LA GRANJA - MAMM

Desde México
07/Diciembre/2013


La Granja
Miguel Ángel Mata Mata

George Orwell escribió una de las mejores críticas al comunismo. El siglo pasado se imaginó que una granja era el mejor representante del sistema de la igualdad de todos sus miembros. Todos iguales. Hasta que apareció la burocracia con sus estamentos, privilegios y mandos. En su parte final uno de los animales pregunta al burro: “pero, camarada, ¿acaso no todos somos iguales?” “Si, camarada, responde el burro, pero algunos somos mas iguales que otros”.

Rebelión en la granja (en inglés, Animal Farm) es una novela satírica del británico George Orwell. Publicada en 1945. Ésta obra es una fábula mordaz sobre la corrupción del socialismo soviético en los tiempos de Iósif Stalin. En la ficción de la novela un grupo de animales de una granja expulsa a los humanos y crea un sistema de gobierno propio que acaba convirtiéndose en una tiranía brutal.

Orwell, un socialista democrático y durante muchos años un miembro del Partido Laborista Independiente, fue un crítico de Stalin. La novela fue escrita durante la Segunda Guerra Mundial y, aunque publicada en 1945, no comenzó a ser conocida por el público hasta finales de los años 1950.

Además, la obra constituye un análisis de la corrupción que puede surgir tras toda adquisición de poder, en cualquier nivel. Así, la obra posee un doble nivel de interpretación posible, por lo que su mensaje puede trascender el caso particular del régimen soviético y ser captado incluso por niños que ni siquiera conocen la historia de la Unión Soviética. Por esta razón el libro ha sido utilizado a menudo como herramienta educativa incluso en los primeros años de la escolaridad de algunos países.

Los animales de la Granja Manor, alentados un día por el viejo "cerdo Mayor", que antes de morir explicó a todos los animales su visión, llevan a cabo una revolución en la que consiguen expulsar al señor Jones y crear sus propias reglas (los Siete Mandamientos) que escriben en una pared.

1.      Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.
2.      Todo lo que camina sobre cuatro patas, o tenga alas, es amigo.
3.      Ningún animal usará ropa.
4.      Ningún animal dormirá en una cama
5.      Ningún animal beberá alcohol.
6.      Ningún animal matará a otro animal.
7.      Todos los animales son iguales

Al principio, la granja, que pasa a llamarse Granja Animal, es más próspera incluso que cuando el señor Jones la administraba. Sin embargo, con el paso del tiempo los cerdos, que se habían autoerigido como líderes por su inteligencia, empiezan a abusar de su poder y manipulan los mandamientos en su favor.

Dos de estos cerdos, Snowball y Napoleón, se muestran como los líderes, pero empiezan a mostrar diferencias, que acaban cuando Napoleón lanza a los perros contra Snowball y este huye de la granja.

A partir de ese momento Napoleón se erige como único líder. Los cerdos se constituyen como una élite dentro de la Granja, y los demás animales se mantienen bajo la dictadura de Napoleón, amenazados por los perros de éste.

Poco a poco los cerdos adoptan los defectos del propio hombre por los cuales en su día sustentaron la revolución. A lo largo de la novela, se efectúan ciertos cambios en los Siete Mandamientos, que "justifican" las medidas que toma Napoleón y los actos de los cerdos:

"Ningún animal dormirá en una cama con sábanas"
"Ningún animal beberá alcohol en exceso"
"Ningún animal matará a otro animal sin motivo"

Sucesivamente, todos los Siete Mandamientos van desapareciendo por orden de Napoleón, y con la complicidad de los demás cerdos.

Finalmente, los cerdos modifican también sus conductas, empiezan a usar las ropas abandonadas por el señor Jones y aprenden a caminar sólo sobre sus patas traseras (modificando para ello el primero de los Siete Mandamientos). Después de que un ataque llevado a cabo por los humanos fuese repelido por los perros, los granjeros de los campos vecinos deciden mantener relaciones amistosas con los animales de la Granja Manor, felicitando a Napoleón por el éxito económico de la finca: los animales dirigidos por Napoleón trabajan en larguísimas jornadas, alcanzan elevados niveles de productividad, se contentan con raciones minúsculas de comida, y jamás se quejan ante los cerdos.

Halagado, Napoleón y los cerdos invitan a los humanos a almorzar en la granja Manor; los animales de la Granja, sorprendidos, advierten que sus compañeros cerdos han copiado totalmente la conducta y aspecto de los humanos.

Al final de la novela, la dictadura de Napoleón y sus seguidores se consagra de modo absoluto cuando los animales preguntan al burro Benjamín (uno de los pocos que sabe leer) sobre cuál es el único mandamiento que queda escrito. Éste es el séptimo, convenientemente modificado por los cerdos:

"Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros".

LA VERSIÓN TROPICALIZADA

En Guerrero Zeferino Torreblanca Galindo ganó la presidencia municipal de Acapulco tras denunciar “la impresionante corrupción” de Rogelio de la O, Manuel Añorve, Ángel Aguirre, René Juárez y una larga lista de priístas inmorales, amorales, sucios, huecos, fatuos, mapaches a los que habría que seguir la pista pues “pueden volver al poder”. Le ayudó, en el tiempo en que fueron aliados, el ex secretario general del ayuntamiento en el periodo de René Juárez, el conspicuo y humilde abogado Alberto López Rosas.

Y los sacaron a patadas del poder. Los priístas se fueron por nueve años del mando del ayuntamiento de Acapulco. Pero, al paso del tiempo y como en la Rebelión en La Granja, los nuevos inquilinos del Palacio Municipal del Parque Papagayo comenzaron a vestirse como priístas, a caminar como priístas, a parecer priístas y ejecutar los usos y costumbres de los que alguna vez expulsaron. El viejo adagio sentencia: “si camina como pato, nada como pato, grazna como pato, no te engañes, sí es pato.”

¿Recuerdan el nombre del funcionario municipal del gobierno del Z al que apodaban el “Chavo del Ocho”, pues no pedía el diez sino el ocho por ciento de comisión por entregar permisos de construcción? Fue el primer claro ejemplo orweliano de la metamorfosis del perredismo al viejo priísmo.

Luego Alberto López Rosas como alcalde. Ahí se hizo mas que evidente la transformación. Es la metamorfosis que vemos objetivamente cuando el renacuajo nada, como rana salta y como sapo se hincha.

La inclusión de ex priístas a su administración fue evidente. La autorización de licencias de construcción en la zona de humedales. La entrañable amistad con los socios de la Cámara Nacional de la Vivienda, encabezada por el ex dirigente del Frente Juvenil Revolucionario del PRI, pasó de subjetiva a objetiva cuando se entregaron los permisos de construcción. Todos felices y contentos en la granja.

Con Félix Salgado fue el frenesí.  Las viejas denuncias de corrupción de la Comisión de Agua Potable de Acapulco se olvidaron al ritmo de incrementar la nómina en miles con amigas del señor presidente. CAPAMA dejó de ser “la caja chica” de la corrupción para transformarse en la agencia de colocaciones de quien fue periodista, actor, cantante y motociclista.

La relación con el narco comenzó en ese trienio. ¿Recuerdan La Garita y la acusación de que funcionarios de Salgado se robaron maletas repletas con un millón de dólares propiedad de los malos, durante la balacera? Luego los descabezados y el miedo colectivo.
Los siete mandamientos de ésta granja tropicalizada se parecían, en tan solo nueve años, a los de La Rebelión en La Granja de Orwell. Los camaradas perredistas convivían en usos y costumbres con los viejos enemigos priístas. Hasta socios se hicieron de ellos. “Es que todos somos corruptos, camaradas, nomás que unos somos mas corruptos que otros”, pareciera la justificación de los nueve años de “gobiernos democráticos”.

EL CERDO MAYOR

Como en Rebelión en la Granja de Orwell, fueron los cerdos los que tomaron el poder. Soltaron a sus perros para perseguir a los disidentes. Recibieron a representantes de sus antiguos enemigos. Se vistieron con los ropajes de la corrupción priísta que denunciaron y establecieron relaciones con ellos.

La tragedia de las tormentas Manuel e Ingrid destapó esa trama Orweliana. Zeferino, Felix y López Rosas fueron los tres cerditos que sacaron a los humanos de La Granja. Ellos son Napoleón y Snowball. Torreblanca y Salgado fueron expulsados de la  granja con la alianza de “izquierda y priístas” alentada por Alberto López Rosas. Él es el “Napoleón” orweliano. El ganó a pulso su jerarquía al expulsar del poder a Snowball, encarnado en Zeferino y Félix.

EL CHIQUERO

Las lluvias anuales cayeron sobre Guerrero. Hubo daños en todos lados. Muchos muertos en el Sur. En Acapulco la corrupción de los gobiernos de La Granja fue puesta ante los ojos del mundo: por presiones de la corrupción se permitió construir en zonas que se inundan cada que llueve. Las consecuencias de esas acciones fueron contundentes: mas de diez mil casas perdidas por los meteoros.

Cuando llueve en los humedales hay lodo. Como en los chiqueros. Eso quedó: mucho lodo y estiércol que fue lanzado por unos y otros.

“Yo no fui”, dijo con cara de llanto y ante reporteros Alberto López Rosas. Acusó a Zeferino Torreblanca Galindo de la aprobación del cambio de uso de suelo en las zonas inundadas. “Yo solo cumplí con la ley. De no entregar licencias me hubiese obligado el tribunal”, acusó al lanzar la primera bola de estiércol en contra de su compañero de partido.
La campaña de excremento fue respaldada por los hermanos de López Rosas. Cual los perros de Napoleón persiguieron, ofendieron, insultaron, amedrentaron a quienes en medios de comunicación cuestionaron la veracidad de los dichos de quien ha convertido en costumbre llorar cuando se siente acorralado y reprimir soberbiamente cuando tiene poder. Poco faltó para que enviase a los quince policías armados que le cuidan en vehículos blindados, a convencer con argumentos sus dichos. ¿Intimidación?    

Zeferino Torreblanca Galindo se defendió. Desde la ciudad de México, en los medios preferidos por quienes se dicen limpios, castos, pulcros y democráticos, acusó: “fue Alberto López Rosas.” Acusó al gobernador de Guerrero ser el primer violador de las leyes en aquella zona. Denunció que el edificio del Teletón fue construido en una zona no apta. Reconoció que por presiones se entregaron licencias de construcción. Lanzó, igual que López Rosas, estiércol. Mucho estiércol.

La Rebelión en La Granja, escrita a mediados del siglo pasado, por George Orwell, ha sido tropicalizada.  Se reedita en Guerrero.
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.