LA GENERACIÓN DEL CAOS; CAEN LOS PRECIOS DEL PETRÓLEO - MG

Desde Venezuela
Fecha: 10/Nov.2014

La Generalización del Caos; Caen los Precios del Petróleo
Miguel Guaglianone

Como si el desbarajuste de intervenciones, guerras y devastación que recorre el mundo no fuera suficiente, se agrega ahora un nuevo factor desestabilizador en el panorama geopolítico mundial. El petróleo, que muchos consideran el principal factor oculto detrás de toda esta disparatada situación, sufre de golpe una caída de sus precios.

El costo del barril de crudo, que oscilaba cerca de los cien dólares, llega de golpe al orden de los ochenta en los mercados internacionales. Cuando se intenta descubrir la razón de esta caída las cosas se vuelven muy complejas. En primer lugar parece haber un convenio secreto entre Arabia Saudita y los Estados Unidos para mantener una oferta creciente. El Reino saudí ha incrementado violentamente su producción (hace ya tiempo que no respeta ningún tipo de cuotas) y los Estados Unidos mantienen al máximo su oferta basada en la producción de esquisto, que les interesa hacer valer como forma de seguir siendo un productor importante, habiendo agotado ya los sistemas convencionales. El otro factor que parece estar operando es el Estado Islámico, quien según parece gana alrededor de dos millones de dólares diarios vendiendo clandestinamente el petróleo que obtiene de los campos sirios que controla a un precio entre treinta y treinta y cinco dólares el barril.

Siempre es posible pensar que esta es una oportunidad especial para las grandes corporaciones para asestar un golpe final a la últimamente tan venida a menos OPEP, que durante muchos años ha funcionado como un verdadero mecanismo regulador de los precios del crudo.

Sin embargo, cuando se empieza a profundizar, el análisis nos lleva más allá de toda lógica. Veamos ¿Quiénes se benefician hoy con la caída de los precios del petróleo?

¿Los Estados Unidos para mantener su condición de productores a como dé lugar? Sin embargo con esta situación se han colocado muy cerca de los límites posibles. Si el precio del barril baja de los 78 dólares que es el costo de extracción del crudo de esquisto, entonces toda esta forzada producción que los EEUU vienen haciendo (a un tremendo precio ecológico) deja de ser rentable y debería suspenderse, quebrando toda la forzada oferta que vienen realizando. Por otro lado a nivel internacional, quien más se beneficia directamente con la baja de los precios es China, que puede adquirir con mayor facilidad la energía que necesita. Así, los EEUU estarían beneficiando directamente a su principal adversario económico en el enfrentamiento que tienen por la supremacía global. Claro que también se producen algunas consecuencias favorables a sus políticas imperiales, como por ejemplo con las complicaciones que esta caída de precios trae a países como Venezuela, cuya estabilidad económica tiene relación con precios internacionales estables y justos.

¿Será Arabia Saudita un beneficiario? Aunque en principio puedan producir y vender más petróleo barato, es un sistema de muy corto plazo. La baja de los precios no aumentará significativamente la demanda, sobre todo con un mundo desarrollado que se encuentra en plena crisis económica.

¿Serán las grandes corporaciones las beneficiarias de esta caída de los precios? Si bien como decíamos esta puede ser la oportunidad para dar el golpe de muerte a la OPEP, a las corporaciones tampoco las favorece demasiado. La Exxon acaba de firmar con Rusia unos convenios muy importantes para explotar nuevas e importantes reservas en el Ártico, pero que no serán rentables a menos que el precio del barril esté cercano a los ciento veinte dólares. Se caen grandes inversiones posibles frente a un mercado en posible recesión, que es el que menos beneficia a las corporaciones.

En definitiva, cuanto más se profundiza más se descubre todo lo absurdo de la situación. Si los precios continúan bajando, no hay ganadores. Esta es una situación para todos de perder-perder. Los pocos beneficios que algunos pudieran sacar se ven acompañados de consecuencias desastrosas para ellos mismos. No hablemos de sus efectos sobre todo el sistema financiero internacional, que viene siendo afectado por una crisis sistémica que lo hace de una debilidad extrema y al que una posible recesión general pondría al borde del colapso.

Todo parece indicar que el planeta sigue sumergido en la vorágine del sistema del caos. Las políticas y acciones que vienen siendo aplicadas no sólo no producen los resultados esperados, sino que generan alternativas nuevas que multiplican los efectos no previstos y generan inmensos y contraproducentes “efectos dominó”.

Mientras sufre estas consecuencias, todo el sistema geopolítico global está conmovido por nuevos y profundos cambios en constante reacomodo, que lo están llevando desde el mundo unipolar hacia un verdadero mundo multipolar. La situación de esta transición es tensa, despareja y confrontadora. El parto por la nueva era no va a ser fácil, nos va a exigir el máximo esfuerzo, la constancia absoluta y la unión de todos aquellos que crean en la necesidad de un mundo mejor.

miguelguaglianone@gmail.com


Publicación Barómetro 27-10-14
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. Gracias. internacional.barometro@gmail.com
                                                                                                                                                                                                              
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.