EL PACTO Y EL PETRÓLEO: ENGAÑO DEL PRD - RHP

Desde México
07/Diciembre/2013


El Pacto y el Petróleo: Autoengaño del PRD
Rodrigo Huerta Pegueros*

Para nadie que se precie de enterado sobre lo que sucede en la política mexicana podría creer en los argumentos que profirió el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, para justificar la salida del Pacto por México suscrito con el gobierno de la República, el PRI, el PAN y el PVEM hace ya casi un año.

Desde un principio se advirtió que el Pacto por México era un instrumento de promoción y de consolidación del gobierno de la República, el cual llegó con serias dudas frente a la opinión pública nacional, particularmente por los cuestionamientos del uso indiscriminado de dinero privado y de dudosa procedencia.

Sin embargo, para no presentarse ante los mexicanos como una oposición a ultranza y en contra de todo, el PRD cupular (no todos) aceptaron las reglas del juego y se enfrascaron en una serie de acuerdos para sacar adelante las reformas propuestas, algunas de estas, inconclusas e inoperables por la falta de leyes secundarias (telecomunicaciones) y otras por el rechazo a su aplicación y la falta de fuerza del Estado para hacerlas realidad como es el caso de la reforma educativa.

Durante este proceso, el pacto tuvo que se reconvenido ante las prácticas usureras y poco democráticas del PRI durante las elecciones locales de Veracruz, donde el PAN descubrió una maquinarias de corrupción en donde estaban involucrados funcionarios federales (SEDESOL) y estatales.

Aún y con todo ello, el PRD prosiguió dentro del pacto y cuando llegó la reforma hacendaria, éste sin ningún recato y haciendo lo que hacen los políticos de la vieja escuela, aprobó junto con el PRI, los incrementos de impuestos que el gobierno de la República propuso e hizo a un lado al PAN quien hasta el final dio la pelea para que no se incrementaran impuestos a los territorios fronterizos de México.

Que hubo acuerdos en lo oscurito y no tanto, se sabe muy bien, ya que se publicitó la reunión del PRD, el PRI y el secretario de Hacienda, Luis Videgaray un día antes de la aprobación de la miscelánea fiscal en la cámara de diputados y el propio senador Armando Ríos Piter lo develó durante la puesta en marcha del programa Nuevo Guerrero que encabezó en Chilpancingo en semanas pasadas el propio presidente Enrique peña Nieto.

Pasada la aprobación de la reforma hacendaria, estuvo en puerta la reforma político-electoral, propuesta del PAN para acceder a la aprobación de la reforma energética, lo cual provocó que el PRI admitiera una serie de condicionantes –mas no la segunda vuelta—para poder lograr su objetivo final.

Esta propuesta político-electoral, también fue avalada sin chistar por el PRD, lo cual provocó una serie de críticas al interior de su partido y no solo de ellos, pues el propio dirigente nacional del partido movimiento de Renovación Nacional, Andrés Manuel López Obrador, se los advirtió y poco después se sumaron varias voces como la de Marcelo Ebrard Casaubón, de que lo que estaba haciendo el PRD era convalidar una reforma político-electoral que abría de par en par la posibilidad de que el PRI y el PAN acordaran la aprobación de la reforma energética.

Aun así, el líder perredista, Jesús Zambrano seguía apoyando la presencia de su partido en el pacto, hasta que se dio cuenta de que el PAN le había jugado una chicana de gran calado como era no solo el sacar de la reforma político-electoral lo del Distrito Federal, sino que también habían excluido el avanzar en la aprobación de los reglamentos a la iniciativa popular y la consulta popular, lo cual haría nugatorio el propósito del PRD de promover una consulta popular nacional para el 2015 y con ello hacer notoria la reforma energética.

La plañidera de Jesús Zambrano es tan solo una tapadera al autoengaño, ya que cualquier persona que ha seguido lo que se ha realizado en política nacional durante un año, se habrá dado cuenta de que el gobierno federal iba sin freno a lograr sus propósitos primarios y no se iba a parar para ver si lo que hacía era o no lo políticamente correcto, sino lo que le diese resultado.

Por lo tanto, no le podemos dar ni el beneficio de la duda a Jesús Zambrano ni a todos sus diputados y senadores, quienes ahora se dicen sorprendidos de lo que ha ocurrido con la reforma político-electoral, la cual está por aprobarse  en el Congreso de la Unión y después harán lo propio con la reforma energética, pues ya tanto el PRI como el PAN han declarado que en democracia, los que mandan son las mayorías y no los consensos. Más claro, ni el agua.

A llorar a otra parte.

Veremos lo que nos dice este domingo el líder de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, y lo que dice referente al Frente Nacional Contra la Privatización de PEMEX que ha propuesto la cúpula perredista. Vaya autoengaño de estos amarrillos. Les llegó anticipado su Día de Gracia.

Periodista/Analista Político*


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.