PUNTO ESTRATÉGICO DEL IMPERIALISMO PARA UNIR MILITARMENTE EL PACÍFICO Y ATLÁNTICO - DM

Desde Centroamérica
30 Agosto 2015


Punto Estratégico Del Imperialismo Para Unir Militarmente El Pacifico Y Atlántico
Por Deyanira Martínez

La intervención de Estados Unidos en Centroamérica responde a la ventaja geopolítica que le ofrece esta región en la exportación de sus capitales, más aún con la construcción del canal de Panamá y la cimentación de una auto ruta desde el Salvador hasta la costa atlántica de Honduras le sirve como punto estratégico bélico que le permite con fines militares unir el Océano Pacífico con el Océano Atlántico, razón por la que se muestra como el único que puede incidir favorablemente en el mantenimiento de  la “paz” en la región.

En ese sentido comienza a promover pactos, los cuales no son firmados por éste, pero de obligatorio cumplimiento para los subyugados, lo que supone va a determina su posicionamiento y enquistamiento en la región. Se aplicó la doctrina Monroe, con la que se deslegitimó los gobiernos producto de movimientos revolucionarios y del voto popular, estigmatizándolos de ineficientes e impotentes, en consecuencia ejercería su poderío militar internacional en Centroamérica.

Las acciones imperialistas  no se hicieron  esperar, y se organizo un  conflicto entre Guatemala y El Salvador,  usaron golpes militares para el derrocamiento de gobiernos legalmente constituidos, la invasión a Nicaragua, el Salvador, Honduras y Panamá, ocupándolos de  bases militares, declarándose la policía de El Caribe y creó a los principales protagonistas de las dictaduras militares de Centroamérica y otros países, a través de la Escuela de las Américas, lo que se tradujo en la  proliferación de los escuadrones de la muerte, paramilitares, sicariatos, asesinatos selectivos de líderes (Augusto Sandino ) y del gobierno (Omar Torrijos).

Además de establecer una Corte de Justicia Centroamericana, para dirimir aquellos casos en los que las cancillerías no resolvieran. Al mismo tiempo, Estados Unidos aumentaba sus inversiones y encubría sus intereses y de las élites trasnacionales, bajo la máscara de la democracia, la paz y los derechos humanos, en detrimento de la región. En ese marco, Centroamérica se desenvuelve hoy en día con problemas de diversas índoles, signado por una lucha contra el crimen organizado, el narcotráfico, pandillas de delincuentes, deterioro en las condiciones de vida de la población y donde se requiere urgentemente cambios estructurales que dignifiquen a nuestro pueblo.

Guatemala convulsiona frente al caos generado por el sistema neoliberal, traducido en problemas sociales crónicos, homicidios, violencia, tortura, pobreza, desnutrición infantil, entre otros, derechos humanos desapercibidos por el imperio, que siempre sediento de poder se prepara para dejar intacta su hegemonía.

Ahora el Congreso de Guatemala solicita un juicio político contra el actual presidente Otto Pérez Molina, cuyo mandato culmina en 2016, con el apoyo de los aspirantes a la presidencia de las ocho organizaciones políticas, para recobrar la confianza del pueblo y en consecuencia tomar las riendas del gobierno y que de acuerdo a Sandino Asturias, analista político guatemalteco, las manos del Congreso estadounidense están incursas, para tratar de calmar la presión social y mantener la nación como patio trasero de sus intereses.

En Honduras los problemas del desempleo, pobreza y la lucha contra la inseguridad, demanda estrategias para el combate del crimen organizado con el fortalecimiento y purificación de la policía, El Salvador, Igual que Honduras y Guatemala, la lucha contra la criminalidad sigue siendo una gran tarea.El imperialismo observa con beneplácito sus tácticas de intervenir en Centroamérica para convertirla en una enorme base de operaciones entre los océanos Pacífico y Atlántico, y como buen samaritano impulsa la estrategia de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, constituido por Guatemala, Honduras y el Salvador, con lo cual esperan estas naciones se desarrollen económicamente y atacar estructuralmente la pobreza, pero lo que desconocen  es que la potencia yanqui quiera presionar esta región, como lo hizo en otrora con la Alianza para el Progreso, donde forzó a  los  países  latinoamericanos  a impulsar reformas que limitaran las posibilidades de esparcimiento  revolucionarios. Sin dejar de mencionar al Golfo de Fonseca con sus islas, que al imperio le resulta fundamental por ser un área natural para su flota desarrollada en el Pacífico y que perfecciona sus planes del Acuerdo del Pacífico, constituido por Chile, Colombia, México y Perú, además de permitirle el espionaje cibernético de la NASA.

Nicaragua es el centro de las expectativas de sus vecinos y otras partes del mundo por la eventual construcción del canal Interoceánico, el cual permitiría salir de la pobreza a este país. En 2016 se señala que Centroamérica formará parte de México iniciando por Guatemala y luego se adicionaran las demás países, debido a que EE.UU no podrá soportar la carga económica, si partimos que México siempre ha sido norteamericano y no del centro y Sur América y que históricamente ha estado inmersos junto con el norte y que actualmente ha construido alianza con Canadá y Estados Unidos, podemos hacernos la pregunta, ¿Cuál sería la estrategia política y militar del imperio?.

Con el reciente despliegue militar en Centroamérica, cuyo supuesto descansa en la ayuda humanitaria en caso de los huracanes, pero lo que realmente busca es sitiar a América Latina, específicamente a Venezuela, sobre todo por las elecciones parlamentarias de 2015 si los resultados no favorecen a los lacayos del norte y la oligarquía nacional apátrida, porque tienen 25 bases que rodean a Brasil y 13 a Venezuela para el posicionamiento de la Amazonía y el petróleo venezolano.

Publicación Barómetro
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. internacional.barometro@gmail.com


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.