EUA EN EL PROCESO DE PAZ DE COLOMBIA - BJC

Desde EUA
Fecha: 28/Jun/2015
 

EUA En El Proceso De Paz De Colombia
Berta Joubert-Ceci

El pasado 20 de febrero se anunció que Estados Unidos enviaría un representante a los diálogos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC-EP que se llevan a cabo en La Habana, Cuba. Ese mismo día, la Delegación de Paz de las FARC emitió una declaración saludando este paso y diciendo en parte que  “lo consideramos una necesidad, tomando en cuenta la presencia e incidencia permanente que Estados Unidos tiene en la vida política, económica y social de Colombia, pudiendo ahora, entonces, coadyuvar al establecimiento de la justicia social, la democracia verdadera y la superación de la desigualdad y la miseria, que es la manera de ir abriendo el camino cierto hacia la paz”.

Diferente perspectiva estadounidense

Según reporta el Depto. de Estado EUA en su página web, durante una reunión en diciembre 2014 el presidente Juan Manuel Santos le pidió al secretario de estado John Kerry que EUA debía “tomar un papel más directo y estar más directamente en apoyo del proceso de paz”.

El escogido por EUA fue Bernard Aronson, ex-subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos de 1989-1993, envuelto en los procesos de paz en El Salvador y Nicaragua. En El Salvador, rehusó firmar un pedido para recortar los fondos estadounidenses a los escuadrones de muerte y sobre Nicaragua es conocida su frase “el gran mito del siglo 20 es que el fascismo de izquierda es diferente del fascismo de derecha”. (“Contra Aides”, Mother Jones, Oct. 1987)

Aronson está en la Junta de Dirección del Instituto Nacional Democrático (NDI por las siglas en inglés), organización creada por el gobierno EUA a través de la infame Fundación Nacional para la Democracia que otorga fondos para los grupos opositores de derecha en Latinoamérica. También tiene conexiones financieras, habiendo servido de Consejero para Goldman-Sachs y fundando su propia firma ACON Investments.

Pero es el propio Aronson durante la rueda de prensa del 20 de febrero, quien deja ver el papel de EUA en las negociaciones colombianas. Al decir que EUA estará junto al gobierno de Santos, ya de por sí deja claro la intención partidista, reforzado cuando declara que es tiempo que las FARC renuncien para siempre a la violencia, sin siquiera mencionar la violencia del estado. Y termina aludiendo a las riquezas de Colombia cuando menciona que “el Banco Mundial dice que Colombia es el mejor lugar de América Latina para hacer negocios”. (state.gov)

Si bien es importante la presencia de EUA en el proceso de paz por las razones expuestas por las FARC,  es esencial repasar brevemente el papel de la injerencia estadounidense en Colombia, pues esa es precisamente lo importante de su presencia.

Injerencia de EUA en Colombia

Es muy extenso el papel intervencionista por lo cual sólo se mencionarán brevemente algunos datos. Pero lo suficiente para recordar que gran parte del sufrimiento del pueblo colombiano ha sido engendrado en la Casa Blanca, el Pentágono y en las oficinas de las grandes multinacionales mineras, petroleras, químicas y de agricultura estadounidenses con la complicidad de las élites y el gobierno colombiano.

Comenzando con las violaciones y masacres de campesinos bananeros por la United Fruit en 1928 donde cerca de 2.000 trabajadores fueron asesinados, hasta el más reciente terrorismo de Chiquita, Dole, Del Monte y Coca Cola pagándole a paramilitares para violentar y hasta asesinar a sus trabajadores.

El sospechado papel de la CIA, todavía en proceso de investigación por el rechazo de la CIA de dar a conocer documentos clasificados, en el asesinato del líder Jorge Eliecer Gaitán en 1948 que dio a lugar un proceso de la Gran Violencia que perdura hasta hoy.

El papel de EUA en el mismo establecimiento de fuerzas paramilitares incluso antes de la fundación de las FARC-EP. El Plan Laso de bombardeos y aniquilación en contra de la resistencia campesina en Marquetalia, que llevó a la fundación de la insurgencia de las FARC.

Sin olvidar al Plan Colombia comenzado en 1999, que ha resultado en un gran aumento del conflicto social con enormes repercusiones en cuanto al incremento de pobreza, enfermedades, violaciones de los DDHH y laborales, masacres, envenenamientos en masa y destrucción de cultivos de pan coger por químicos de la Monsanto, desplazamiento de millones de colombianas/os, etc.

Es por esto que la responsabilidad de los EUA en la perpetuación de la guerra contra el pueblo colombiano tiene que ser parte de este proceso de paz.

Logros de Diálogos de Paz

Los diálogos, que comenzaron con reuniones exploratorias en 2011, han sido una esperanza del pueblo colombiano para finalmente lograr es paz tan esquiva. Ha sido un proceso único con grandes avances y enormes obstáculos y dificultades.

Hasta la fecha, se han logrado acuerdos parciales en las áreas de desarrollo agrario, participación política de la insurgencia y solución al problema de drogas ilícitas. Actualmente se está discutiendo el punto de las víctimas del conflicto.

El aspecto del desarrollo del proceso merece un artículo aparte pero es necesario mencionar la activa participación de organizaciones y del pueblo colombiano, incluyendo a víctimas del conflicto, que han enriquecido los diálogos con sus aportaciones. Cinco grupos de víctimas viajaron a la Habana en diferentes ocasiones para intervenir directamente en el proceso.

Durante estos dos años se han celebrado diversos foros en Colombia para aportar sugerencias. Se constituyó una subcomisión de Género para asegurarse que la nueva Colombia que surja de estos diálogos sea una sin discriminación de género. Ha habido audiencias especiales con organizaciones de la mujer y de la población LGBT de Colombia. Se estableció una Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas para estudiar las causas con la vista dirigida hacia el fin del conflicto.

Las FARC han propuesto la celebración de una Asamblea Nacional Constituyente donde sea el pueblo quien decida el futuro de la implementación de los acuerdos.

Necesidad de acompañamiento del proceso

El proceso, aunque avanza, se enfrenta a poderosas fuerzas en su contra. Una exigencia de las FARC ha sido el cese al fuego bilateral para que así las negociaciones se puedan celebrar en un ambiente de paz. Hasta ahora, el gobierno ha rechazado esta propuesta. El pasado 17 de diciembre, sin embargo, la insurgencia fariana anunció un cese al fuego unilateral e indefinido para demostrar su anhelo de consecución de paz.

El presidente Santos, quien se encuentra en estos momentos en España, dijo, según un artículo publicado el 2 de marzo por Telesur que “Estamos llegando al momento de iniciar la discusión del cese al fuego bilateral. Precisamente mañana martes viajan cinco generales en servicio activo de la República y un almirante, quienes irán a La Habana para iniciar este proceso”.

El pasado 24 de octubre, las FARC presentaron en La Habana a 18 nuevos miembros que integrarán la Sub Comisión Técnica sobre cese al fuego bilateral y dejación de armas “que tendrá el propósito de contribuir en el análisis de experiencias, generación y discusión de iniciativas y propuestas que, respecto a estos asuntos, puedan servir de insumos para agilizar y facilitar las discusiones de los plenipotenciarios de Gobierno Nacional y las FARC-EP, que permitan la concreción de acuerdos que conduzcan al fin del conflicto. Los acuerdos sobre estos sub puntos se construirán en la Mesa de Conversaciones”. (resistencia-colombia.org/)

Como se ha expuesto, los diálogos se encuentran en una etapa crucial donde los movimientos solidarios, particularmente en EUA tienen un papel esencial de expresar solidaridad con la insurgencia y el pueblo colombiano, exponer el papel criminal de EUA y presionar a la Casa Blanca para que abandone cualquier intento de socavar los diálogos.

 
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.