LA FALACIA DE LA CARGA HAITIANA - NIC

Desde AGE. INT.
Fecha 30 Agosto 2015


La  Falacia De La "Carga" Haitiana
Por Narciso Isa Conde

Matías Bosch, en su contundente artículo titulado: ¿LLEGAN LOS HAITIANOS "COMO PEDRO POR SU CASA"? UNOS DATOS Y UNA REFLEXIÓN, ha incluido datos que pulverizan la tristemente célebre tesis de la "carga haitiana" sobre el pueblo dominicano.

Los mismos que copiaron ese pérfido disparate son los que han callado hechos y cifras como éstas:

El presupuesto para la seguridad del METRO de Santo Domingo en el 2010 era de de 109 millones de pesos anuales y el asignado a la seguridad fronteriza (CEFRONT) era de solo 77 millones. Ese absurdo se mantiene: lo asignado hoy al Metro sigue siendo mayor, aunque lo destinado al CEFRONT aumentó a 230 millones, equivalente al 1.15% del presupuesto militar y al 0,04 del nacional. ¡Cuán celosos han sido del cuido de nuestras fronteras terrestres estos estigmatizadores de la emigración haitiana dedicados a saquear al Estado, a empobrecer al pueblo y a chuparle la sangre a los que cruzan la frontera!

Los servicios de salud y educación han sido consagrados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU como derechos gratuitos e inalienables, no importa de dónde procedan ni en el territorio que se encuentren sus usuarios/as.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Inmigrantes del 2012, éstos/as, de los/as cuales el 87%  son procedentes de Haití, aportaron el 5.4% al PBI de nuestro país, equivalente a 3,300 millones de dólares.

Los gastos totales en salud y en educación pre-universitaria alcanzaron los 3,955 millones de dólares y por concepto de atención a la población inmigrante haitiana se calculó un gasto de unos 150 millones de dólares. El país, en consecuencia, les debe 3,150 millones de dólares del total ingresado, y si nos limitáramos a examinar esos dos renglones hay que decir que la población procedente de Haití aportó el 76.6% de lo gastado y consumió el 2.9%. ¡Qué fardo, qué saco más pesado!

Haití, entre 221 países investigados por Index Mundi, es el número 190 en la lista de los  que menos población recibe y más nacionales salen de su territorio. El nuestro es el número 164. Según la ONU, al 2013 había emigrado el 11.4 de la población haitiana y el 11.5 de la dominicana.

En el 2010 Haití recibió unos 1,300 millones de dólares en remesas y la República Dominicana unos 4,200. La diferencia se explica porque el componente más alto de la emigración haitiana es hacia aquí, de donde los/as dominicanos/as emigran en tal alta proporción como resultado de la depresión socio-económica y la desesperanza, mientras que de aquí se van hacia EEUU, Puerto Rico y EUROPA, países con más recursos y mayores posibilidades.

La ley del embudo:

Así las corrompidas elites capitalistas y la delincuencia de Estado de ambas partes se chupan una gran parte de las riquezas naturales y las generadas por el trabajo y el talento de amplios segmentos de ambos pueblos; empobreciendo y degradando con variada intensidad a gran parte de las dos sociedades dominadas por elites deshumanizadas, una receptora de una migración paupérrima y otra no; ambas expulsora de sus sectores más sufridos o desesperanzados.

Los/as pobres procedentes de Haití, radicados/as en nuestro país, se quedan en el nivel o por debajo de pobreza de los/as dominicanos más pobres, sin que en tales circunstancias -y dados las gradaciones dentro de la pobreza- cesen los flujos migratorios con diversos destinos parecidos; siendo el escenario dominicano el de más precariedades para los/as inmigrantes haitianos, aunque no tantas como la de su depredado e invadido país.

En ambos casos, salarios, remesas y servicios gratuitos recibidos, son sumas muy inferiores a las que se apropian los ricos, los estados y entes receptores- explotadores de las poblaciones emigrantes y los patrimonios naturales previamente empobrecidos por los grandes capitalistas y las burocracias y tecnocracias corrompidas. La ley del embudo siempre.

!De que carga, coñazo, nos hablan los mentirosos racistas y xenófobos del patio!

Observen bien las fortunas de los magnates del azúcar, de la construcción, del café, del arroz, de las plantaciones agrícola, de los políticos y generales ladrones... resultará inocultable la sangre, el sudor, el dolor y las penurias de la inmigración haitianas.

Dejémonos de convertir a las víctimas haitianas y dominicanas de la rapacidad capitalista en amenazas, y de exculpar la dominación que genera la tragedia migratoria en ambas parte de la isla, en un continente y un planeta que bien podrían ser escenarios de bienestar social y libertad para todos los seres humanos sin importar color de piel, identidad cultural, sexo, edad, creencias….

Hagamos conciencia que EEUU, UE y todas las potencias capitalistas-imperialistas quieren poseer nuestras repúblicas, nuestras islas, nuestro continente… sus riquezas y bellezas…descartando cada vez a los seres humanos que los habitan y/o exprimiéndolos hasta la inanición.


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.