MAESTROS DE DETROIT EXIGEN Y LOGRAN SUELDO MIENTRAS LUCHABAN - AA

Desde Puerto Rico
Fecha: 11/Julio/2016


Maestros De Detroit Exigen Y Logran Sueldo Mientras Luchaban
Por Abayomi Azikiwe

En la tarde de hoy 3 de mayo, se anunció por los medios de comunicación que las/os maestros de Detroit se anotaron una victoria en respuesta a sus dos días de paro cuando el administrador de emergencias de las Escuelas Públicas de Detroit, Stephen Rodas, cedió y aceptó pagar los salarios que se les debía a las/os maestros durante los meses de verano. La batalla continúa para conseguir los fondos adecuados para una educación de calidad para las/os jóvenes de Detroit; para detener que los fondos públicos sean desviados a pagar los servicios de la deuda; y para restaurar el control local de las escuelas públicas de Detroit a esta ciudad de mayoría afroamericana.

Al igual que ayer, miles de miembros de la Federación de Maestros de Detroit llamaron hoy diciendo que estaban enfermas/os, cerrando así el sistema escolar. El paro fue en respuesta a un anuncio hecho por el administrador de emergencias de las Escuelas Públicas de Detroit, Stephen Rhodes, diciendo que no habían fondos para el EPD después del mes de junio de este año. Rhodes es un juez federal ahora retirado, que presidió el proceso de bancarrota de la ciudad de Detroit en el 2014. Esto significa que muchas/os de los maestros mal pagados y sobrecargados de trabajo de Detroit - quienes estiran sus salarios durante todo el año escolar a pesar de no trabajar durante los meses de verano - están trabajando ahora por nada.

Miles de maestras/os y otras/os trabajadores de la educación rodearon la sede del EPD en el área del Nuevo Centro a partir de las 10 de la mañana en los dos días. Gritaban consignas como ¿"Qué pasó con el dinero"? y ¡"Si no pagan, cerrarlo"!

Estas acciones representan una continuación de protestas anteriores donde las/os maestros llamaron la atención sobre las condiciones deplorables dentro del distrito escolar. El sistema de educación pública de Detroit ha estado bajo alguna forma de control estatal directo o indirecto desde 1999. El distrito ha perdido 150.000 estudiantes desde entonces.

La crisis educacional impuesta por las corporaciones se refleja en la falta de útiles escolares y el deterioro de los edificios con techos con goteras, moho, hongos y otras condiciones inseguras. Muchas escuelas carecen de una ventilación adecuada, y la temperatura en los edificios está o muy caliente o muy fría. La crisis también se refleja en la apertura de decenas de escuelas charter en Detroit, privando al sistema escolar de los fondos que desesperadamente se necesitan.

Por otra parte, la disminución de la matrícula del EPD, en parte como resultado de la epidemia de desahucios y ejecuciones hipotecarias de la última década que forzó la salida de más de 200.000 personas de la ciudad, se ha traducido en el cierre de más de 200 edificios escolares. Muchas de estas escuelas abandonadas han sido objeto de vandalismo y despojadas de cobre, hierro, ladrillo, aparatos eléctricos y otros materiales, convirtiéndose en manchas en los barrios, facilitando aún más el subdesarrollo y el deterioro de comunidades de Detroit.

Los servicios de la deuda tienen prioridad sobre la educación

Cuando el estado de Michigan tomó el control del EPD en 1999, el distrito tenía un superávit de $93 millones, con al menos otros $1.5 mil millones en fondos de bonos aprobados por las/os votantes para mejorar los edificios escolares y otras obras de infraestructura. En la actualidad, los informes indican que el EPD tiene una deuda de $3.5 mil millones, con porciones sustanciales debidas a los bancos y tenedores de bonos.

Las protestas llegan cuando el gobierno estatal en Lansing está debatiendo proyectos de ley para dar "fondos" a las escuelas públicas de Detroit. El proyecto de ley aprobado por el Senado del Estado establecería dos distritos, uno con $515 millones en fondos para ser utilizados sólo para pagar los servicios de la deuda y un segundo con $200 millones para financiar las operaciones. El proyecto de ley eliminaría la actual Junta Escolar elegida de Detroit y la sustituiría por una junta esencialmente impotente, cuyos funcionarios y superintendentes serían nombrados por una comisión designada por el reaccionario gobernador y envenenador de aguas de Flint, Rick Snyder, así como el alcalde de Detroit Duggan.

Sin embargo, la reaccionaria Cámara del Estado ha rechazado este proyecto de ley, debatiendo en vez uno que limitaría la financiación escolar a $500 millones - ¡Solo los servicios de la deuda serían pagados! - y con provisiones que contienen ataques punitivos contra los derechos de las/os maestros de Detroit. El proyecto de la Cámara elimina cualquier supervisión de las escuelas charter, las cuales han proliferado en Detroit a pesar de su fracaso en la educación de las/os estudiantes de Detroit.

En los últimos dos días se ha revelado que la deuda real para las Escuelas Públicas de Detroit - deuda acumulada bajo la dirección de varios gestores de emergencias designados por el Estado - es mucho mayor de lo anunciado previamente, lo que requiere al menos $800 millones para cumplir con las demandas inmediatas de los acreedores. Además, un informe salió a la luz indicando que los gestores de emergencias utilizaron ilegalmente aproximadamente $40 millones para gastos operacionales de los fondos federales destinados a necesidades especiales de las pensiones de maestras/os.

Una de las demandas de las/os maestros en huelga es una auditoría de los fondos escolares para dar cuenta de cómo se produjo la enorme deuda bajo la gestión de emergencias. Es absolutamente criminal que en una ciudad donde las escuelas se caen a pedazos y las necesidades para una educación de calidad de las/os niños de Detroit son tan grandes, que más fondos escolares puedan ser utilizados para pagar el servicio de la deuda a los bancos e instituciones financieras que educar a las/os estudiantes.

Más ataques a Detroit

Los fondos federales de vivienda, supuestamente destinadas a mantener la estabilidad en los barrios ayudando a las/os residentes con el pago de las hipotecas, los sobre-evaluados impuestos a la propiedad y las infladas facturas de agua, en cambio se están utilizando para derribar casas y negocios vacantes. El gobierno federal está investigando irregularidades en los gastos para la demolición coordinados por la Autoridad de Banco de Tierras de Detroit.

El Grupo de Trabajo de Remoción de Deterioro de Detroit, que identifica viviendas y otras estructuras para la incautación y demolición, está presidido por el multimillonario Dan Gilbert, jefe de Quicken Loans. El papel de Gilbert representa un claro conflicto de intereses. Gilbert actualmente está siendo demandado por el Departamento de Justicia por el mal uso de cientos de millones de dólares en fondos de la Administración Federal de Vivienda a través de sus operaciones de financiación de bienes raíces.

Mientras tanto, Gilbert anunció el 27 de abril que él y otros inversores capitalistas han creado un plan para construir un estadio de fútbol en el centro de Detroit. Gilbert, que es dueño de Rock Ventures LLC, del equipo profesional de baloncesto Cleveland Cavaliers y de otras empresas, es un elemento importante en la reestructuración de la ciudad de Detroit dirigida por el sector bancario. Él y el ejecutivo Arn Tellem, de los Detroit Pistons declararon sus planes para el proyecto de mil millones de dólares en el sitio de la fallida cárcel del Condado de Wayne. Los informes noticieros desde 2014, cuando se paralizó la construcción, decían que se perdieron $150 millones en el proyecto de la cárcel nueva debido a excesivos costos y a la corrupción.

Durante 2015, Gilbert hizo conocer claramente su oposición a la construcción de la cárcel en el centro de la ciudad. En cambio, el banquero y arriesgado empresario imaginaba un estadio para ligas mayores de fútbol con 25.000 asientos y otros negocios, incluyendo restaurantes, hoteles y una torre de oficinas comerciales.

Un artículo publicado el 27 de abril en el Detroit Free Press declaró: "El plan de estadio de fútbol pide la reubicación de la actual cárcel del condado de Wayne, el edificio de Justicia Frank Murphy y las facilidades de Detención Juvenil del condado de Wayne a Mound Road (lejos del centro). Gilbert ha estado tratando de comprar al Condado, el sitio sin terminar de la cárcel; recientemente ha ofrecido $50 millones. El Condado, que ya ha gastado $150 millones de dólares en el detenido proyecto no aceptó la oferta".

Gilbert y sus cohortes capitalistas no quieren que la cárcel esté en el centro de la ciudad, ya que interfiere con su visión de la ciudad, que está siendo diseñada como un parque de recreación para habitantes de suburbios y turistas, mientras que los barrios son destruidos por los mismos bancos y otras fuerzas capitalistas.

Editorial WW-Mundo Obrero


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.