CÓMO DESMANTELAR EL IMPERIO AMERICANO - LMV

25/Abril/2014
Desde EEUU


Cómo desmantelar el Imperio Americano
Laurence M. Vance

Nota de los editores: Esta es una selección del capítulo 7 del libro de Laurence Vance (https://mises.org/store/Product.aspx?Productid=10941) titulado Guerra, Imperio y los Militares: Ensayos sobre las insensateces de la Guerra y la Política Exterior de los Estados Unidos disponible en la tienda Mises, (http://mises.org/store/Product.aspx?Productid=10941)


Las revelaciones de WikiLeaks han arrojado luz sobre la naturaleza tenebrosa de la política exterior de Estados Unidos, incluyendo lo que Eric Margolis describió recientemente como: "El severo tratamiento de Washington hacia aliados y oponentes por igual, su intimidación, uso de diplomáticos como espías principiantes, perspectivas mentales estrechas y acotaciones insidiosas acerca de los líderes en el mundo". (http://www.lewrockwell.com/margolis/margolis217.html)

Aunque yo, un norteamericano, deteste decirlo, la actual política exterior de Estados Unidos es mucho peor. Es agresiva, temeraria, beligerante y entrometida. Aprueba la desestabilización y el derrocamiento de gobiernos, el asesinato de líderes, la destrucción de industrias e infraestructuras, el respaldo de golpes de estado militares, escuadrones de la muerte, así como traficantes de drogas y el imperialismo bajo el disfraz de humanitarismo. Respalda a gobiernos corruptos y tiránicos, así como sanciones y embargos brutales. [cursivas del traductor]. Todo ello trae como consecuencia la desavenencia, el conflicto, el terrorismo y el odio hacia Estados Unidos.

La pregunta es simplemente la siguiente: ¿Puede la política exterior de Estados Unidos ser arreglada? Aunque no soy muy optimista en que lo sea, estoy más que seguro de que sí es posible.

Lo que propongo es una solución desde los siguientes cuatro puntos de vista: Padres Fundadores de la nación norteamericana, castrense, congresual y libertario. En resumen, para fijar su política exterior Estados Unidos debería implementar una política exterior Jeffersoniana, adoptar la enmienda para la paz del Mayor General Smedley Butler, acatar la recomendación del congresista Ron Paul y hacerlo dentro del marco libertario del filósofo Murray Rothbard.

Thomas Jefferson, nuestro primer secretario de estado, y tercer presidente, abogó por una política exterior de "paz, comercio y honesta amistad con todas las naciones-sin involucrarse en alianzas con ninguna". Esta política fue básicamente acatada hasta la guerra de 1808 entre España y Estados Unidos. He aquí la sencilla, pero profunda, sabiduría de Jefferson:

"Ninguna nación tiene derecho a emitir juicios sobre otra".
"No deseamos inmiscuirnos en los asuntos internos de ningún país, ni tampoco en los asuntos de Europa".
"Estoy a favor del libre comercio con todas las naciones, las conexiones políticas con ninguna y poca, o ninguna, conexión (institucionalidad] diplomática)".
"Tenemos evidencias fidedignas, de los escritores más iluminados y más idóneos en el tema, de que una nación neutral debe observar, en todo lo relacionado con la guerra, una imparcialidad concreta hacia las partes."

Ningún juicio, inmiscusión, conexión diplomática ni parcialidad. Esta es la política exterior Jeffersoniana.

El Mayor General Smedley Butler, del cuerpo de Marines de Estados Unidos, fue el marine más condecorado en la historia de Estados Unidos. Después de salir de la milicia fue autor del libro clásico La Guerra es un Fraude. Butler propuso una 'Enmienda para la Paz' a fin de proporcionar una "garantía total a las mujeres norteamericanas de que sus seres amados nunca serían enviados al extranjero para morir innecesariamente en guerras europeas, asiáticas o africanas que no son de la incumbencia de nuestro pueblo". A continuación, sus tres puntales:

La movilización de miembros de las fuerzas armadas terrestres fuera de los límites continentales de Estados Unidos y la zona del Canal de Panamá, por cualquiera que sea la causa, queda prohibida por la presente.
A los navíos de la Marina de Estados Unidos, o de las otras ramas de las fuerzas armadas, por medio de la presente, se les prohíbe navegar, por cualquiera que sea la causa, excepto por una misión de caridad a más de 500 millas de nuestras costas.
A las aeronaves del ejército, marina y cuerpo de Marines, por medio de la presente, se les prohíbe volar, por cualquiera que sea la causa, a más de setecientos cincuenta millas de las costas de Estados Unidos.

Butler también razonó de que "a causa de nuestra posición geográfica es poco menos que imposible, para cualquier potencia extranjera, reunir, transportar y desembarcar suficientes tropas en nuestras costas para una invasión exitosa". En esto, estaba haciéndose eco de Jefferson, quien reconoció que nuestra geografía era una de las grandes ventajas de Estados Unidos: "A tanta distancia de Europa y con tal océano de por medio, esperamos inmiscuirnos poco en sus disputas o fusiones. Su paz y comercio es lo que deberemos buscar".

Y, allí tenemos a nuestro moderno Jeffersoniano en el Congreso, el republicano Ron Paul, la única voz consistente en el Congreso, para cualquiera de las partes, por una política exterior de paz y sin intervencionismo. En un discurso en la Cámara baja, varios meses antes de la invasión de Irak, Ron Paul expuso los argumentos para una política exterior de paz mediante el comercio y el no-intervencionismo:
                       
Una política exterior adecuada, de no intervencionismo, se edifica en base a la amistad con otras naciones, el libre comercio y libre tránsito, maximizando el intercambio de bienes, servicios e ideas.
Debemos evitar involucrarnos en alianzas y detener el entrometimiento en los asuntos internos de otras naciones-sin importar los muchos intereses especiales que demanden otra cosa.

Las alianzas en las que estamos involucrados, y debemos evitar, incluyen las complejas alianzas en la ONU, el FMI, el Banco Mundial y la OMC [nota del traductor: Organización Mundial de Comercio, WCO en inglés].

El principio moral básico que apuntala una política exterior de no-intervencionismo es el de rechazar el inicio de la violencia contra otros. Está basado en la no-violencia y la amistad, a menos que seamos atacados, la autodeterminación, y autodefensa aunque se evite la confrontación, aun cuando disintamos con la forma en que otros países resuelven sus asuntos. Significa simplemente que debemos preocuparnos de nuestros propios asuntos y no debemos dejarnos influenciar por inclinaciones especiales que tengan intereses personales, o beneficios que obtener, ejerciendo control de nuestra política exterior. Manipular a nuestro país para que se involucre en conflictos en los que no tiene nada que ver ni tampoco se relacionan con la seguridad nacional, no nos producen beneficios, aunque sí nos exponen a grandes riesgos económicos y militares.

Para el marco libertario, necesario a fin de asegurar una política exterior de paz y no-intervencionismo, podemos volver al filósofo político y teórico libertario Murray Rothbard:

El puntal fundamental de un programa de política exterior para Estados Unidos debe ser el llamado a los Estados Unidos a que abandone su política de intervencionismo global: que se retire inmediata, y completamente, tanto militar como políticamente de Asia, Europa, Latinoamérica, el Medio Oriente y de todas partes. El clamor entre los libertarios norteamericanos debe ser porque Estados Unidos se retire ahora mismo, en toda forma en que el gobierno de Estados Unidos esté involucrado. Los Estados Unidos deben desmantelar sus bases, retirar sus tropas, detener su incesante intervencionismo político, y debe abolir la CIA. También debe dar por concluida toda ayuda exterior-lo cual es simplemente una artimaña para coaccionar a los contribuyentes norteamericanos para que subsidien las exportaciones a los estados extranjeros favorecidos, todo ello con la excusa de "ayudar a la gente hambrienta del mundo". En resumen, el gobierno de Estados Unidos debería retirarse por completo al interior de sus propias fronteras y mantener una política de estricto "aislamiento" político, o neutralidad, en todas partes.

El imperio global de Estados Unidos, con sus 1.000 bases militares en el extranjero y medio millón de tropas, y mercenarios contratados, en las tres cuartas partes de los países del mundo debe ser desmantelado. Todo esto junto con los espías del imperio, operaciones encubiertas, ayuda exterior, presupuestos militares descomunales, el abuso y uso indebido de los militares, campos de prisioneros, tortura, interpretaciones extraordinarias, asesinatos, edificios nacionales,  extensión de la democracia a punta de armas, patrioterismo, cambios de régimen, alianzas militares, garantías de seguridad y entremetimiento en los asuntos de otros países.

La política exterior de Estados Unidos puede ser arreglada. Los Estados Unidos nunca tolerarían que otro país construyera un cordón de bases militares alrededor de América del Norte, emplazando miles de sus tropas en nuestro suelo, imponiendo una zona de restricción aérea sobre suelo norteamericano o enviando a sus flotas a patrullar nuestras costas. ¿Durante cuánto tiempo más tolerarán otros países estas acciones por parte de Estados Unidos? Ya hemos mostrado  nuestra política exterior. Entonces, ¿durante cuánto tiempo más podrán los Estados Unidos de Norteamérica permitirse mantener su imperio?

Es tiempo ya de que el policía del mundo, el bombero, el guardia de seguridad, el trabajador social y el entrometido anuncien su jubilación.

lmvance@juno.com

[Publicado originalmente por la Fundación Futuro de la Libertad, (http://fff.org/)].

Nota: Las opiniones expresadas en los Artículos Diarios de Mises.org no son necesariamente los del Instituto Mises.

*Laurence M. Vance es un Erudito Asociado de Mises Institute y es el autor de Inseguridad Social, La Guerra contra las Drogas es una Guerra contra la Libertad, y Guerra, Cristianismo y el Estado: Ensayos sobre las insensateces del Militarismo Cristiano. Archivos de artículos de Laurence M. Vance (http://mises.org/daily/author/260/Laurence-M-Vance).

Traducción: Raúl Lavinz Roca, Email: isaias.roca.pimu@gmail.com

                                                                                                 Publicación Barómetro  06-03-14
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. barometrointernacional@gmail.com



LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.