Campañas de rumores sobre un supuesto paro nacional impulsadas a través de la aplicación Whatsapp y demás redes sociales, colas generadas en torno a mercados y abastos producto de meses de guerra psicológica y demás factores como el bachaqueo o el puro y simple “desabastecimiento” en el que muchos comercios suelen quedar después de la etapa decembrina ―muy, pero muy alta en ventas―, mientras reponen los inventarios; la exitosa gira internacional del presidente Maduro en la temprana batalla por la recuperación de los precios del petróleo, son factores con los que comienza un año prometedor, por lo desafiante, para los venezolanos y el mundo en general.

En este contexto, la comunicación, la política comunicacional, vuelve a situarse en un lugar de gran importancia como dinámica central de la lucha política en la era del conocimiento y de la información; en la era de la batalla de las ideas.

El año 2014 fue de importantes aprendizajes, de lecciones que conviene tener presente en la etapa que comienza para el país. Una de esas lecciones fue la de lucha exitosa por el mantenimiento de la Paz en un contexto de violencia frontal disfrazada de “protesta”. Venezuela, afortunadamente, no fue Ucrania. Pero hubo otro aprendizaje: la toma de consciencia del poder de las redes sociales, de su viralidad y su capacidad para planificar acciones políticas subversivas y para crear realidades alternas a la realidad concreta, que si bien es virtual no deja por eso de tener consecuencias reales “en la calle”.

Con todo y que no era nada nuevo el tema de las redes sociales en Venezuela, muchos compañeros y compañeras seguían manteniendo una visión un tanto anacrónica respecto a estas nuevas herramientas que, sí, han sido diseñadas por gente que piensa que puede llegar a controlar las mentes y los corazones de los pueblos a través del control de la información. Si las nuevas generaciones no han visto la película Matrix, pues deberían aprovechar este relax para verla con detenimiento. Expresiones como “tuiter no sube cerro”, o que “la gente del barrio no tiene acceso o no le para a las redes sociales”, o que “la lucha no está en internet sino en la calle”, dan cuenta no solo del desconocimiento de algunas cifras sobre el acceso a internet en el país, sino de la incomprensión de la actitud de los venezolanos frente a la tecnología y sus novedades; incluso, tales posturas no entenderían aún porque Chávez se desplegó en @ChavezCandanga. De otro lado, hay que decir que aquellas expresiones encierran parte de verdad.

Según cifras de CONATEL, 15.529.494 personas tienen acceso a internet en Venezuela. A estos, sumemos o solapemos 4 millones de usuarios Movilnet que disponen de teléfonos inteligentes y los otros tantos millones de usuarios Movistar y Digitel que también los usan. Se trata de una realidad constatable en cada familia, en cada comunidad, en cada calle; incontestable.

Y es que, decir que la lucha en las redes sociales, defensiva u ofensiva, activa o pasiva, no es tan importante como la lucha en la calle o que, incluso, es una lucha virtual y por tanto, irreal, es como decir que lo que vemos en televisión, escuchamos por la radio o leemos en el periódico también es irreal y virtual. Y les digo algo, así como la Tv subió cerro ―convenientemente, como las antenas de Directv―, las redes sociales lo están haciendo.

A partir de aquí, somos conscientes del poder de las redes sociales; ahora, nos toca no caer en el error clásico que el poeta Horacio atribuía a los necios quienes, de acuerdo a su reflexión, por evitar cometer un error, suelen incurrir en el error contrario. Oportunamente, se han venido realizando algunas dinámicas en las que los comunicadores que usamos la red de redes como herramienta central de nuestro trabajo, nos hemos encontrado para aprender e intercambiar experiencias sobre el trabajo comunicacional en las redes. De esas reuniones, quiero destacar brevemente algunos aspectos que me parecen importantes.

1.- Los influenciadores del twitter son aquellas cuentas que por factores como su cantidad de seguidores, carácter referencial o vinculación con los laboratorios de generación de matrices, son las que lanzan las líneas centrales para que sean redifundidas por cantidad de cuentas alineadas con esa visión política-ideológica. En tal sentido, si bien es cierto que los influenciadores opositores al Gobierno bolivariano giran alrededor de La patilla, Ravell o el Chigüire bipolar, del lado bolivariano parecen haber muchos influenciadores, lo cual en ocasiones tendería a dispersar los esfuerzos.

Esto, muchas veces produce un panorama atomizado, en el que diversos proyectos que expresan diversas corrientes de pensamiento revolucionario o, distintas visiones de la comunicación y el manejo de las redes, van cada cual por su lado. Es verdad, que esta situación expresa en primer lugar la riqueza y la creatividad tradicional de la izquierda pensante, y que las tentativas de centralización muchas veces son vistas como verticalismo autoritario por grupos que se sienten ellos mismos influenciadores. Sin embargo, me parece que la circunstancia no da para llamarla problema. Hay una vieja fórmula: unidad en la diversidad; pero unidad con reconocimiento y respeto, no simulacro de unidad. Si todos coincidimos en lo estratégico, los acuerdos tácticos no deberían ser un problema. Palabra clave: organización, pero no como decreto, mera imagen o simulación.

A esto, sumémosle la situación competencia―disimulada a veces, explicita, otras― que se da entre los medios de comunicación alternativos y del sistema de medios públicos. Dentro de cada universo e incluso entre los universos. Situaciones en las que actúan los egos, además de ciertos criterios muchas veces desfasados, anacrónicos o sentimentales. Para otro espacio quedarán algunas crónicas que habrá que escribir sobre tan delicado tema.

2.- Las visiones que se tienen de la comunicación suelen generar debates que deberían zanjarse, en la medida de lo posible, con un debate político serio en el que se haga un diagnóstico más o menos acertado de la coyuntura nacional, regional y mundial, por aquello de que una realidad nacional no puede estudiarse con independencia de la situación de la región, de la geopolítica mundial. Se impone una realidad, seguimos siendo un país capitalista, de los que postulan un mercado regulado, controlado, pero capitalista; mejor aún, rentista.

3.- He notado con preocupación cómo algunas compañeras y compañeros han hablado de desesperanza. Con preocupación porque una situación de guerra económica bien podría despertar, en alguna generación, sentimientos de desesperanza. No olvidemos que de ahí venimos, de la desesperanza aprendida, y que por tanto la generación de desesperanza puede ser el objetivo que los laboratorios rendonianos o sharpianos tienen delineado en sus mentes perversas. En este punto, conviene tomar con pinzas la crítica, con la que siempre hay que tener cuidado, de manera que no socavemos la Fe de la gente que nos ve, nos oye y nos lee.

Finalmente, la intención es generar un debate fraterno y centrarnos en el tema de los contenidos, en la medida en que estos ―su popularidad o atractivo― están relacionados con el tipo de sociedad que tenemos y los condicionamientos históricos a los que esta ha estado sometida.

@maurogonzag
Publicación Barómetro
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. internacional.barometro@gmail.com

LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.