TRES ELECCIONES: PERSPECTIVAS EN BRASIL, BOLIVIA Y URUGUAY - NS

Desde Uruguay
Fecha: 10/Nov.2014


Tres elecciones: Perspectivas en Brasil, Bolivia y Uruguay
Niko Schvarz

El segundo turno de las elecciones brasileñas coincide en fecha (26 de octubre) con la primera vuelta de las elecciones uruguayas, y ambas estarán precedidas por las elecciones del 12 de octubre en Bolivia, en que auguramos una amplia victoria de Evo Morales desde la primera instancia. Confiamos asimismo en que en las otras dos elecciones prevalecerán las fuerzas de izquierda y progresistas que graban su sello en la nueva América Latina y caribeña desde el inicio del nuevo siglo y milenio. Veamos el caso de Brasil, donde el proceso electoral se puso en marcha el 5 de octubre.

Dilma Rousseff, candidata del PT a la reelección presidencial, se situó a la cabeza en esa primera vuelta. Obtuvo 43:267.438 votos, el 41,59% del total, aventajando a Aécio Neves, del Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB), que alcanzó 34:897.146 votos, el 33,55%. La ventaja de Dilma es pues de 8:370.292 votos, ligeramente superior al 8% del total. En tercer lugar se situó Marina Silva, con 22:176.613 votos, el 21,32%, quedando fuera del ballotage. Ella asumió la candidatura del Partido Socialista Brasileño (PSB) tras el fallecimiento en accidente aéreo de su candidato original Eduardo Campos, y se desplomó en la fase final de la campaña, que había iniciado en forma destacada. En cuarto término se ubicó Luciana Genro, del PSOL, con 1:612.186 votos, el 1,55%. Otros siete candidatos (del Partido Verde, Partido Comunista Brasileño y de los que responden a las siglas PSC, PSDC, PSTU, PRTB, PCO) obtuvieron cada uno menos de 1% de los votos. La abstención fue del orden de un 20%, ya que de un total ligeramente superior a los 142 millones de inscriptos sufragaron 115:122.511, o sea un 80,61% del total.

El 5 de octubre se eligieron además los gobernadores de los 27 estados, un tercio del Senado (o sea que se renovaron 27 de sus 81 miembros) y la totalidad de la Cámara de Diputados de 513 integrantes. Se instalaron 450 mil colegios electorales y –dato muy importante– 200 puestos de votación en el exterior. Se utilizó un método de identificación biométrica, con huella dactilar del elector, que funcionó adecuadamente.

El PT participó en la elección con la coalición denominada Com a Força do Povo, junto al Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) del candidato a la reelección como vicepresidente Michel Temer, al Partido Democrático Trabalhista (que fuera el partido del presidente Joâo Goulart), del Partido Comunista do Brasil y de los identificados como PSD, PP, PR, PRB, PROS, 9 en total. Esa coalición ganó la mayoría de las gobernaciones estaduales que se definieron en el primer turno, que fueron la mitad. Corresponden a Fernando Pimentel, del PT, en Minas Gerais, elección muy significativa porque es el segundo estado más poblado, del cual Aécio Neves fue gobernador, y allí el PT nunca había ganado; además en ese estado Dilma sobrepasó a Aécio. Se agregan: Paulo Hartung, del PMDB, en Espíritu Santo; Rui Costa, del PT, en Bahía; Renan Filho, del PMDB, en Alagoas; Flavio Dino, del PC do B, en Maranhâo; Pedro Taques, del PDT, en Mato Grosso; Wellington Dias, del PT, en Piaui; Raimundo Colombo, del PSD, en Santa Catarina; Jackson Barreto en Sergipe y Marcelo Miranda en Tocantins, ambos del PMDB.

Por su parte, el PSDB obtuvo una victoria muy destacada en Sâo Paulo, el estado más poblado, donde fue reelecto Geraldo Alckmin y el PT entró tercero. También ganó en Paraná con Beto Richa, mientras en Pernambuco venció Paulo Cámara del PSB.

En la Cámara de Diputados, que se renovó en su totalidad, la bancada del gobierno mantiene la mayoría. Allí el PT obtuvo la mayor bancada, con 70 diputados, junto con el PMDB, que alcanzó 66 representantes. Entre los 9 partidos que integran la coalición oficialista sobrepasan la mayoría absoluta, con 294 entre los 513 diputados. En el Senado se mantiene la mayoría del gobierno. En ese caso el PMDB, con 18 escaños, se constituye en la mayor fuerza política, en tanto el PT logró12 senadores.

Será ésta la cuarta vez consecutiva que el PT debe concurrir a una segunda vuelta para ganar las elecciones presidenciales. Dilma Rousseff dijo que, como Lula, se compromete a hacer un segundo gobierno mucho mejor que el primero. Emir Sader señala que los brasileños se pronunciarán “entre su pasado, el retorno a un gobierno muy cercano al de Fernando Henrique Cardoso, o su futuro la continuidad y profundización de los gobiernos de Lula y Dilma. La disputa está abierta”.

nikomar@adinet.com.uy

Publicación Barómetro 13-10-14
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores.Gracias. internacional.barometro@gmail.com
                                                                                                      

LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.