BARATO Y CARO - MAMM


Desde México
29/Octubre/2012


Barato y caro
Miguel Ángel Mata Mata

El diputado priísta Héctor Astudillo exige cárcel a los ex presidentes municipales que saquearon las finanzas de sus respectivos  ayuntamientos. En su boca la exigencia parece osada. Él mismo es un ex alcalde. También le acusan de un boquete financiero durante su administración como primer ex edil de la capital del estado.

La espectacular exigencia del priísta no pasará del terreno mediático. La crisis que se vive en los 81 ayuntamientos de Guerrero, y que en Acapulco cobra singulares espacios en los medios, no deja de tener su origen en los cambios a las leyes electorales, operados en el sexenio pasado, y que han sumido a las administraciones de las comunas en una espiral de confusión y las ha dejado sin dinero.

Este año fueron renovados los 81 cabildos de Guerrero, lo mismo que el poder legislativo. La reforma propuesta por el ejecutivo el pasado sexenio, tenía el objetivo de empatar las elecciones federales con las locales. “Asi gastaremos menos dinero”, recuerdo que dijo en muchas veces el ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo. “Gastar menos”, insitía.

Su propuesta de reforma fue aprobada por dóciles diputados locales que no modificaron ni una coma a la iniciativa del gobernador, a quien en privado le gustaba lo comparasen con Dios.  Por eso nadie le dijo que a la reforma le hacían falta dos o tres detalles como los de revisar las fechas de inicio y fin de las respectivas administraciones municipales, para evitar esos saqueos a los que hace referencia el diputado Astudillo.

Este año en que fueron cambiados todos los cabildos hubo una gran coincidencia: los alcaldes que han asumido no tiene un centavo en caja; quienes se marcharon se gastaron hasta el último centavo y los nuevos cabildos deben esperar hasta el mes de diciembre para saber cuánto les tocará en el reparto de la ley de ingresos y egresos que habrá de discutirse a fin de año tanto en el Congreso de La Unión como en la Cámara Local de Diputados. ¿Una elección a mitad de año y la aprobación de sus misceláneas fiscales hasta el fin de año? De locos. Sencillamente de locos.

El pretendido ahorro a las finanzas del gobierno estatal y los respectivos ayuntamientos saldrá mucho mas caro. La imprudencia, ignorancia y necedad de la pasada administración al forzar una reforma política, sin percatarse de los daños colaterales a los municipios, merece una reflexión para quienes insisten en respaldar una reforma a la Constitución Política del Estado de Guerrero.

Lo barato le salió caro a los reformadores del sexenio pasado. Como aprendices de brujo son ellos los responsables de la crisis en que viven todos los municipios de Guerrero. No hay porqué voltear a los “saqueadores” a los que hace referencia el diputado Astudillo. Los responsables de las crisis municipales están en otro lado.


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.