DE AVIONES Y OTRAS INFAMIAS - CM


Desde Chile
29/Octubre/2012


En memoria de Salvador Allende y los caídos en la Zona Cero del TWC de historia
De aviones y otras infamias
Lic. Carlos Maldonado

39 en uno y 11 en el otro, son los años que nos separan de dos hechos dramáticos en la historia inmediata. El golpe de Estado contra el insigne gobierno socialista de Salvador Allende en Chile perpetrado por Augusto Pinochet a la cabeza del ejército nacional pero auspiciado tras bambalinas por Washington y, el derribo de las Torres Gemelas del Centro Mundial del Comercio en Nueva York por supuestos “terroristas” de Al Qaeda.

En ambos acontecimientos los aviones fueron protagonistas fundamentales. En el primero sirvieron para quebrar la férrea resistencia de los que salvaguardaron la dignidad nacional ante el ataque artero de las huestes golpistas bombardeando sin piedad, en una asimetría frenética y aberrante, el Palacio de la Moneda donde el legítimo presidente defendía la democracia; en el otro, para penetrar las estructuras de las emblemáticas torres y sembrar en la opinión pública estadounidense la decisión de ir a la guerra contra los “terroristas” allende del océano los cuales se refugiaban en cuevas y aldeas remotas de las montañas asiáticas, cuyos habitantes nunca estuvieron conscientes de estas tramas infernales hasta que tuvieron a las tropas yanquis matando a sus gentes.

No obstante, máxime en estos tiempos, la historia ha dejado paulatinamente de ser la que se escribía por encargo de los dominantes. Conforme pasaron los días y los frenesís de los encartados directa o indirectamente en los hechos anteriormente mencionados se van apaciguando, versiones, testimonios, documentos escritos, fílmicos, fotográficos, de protocolo, incluso aquellos de archivos secretos que poco a poco van siendo revelados por grandes y pequeños, han servido para ir conociendo las interioridades de estos acontecimientos demostrándonos a todos que las motivaciones y las consecuencias no fueron forjadas en el “fervor” patrio de defender o extender la democracia. Sino, para preservar el estatus quo de los que dentro y fuera han visto a los diferentes pueblos como lacayos. Y, nomás alguna de estos, trata de romper esa condición para enrumbar su propio camino, la manu militari imperialista cae sobre él para volverlo al redil. O en otras circunstancias, convertir a otros fuera de su alcance hasta el momento, en nuevos tributarios de su esquema imperial y patrocinadores con sus riquezas del desarrollo de las potencias imperialistas, repitiendo el esquema de despojo colonial de siglos anteriores. 

Al principio, la historia dominante oficial empapó el ideario mundial, a través de sus medios de intoxicación, con el argumento de que en el primer hecho histórico acá traído, Allende era un comunista que llevaba a Chile por la senda de  la pobreza y el aislamiento. Que su pueblo lo aborrecía y que la gesta “libertaria” de Pinochet que culminó con un baño de sangre, empezando con el bombardeo al Palacio de La Moneda por parte de aviones caza de las Fuerza Aérea Chilena, donde resistía heroicamente su presidente inmolado y finalizando con casi 3,000 muertos y 36,000 torturados y exilados, fue un acto cruel pero necesario. Hoy, sabemos que eso no fue así. Que los que aborrecieron a Allende y al pueblo chileno, lo derrocaron y no tuvieron empacho en asesinarlo también, pese a ser el presidente constitucional, no fueron otros que los dueños de Chile, los señores del cobre, la tierra y la ITT. Los mismos que siguen reprimiendo a los chilenos entre estudiantes, mapuches y obreros para cerrarles el paso hacia el disfrute de la felicidad.

En otro espacio temporal y geográfico, 28 años después del derrocamiento de Allende dos aviones -¿o drones?- se estrellaron contra cada uno de las Torres Gemelas del World Trade Centre, un 11 de septiembre de 2001, cuyas estructuras cayeron estrepitosamente a pesar de estar construidas para que soportaran precisamente atentados de esta magnitud tal y como hace 67 años el Empire State Building, en ese entonces el rascacielos más alto del mundo, soportó la embestida de un avión militar, un bombardero Mitchell B-25 que se estrelló en el lado norte del edificio, en la planta 79, a causa de una neblina espesa. Con la tecnología de ese entonces el fuego fue apagado en 40 minutos lamentando que 14 personas murieran en el accidente.

Empero esa comparación, apenas 11 años han pasado desde el derribo de las Torres Gemelas y la madeja de ese suceso no ha dejado de desenrollarse a tal punto que la versión oficial se ha trastocado a favor de las fuertes sospechas de que ésta no fue más que otra conspiración al estilo de Pearl Harbor maquinada por la inteligentsia norteamericana que un ataque terrorista.

Testigos presenciales como Kurt Sonnefield, documentalista oficial y cameraman designado por el gobierno norteamericano para filmar en el Ground Zero, Torres Gemelas como miembro de FEMA (Federal Emergency Management Agency), y equipos de investigación serios como los Truthers (partidarios del movimiento estadounidense por la verdad sobre el 11 de septiembre) o la National Transportation Safety Board (NTSB), han opinado en sus estudios, todos al unísono, que la versión gubernamental es una gran infamia.[1]

Incluso Sonnenfeld vive hoy en Argentina exiliado y perseguido por el propio gobierno de Estados Unidos por ser “testigo clave” de la conspiración que filmó.

La NTSB concluyó que los dos aviones que se estrellaron contra el World Trade Centre no pudieron ser aviones civiles pues uno de ellos volaba a 945 km/h y el otro a 796 km/h cuando impactaron el “objetivo”. Asimismo, con esa base la asociación estadounidense Pilots For 911 Truth subraya por su parte que, según el propio fabricante, los Boeing 767 no son maniobrables y se desarticulan a altitud baja a más de 660 km/h, datos que ya fueron confirmados por Dwain Deets, un ex responsable de la NASA.[2]

Lo anterior significa que los aparatos que se estrellaron contra el World Trade Center no pueden ser los aviones de pasajeros que cubrían los vuelos United 175 y American 11.[3]

A través de los documentos de la NTSB, desclasificados a pedido de Pilots For 911 Truth, ya habían permitido saber anteriormente que la puerta de la cabina de pilotaje del vuelo American 77 se mantuvo cerrada desde el momento del despegue hasta el instante en que se perdió todo rastro del avión, del que finalmente se dijo que se había estrellado contra el Pentágono. Lo cual demuestra que los supuestos piratas aéreos no pudieron penetrar en la cabina de pilotaje para desviarlo de su ruta.[4]

Estas investigaciones han ido desentrañando pistas que revelan la trama de las situaciones previamente planificadas dieron al traste con el gobierno legitimo de Allende y con las colosales edificaciones.  A partir de este último hecho, sabemos que el pretexto fue perfecto para que los imperialistas amos del mundo emprendieran la nueva campaña contra el “terrorismo” que no fue más que la excusa maestra para iniciar la cruzada para la conquista y reconquista del mundo y sus recursos por medio de la “guerra” y poder instaurar en el futuro el gobierno mundial que tanto desean. 

Por ello, mis queridas y queridos lectores, es primordial que todas las informaciones que plagan los medios corporativos dominantes, incluyendo los micro nuestros que no son más que apéndices de estos, no sean aceptadas como la “verdad” absoluta, sino tras ella se esconde una intencionalidad para seguir obedeciendo la pauta dominante.

Como Allende tenemos que construir “las grandes alamedas por donde un día pasen las mujeres y hombres libres”. Como él, resistirnos a que el mundo sea gobernado por un gobierno totalitario. Pero para lograr esa hazaña tenemos que ser buscadores insaciables de la verdad que no es precisamente esa que se presenta en las primeras planas informativas. La verdad muchas veces es ocultada para que no se sepan las infamias de los poderosos.
Estas dos historias de aviones de las cuales aún no se sabe todo tienen que ser objeto de nuestras investigaciones para ir encontrando sus otras piezas para así armar el rompecabezas real que nos haga comprender las auténticas razones que existen detrás de cualquier hecho histórico.

Que esta entrega sirva de homenaje al que una vez fue el compañero presidente constitucional de la República de Chile, el heroico Salvador Allende y su pueblo así como a las victimas inocentes tanto dentro como fuera de Estados Unidos. Las que han caído y siguen cayendo a manos de sus ejércitos alrededor del mundo por las desmedidas ambiciones de sus líderes los cuales debieran ser juzgados por sus abominables crímenes de guerra y los actos deleznables contra la humanidad.

También un llamado a las mujeres y hombres decentes de este mundo que, independientemente de su ideología y filiación política, desean un mundo mejor para los suyos donde la justicia y la equidad sean el común denominador entre todos los habitantes del planeta, incluyendo aquellos que no tienen similar inteligencia a la humana como las plantas y los animales en su hábitat pero que por lo mismo merecen ser respetados y protegidos. Al final, todos somos seres cósmicos y todos tenemos una relación intrínseca en esta grandiosa dialéctica universal.






111 de septiembre: falsedades al descubierto por Thierry Meyssan. Red Voltaire. 5 de octubre de 2009

[2]  11 de septiembre: naves que se estrellaron contra las torres gemelas no eran Boeing 767. Informe oficial de la National Transportation Safety Board (NTSB). Red Voltaire. 5 de agosto de 2010  

[3] Ibid
Ibid

Publicación Barómetro  17-09-12
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores
Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. barometrointernacional@gmail.com
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.