5 POR 5 - MAMM


Desde México
29/Octubre/2012

5 por 5
Miguel Ángel Mata Mata

El Presidente Calderón presume en spots televisivos que a cinco años de distancia los grupos del crimen organizado están debilitados y que el esfuerzo por contar con una policía confiable es una realidad. El mensaje es parte de la promoción por su sexto y último informe de gobierno que, presumiblemente, rendirá en el palacio legislativo de San Lázaro. 

Quisiéramos compartir los buenos deseos del Presidente de México pero los acontecimientos diarios nos lo impiden. La policía confiable que se presume pareciera no serlo tanto, ante la contundencia de los acontecimientos. Veamos:

1)    Estudiantes de escuela normal rural Ayotzinapa mueren abatidos a tiros durante un desalojo de la Autopista del Sol. La Policía Federal culpa desde un principio a policías estatales de la tragedia. Los hechos posteriores demuestran lo contrario. Peritajes revelan que las balas provenían de armas usadas por la PFP; las de los policías locales jamás fueron disparadas. Aun así empleados de la Procuraduría de Guerrero aun están presos mientras los autores de los disparos gozan de libertad plena.

2)    Policías federales mueren en lo que se dijo fue el intento de una detención por la presunción de tráfico de drogas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. La versión, parecida a los guiones de la serie gringa CSI, revela que dos policías acudieron a detener a otros policías relacionados con una red de socios del narcotráfico. Ellos solitos. Como de película. Hubo fugados y un detenido a quien se acusó de delitos no graves, por lo que obtendrá su libertad bajo fianza. Los hechos contundentes dejan sospechas no aclaradas.

3)    Cerca de Cuernavaca un vehículo con placas diplomáticas es detenido, al huir es perseguido y es baleado por, al menos,  pasajeros de unos cinco vehículos civiles. De entre las múltiples versiones se rescata la que indica que el blindaje grado siete, el más alto de todos, estuvo a punto de ceder ante la cantidad de balas en su contra. La balacera cesó hasta que llegaron efectivos de la policía federal uniformados y a bordo de patrullas.  ¿Fueron civiles los que dispararon pero están presos uniformados? A final de cuentas los baleados dijeron ser empleados de la Embajada de Estados Unidos en México, aunque versiones dicen que se trata de agentes de la DEA o la CIA.

Los tres acontecimientos, por si mismos hablan de que la policía presumida como la más confiable de la historia de México no lo es tanto o, al menos, ha sido protagonista de acontecimientos poco claros para la opinión pública. Podríamos traer el caso de la francesa Florence Cassez, que fue causa de un conflicto diplomático con Francia pero… sería rudeza innecesaria.

Por otro lado el presidente Calderón nos presume que hace cinco años los grupos criminales eran más fuertes de lo que son ahora. Todos los mexicanos sabemos que desde hace un siglo desde México se vende droga al mercado de consumidores mas grande del mundo. Antes era marihuana y los traficantes traían fayuca de regreso. Hoy es cocaína… pero traen armas como pago.    
 
Ese fenómeno en el que los mexicanos ponen el producto y los muertos, mientras allá los drogadictos alucinan, es el argumento para sostener que son mas débiles los grupos del crimen organizado.  “Pue que si”, como decía mi apá. Pero según  cifras de INEGI hay una terrible espiral de muertes: nada más en el año pasado hubo 27 mil 199 homicidios; entre 2007 y 2011 se acumulan ya 95 mil 632 y según este texto se puede cerrar el sexenio con una cifra de 120 mil.

Y si agregamos el dato de que al inicio del sexenio de Calderón existían cinco cárteles de la droga en suelo mexicano y al concluir su periodo existen 25, según cifras publicadas en medios de la ciudad de México, y obtenidas de fuentes oficiales pues podemos sostener que ese spot de Calderón es una mentira. O es como Jesucristo cuando multiplicó los panes. Eran cinco y ahora son 25. Nomás se multiplicaron cinco por cinco.  ¿Merecemos eso los mexicanos? Por supuesto que no.

Mientras allá en estados Unidos un poeta se ha convertido en el aguafiestas del sexenio e insiste en su caravana por la paz para hacer conciencia entre los gringos en cuanto a la mortandad que deja en México su adicción a las drogas.
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.