GUERRERO ESTÁ EN MOVIMIENTO DESDE SUS ENTRAÑAS - CRR

Desde México
Fecha: 28/Jun/2015


Guerrero Está En Movimiento Desde Sus Entrañas
Carlos Reyes Romero

"El orden y la paz sólo se logran a sangre y fuego"

Rafael Leónidas Trujillo, dictador dominicano de 1930 a 1961.

En Guerrero, el PRI se reagrupa. Bajo la presión directa de su presidente nacional, César Camacho, del secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong y del presidente Enrique Peña Nieto, los cacicazgos locales del revolucionario institucional han sido obligados a limar asperezas, a perdonarse agravios y a pactar impunidades, para asegurar el triunfo de Héctor Astudillo en la actual contienda electoral.

Vienen con todo y por todo. Doblegaron hasta la vergüenza a la mayoría de los figueroístas y de los aguirristas y a los que todavía se resisten los someten a fuertes presiones y amenazas, que no excluyen los levantones ni las amenazas de muerte por personeros del crimen organizado.

Es muy sintomático que las plazas fuertes de la narcodelincuencia más brutal, estén ubicadas donde gobierna el PRI. Véanse Chilapa, Chilpancingo y las Regiones Norte y Tierra Caliente.

Los priistas están poniendo en marcha la más amplia, perversa y costosa compra de votos de la historia del país.

Lo que vimos en la campaña electoral de Peña Nieto es nada comparado con lo que los priistas están poniendo en práctica en Guerrero.

Héctor Astudillo se ubica a sí mismo dentro del ala progresista del PRI, ¿pero si él es del ala progresista, cómo andará el ala más reaccionaria?

Astudillo asesinó la obra legislativa de don Francisco Ruiz Massieu, al ser el principal promotor del cercenamiento en la actual Constitución del estado, de los avanzados postulados del exgobernador de Guerrero ultimado por otros priístas en 1994.

Héctor Astudillo fue quien más activamente cabildeó para que no se admitiera en la legislación electoral local, la igualdad de género en las candidaturas para Ayuntamientos.

Mediante un juicio defensa de derechos ciudadanos, tres valientes mujeres le hicieron morder el polvo de la derrota. Aun así, con total descaro se dice defensor de los derechos de las mujeres; pero su verdadera alma es misógina.

Astudillo autorizo la construcción de unidades habitacionales en zonas de alto riesgo de Chilpancingo, como se da a conocer el Diario Oficial de la Federación. Ahora simplemente se hace como que la virgen le habla.

Héctor Astudillo se reputa a sí mismo de honrado, pero siempre anda rodeado de mapaches electorales y de enriquecidos a costa del erario público como Manuel Añorve Baños "El Chocky", René Juárez Cisneros y otros. Eso se lo reclaman hasta sus propios compañeros de partido.

Lo único que Astudillo garantiza, es el retorno al régimen de autoritarismo, impunidad, corrupción y contubernio con el crimen organizado que ha caracterizado al priismo, en todos los años que ha gobernado.

En la casa de enfrente, las cosas no van mejor. Los "Chuchos", los "Perros del Mal" como los autodefinió uno de sus dirigentes, Guadalupe Acosta Naranjo en reciente entrevista con Carlos Puig de Milenio, están pagando las consecuencias de haber estirado demasiado la liga.

Se los comió la soberbia, la prepotencia y la patriotería de gran partido, que los ha llevado a romper con el cardenismo y con el lopezobradorismo, por fidelidad a su vocación de mercenarios políticos al servicio de quien gobierna y de los poderosos que mandan en el país.

Confiados en sus acuerdos con Peña Nieto y el PRI, según lo cual se les respetaría ser gobierno en el DF, Morelos, Guerrero y Michoacán, trataron con excesiva petulancia y desdén a sus antiguos aliados del Movimiento Ciudadano, para doblegarlos y que aceptaran ser sometidos a sus designios. Como lo intentaron hacer también con el senador Armando Ríos Piter.

Se equivocaron rotundamente. El Movimiento Ciudadano está mostrando en Guerrero y en el país, que puede caminar solo y seguir haciendo el papel digno y decoroso que los ha singularizado dentro de la izquierda y ahondado su distancia respecto de un PRD cada vez más corrupto y entregado al poder.

Dante Delgado, Luis Walton y el Movimiento Ciudadano, ni han sido beneficiarios de los dos gobiernos perredistas en Guerrero, ni se han manchado las manos de sangre con los asesinatos de normalistas y la desaparición de los 43; ni han criminalizado al movimiento social, ni han llevado a las cárcel a reconocidos activistas sociales, ni han encubierto a los asesinos de Arturo Hernández Cardona y de la barbarie de Iguala.

La realidad se impone. A los "Chuchos" no les alcanza para derrotar con las fuerzas del PRD-PT a Héctor Astudillo y al PRI-PVEM. Tampoco les alcanza el reagrupamiento de perredistas y experredistas que se está dando alrededor de Beatriz Mojica. En Guerrero nunca han ganado ni ganarán solos.

Beatriz Mojica, es una mujer de valía y empuje, que logró remontar la misoginia, las zancadillas y los perversos acuerdos de los "Chuchos" con Osorio Chong y Peña Nieto, que en su momento le impidieron ser gobernadora interina de Guerrero; pero tiene poco respaldo y está muy dejada a su suerte por las tribus perredistas como para ganar por su propio carisma.

La moneda está en el aire. Todavía no está definido quién va a ganar la elección de gobernador en Guerrero. La madre de todas las batallas todavía está en veremos. Se requiere actuar con prontitud y pertinencia.

Urge que Beatriz Mojica, Luis Walton y Pablo Amílcar Sandoval se reúnan por iniciativa propia y acuerden las bases de un gobierno de coalición para Guerrero y que lo hagan con base a un programa mínimo de gobierno, que debe contener cuando menos los siguientes compromisos:

Promoción y defensa de los intereses y recursos naturales de Guerrero dentro del pacto federal.

Gobierno de coalición, honesto, abierto al escrutinio social, eficaz y eficiente, menos costoso, sin impunidades y que gobierne para todas y todos los guerrerenses; Seguridad pública efectiva y coordinada con el gobierno federal y con los municipios, con controles de confianza veraces y con la más amplia participación popular; Justicia pronta y expedita; dignificación del poder judicial; implantación de sistemas de justicia alternativa, cotidiana y comunitaria en municipios y comisarias; Eliminación del fuero en faltas administrativas y delitos cometidos por servidores públicos; Cero tolerancia contra la delincuencia común y de alto impacto; Obra pública sin moches ni comisiones, licitada a precios justos y verificables y con efectivos controles de calidad.

Con base en esta posible Coalición de facto y en el programa mínimo que finalmente se acuerde, se debe convocar a los candidatos de otros partidos a ser parte de este esfuerzo coalicionista, a cerrar filas y llamar a la población a votar de facto por un candidato común, que encabece las legítimas aspiraciones de todas y todos los guerrerenses. Hay que derrotar al PRI.

Hay que avanzar, aunque haya que brincarse a las burocracias partidarias, en la integración de un sólido frente popular que eche abajo la pretensión priista de volver a hacer de Guerrero, el paraíso de la corrupción, la impunidad, el contubernio con el narcotráfico y el enriquecimiento ilícito de unos cuantos a costa del erario público y de la miseria de las mayorías.

Debe ponerse fin al Guerrero de la marginación y la pobreza, al Guerrero que ocupa los últimos lugares de todo lo bueno y los primeros de todo lo malo.

Guerrero está en movimiento desde sus entrañas; urge darle rumbo y sentido a sus aspiraciones de gobierno honesto y transparente con libertad, justicia, igualdad y prosperidad.
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.