AYOTZINAPA - MAMM


DESDE MÉXICO
28 NOVIEMBRE 2012


Ayotzinapa
Miguel Ángel Mata Mata

“…Le pido que envíe apoyo a la policía federal a la autopista, hay un bloqueo, quiero detenidos”.

La frase fue dicha por el secretario general de gobierno del estado de Guerrero, Humberto Salgado Gómez, al entonces procurador de justicia, Alberto López Rosas, durante el bloqueo de la Autopista del Sol el doce de diciembre de hace casi ya un año y que degeneró en el asesinato de tres personas: dos estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa y un joven trabajador de una gasolinera.

En el libro “Ayotzinapa, una infamia desde el poder”, que presenta hoy en la Casa Lamm de la ciudad de México,    a las doce  del día, el ex procurador de Guerrero nos muestra otra cara de un acontecimiento que indignó tanto por las muertes como por el manejo mediático sucio y amoral de quienes se convirtieron en cómplices de los verdaderos asesinos materiales de los jóvenes.

La Policía Federal manipuló medios para culpar a policías estatales de los disparos. Desde allá se quiso responsabilizar a inocentes con la complicidad sospechosa de guerrerenses que también quisieron limpiar a los federales por encima de la inocencia de guerrerenses que fueron encarcelados o despedidos de su trabajo por un crimen que jamás cometieron.

Contrastante actuación de los políticos sin moral con la de jueces y el aparato de justicia. Han sido los dictámenes de peritajes y la investigación la que permite sostener que las balas salieron de armas portadas por 25 policías federales y que todas las armas de policías estatales jamás fueron disparadas. Eso dicen los peritajes y por eso han sido reinstalados en sus cargos algunos subprocuradores y funcionarios y quienes aun permanecen en prisión serán liberados pues los jueces han encontrado que nada tuvieron que ver con el homicidio de los normalistas o el empleado de la gasolinera.

¿Por qué se protege a policías federales y se culpó insanamente a policías estatales? ¿Qué intereses resguardan políticos estatales con el aparato desprestigiado que dirigió Genaro García Luna? Habrá que preguntar al autor de la frase con que dimos inicio al presente artículo quien, la semana pasada en un evento público declaró a los medios: “en el caso de Ayotzinapa no hay autores intelectuales y los responsables materiales ya pagan su culpa”.

Habrá que informarle al señor que los jueces liberarán a quienes injustamente fueron culpados de homicidios no cometidos y que si, alguien   ordenó a los estatales acudir a un acontecimiento mortal en curso. O sea… por ahí anda un autor intelectual.

LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.