LA PROPUESTA DE LA AGENCIA DE NOTICIAS UNA MIRADA ATRÁS - TJF



Barómetro Internacional
Desde Brasil
11/Diciembre/2015


Comunicación Y Utopía
La Propuesta De La Agencia De Noticias Una Mirada Atrás
Por Tania Jamardo Faillace*

Años 70 Genesis- En la segunda mitad de los años 70 (siglo XX), en la ciudad de Porto Alegre, Rio Grande do Sul, Brasil, fue inaugurada la primera cooperativa de trabajo de periodistas profesionales en el País. Ella ha editado dos periódicos, el Coojornal (que se agregó a los entonces llamados periódicos de la “prensa enana”, prensa alternativa de oposición al régimen autoritario de la época), y el “Rio Grande”, de alcance regional. Además de esas publicaciones propias, la Cooperativa se ha dedicado a trabajos para terceros: mouse órganos, folletos educativos para entidades y servicios públicos, audio-visuales, reportajes especiales, investigaciones, etc., para una clientela preponderantemente clasista (sindicatos y asociaciones profesionales) y también pública (material educativo sobre tránsito, salud, recolecta selectiva de basura, etc.etc.).

Un proyecto muy discutido en aquél momento, era la construcción de una agencia de noticias. Había dos concepciones en la mesa: una agencia para trabajar bajo comenda de terceros; y una producción propia de informes y otros productos de comunicación, una vez que disponíamos de unos 300 socios de todos los ramos del periodismo y de la acción (de la radio a la caricatura, de la foto a la ilustración, de la edición a la revisión, del deporte a la política, del arte a la información técnica).

Esas dos concepciones se relacionaban con dos preocupaciones distintas: la primera, que inmediatamente fue practicada porque se asemejaba a lo que ya hacíamos, tendía a la producción específica de productos periodísticos específicos para clientes específicos, y se ha revelado, con el tiempo, anti-económica: los costos superaban las facturas. La segunda no fue intentada, no solamente porque implicaría en un mayor tiempo de maturación del proyecto para ser estructurado y colocado en el mercado, pero porque contenía una opción claramente política, que no era consensual.

Pues, la visión empresarial vencedora de las primeras elecciones internas, demostró en la práctica sus limitaciones, y que no sería un grupo (aunque grande) de profesionales, que detendrían las condiciones ideales para concurrir con las empresas capitalistas tradicionales. Pero la idea no murió. Siempre dentro del tema: periodismo producido por periodistas y no por dueños de periódicos (eso ocurrió antes que los cursos universitarios de Periodismo se esmeraran en formar los nuevos periodistas como académicos formales, sin mayor preocupación con las tareas sociales del periodismo).

Años 90 – A intentar En los años 90, todavía en Porto Alegre, a través del Sindicato de los Periodistas Profesionales de Rio Grande do Sul, hicimos una otra tentativa, buscando una alternativa en la organización sindical, proponiendo la creación de una agencia de noticias a servicio de los intereses de la clase trabajadora. Se sumaron una docena de reuniones, y unos l6 o 17 sindicatos – pero nunca reunidos todos simultáneamente. El corporativismo ha hablado más alto, junto con la preocupación de saber “quien mandaría”, porque la idea de un trabajo colectivo, sin jefes ni estrellas, de forma colegiada, sin dueños y sin sabias palabras finales encuentra mucha resistencia por parte de nuestra cultura occidental individualista y corporativa.

Bueno, en 1997, con la ubicación del Foro de São Paulo (evento precursor del futuro Foro Social Mundial) en Porto Alegre, nuevamente fue planteada la cuestión de la creación de una agencia de noticias de los trabajadores de esta vez, latinoamericanos, como contrapunto a las agencias existentes, a servicio de los intereses imperialistas, sub imperialistas y patronales. Ese Foro ha contado con la participación de representantes de los partidos de izquierda del continente latino-americano, y observadores europeos. En la época, han estado presentes el presidente Arístides, de Haití, representantes sandinistas, de las FARC, de la guerrilla salvadoreña, del partido mexicano de los trabajadores, de los mariateguistas de Perú, Frente Amplia do Uruguay, algunos movimientos sociales, como el MST, y el PT brasileño, entre otros.

El Foro, sin embargo, ya presentaba una clara división de aguas entre los demócratas sociales y los socialistas. La proposición brasileña (sureña) de la creación de una agencia de noticias común, presentada por intermedio de una petición firmada por delegados del encuentro, estudiantes y otros, fue aprobada por unanimidad como la resolución número 9 del encuentro, pero nunca fue implementada en sus términos originales.

De los años 90 a los 2 mil  Tecnología favorable. Entre 1997 y 2006, casi una década se ha completado. Dictaduras han caído, dictaduras han ascendido, un cierto país se constituyó como la única superpotencia residual en el planeta, con un apetite que avergonzaría un buen romano de los tiempos de los Césares.

La Internet fue engendrada, y se consolidó y probó como una opción técnica viable y de bajo costo para la comunicación continental y planetaria, posibilitando el alumbramiento de muchas agencias periodísticas regionales, cuyo objetivo no es transmitir comerciales y noticias adonizadas y benditas por las media oficiales y los departamentos de Estado, pero hacer circular los informes que las agencias oficiales y comerciales mantienen en silencio. La cuestión de la comunicación dialéctica y de alcance popular, sin embargo, no fue resuelta de manera satisfactoria hasta hoy, a pesar de la también nueva invención de las radios comunitarias.

1. El acceso a la Internet aún es limitado a una minoría letrada, con disponibilidades económicas para equiparse, y los conocimientos técnicos necesarios para operar ese equipo, además de tiempo en sobras para examinar los numerosos sitos existentes, con el fito de formar una idea panorámica de nuestro espacio y tiempo y de la inter-relación de los fenómenos noticiados.

2. Los movimientos sociales se presentan de forma fragmentaria, en que pesen los encuentros, conclaves, seminarios y congresos periódicos – los cuales obviamente no pueden congregar más que las vanguardias de cada movimiento. Además, la masa brasileña, por ejemplo, sabe exactamente nada de los países vecinos, y estés ignoran todo lo que se refiere al proceso brasileño – aunque todos compartamos los mismos problemas internos y externos.

3. La socialización de eses conocimientos e informes es tarea/función del profesional del periodismo y comprende, además de la coleta de los informes, su decodificación, y, principalmente, el establecimiento de las relaciones entre los hechos, causas y efectos, del micro al macro. Muchas veces, el exceso discursivo, la emocionalidad, la adjetivación exagerada, hacen daño a la objetividad y al entendimiento – una de las razones porque la comunicación político-partidaria o político-ideológica muchas veces no alcanzan sus fines: aclarar las cosas y conducir a la conciencia. (Los hechos sociales y económicos de América Latina son lo bastante duros y obvios para que sea necesaria su dramatización enfática, que se arriesgan a volver una comunicación  “o ver” o “outragée” muchas  veces, provocando la incredulidad de las personas).

4. El radio, por cierto, es el mejor medio de comunicación, en el sentido de alcanzar el consumidor final del informe, sea quien fuere: no depende de la escolaridad del oyente, utiliza un equipo receptor de bajo precio, portable, que no interfiere con la mayor parte de las actividades del individuo. (Puédase oír una radiotransmisión dentro de un bus, trabajando en el campo, cocinando, limpiando el hogar, bañándose, descansando en una hamaca, empilando ladrillos, etc.).

A ese respecto, todavía, sufrimos las limitaciones que las leyes pueden ofrecer a la constitución de red informativas, una vez que la radio fundamentalmente comunitaria, con alcance limitado a unos pocos quilómetros, tanto puede ser apropiada por elementos locales que pretendan se auto promover o promover sus negocios, como exige que el mismo informe, o sea rehecho varias veces por cada unidad de transmisión o impone  reuniones frecuentes y repetitivas entre sus productores para combinar sus prioridades. Este es un aspecto que resta a pensar y buscar alternativas.

5. En cuanto a la producción original del informe, ya disponemos de ese medio extraordinario que és la Internet para su inmediata socialización.

El espacio virtual En principio, existe, latente, una inmensa sala de redacción periodística latino-americana, dispersada entre una gran variedad de agencias y medios independientes y/o alternativos, que mucho tendrían a ganar estableciendo un sistema de red orgánica. Eso es, sin abdicar de sus especificidades, tales agencias y medios mantendrían relaciones permanentes y sistemáticas unas con las otras y compondrían una planilla básica de coberturas y editorial posibles de ser compartidas en caso de interés o necesidad. De esa forma, al par de los temas especiales de cada entidad informativa, poseeríamos, con un poco de persistencia y voluntad, la capacidad de producir reportajes o investigaciones periodísticas colectivas, haciendo el mapa de nuestro continente de norte a sur, y volviendo posible un diagnóstico de nuestra realidad, en lo genérico y en lo específico, y cuales las alternativas viables para la solución de los impases.

Por ejemplo, siendo yo una vieja periodista jubilada, que se metió en la cabeza persistir en la profesión a pesar de la carencia de una estructura material para eso, en la tercera edición de http://www.becodavelha.com , hice el abordaje de la precariedad de las relaciones de trabajo en Brasil, a partir de Rio Grande do Sul, y las amenazas contra los derechos más elementales de los trabajadores, duramente conquistados desde los hechos del XVIII siglo. Ahora, ¿cómo se comportan eses derechos en los otros países latinoamericanos? ¿Cómo se procesa la degradación del trabajo bajo la égida del neoliberalismo pos-moderno? ¿Qué lecciones podemos sacar? ¿Qué podemos hacer de inmediato?

Otra pregunta fundamental: ¿Por qué se mantienen separados campo y ciudad en lo que se refiere a las luchas sociales? ¿Por qué no se trabajan los problemas del campo (fundaría, producción alimentar, almacenamiento, transporte y venta de productos) dentro de las ciudades? ¿Y por qué no se trabajan los problemas de la ciudad (servicios públicos, condiciones de trabajo, cuestión fundaría, abastecimiento, transporte) junto a las comunidades rurales?

Hay una énfasis perversa, infección del “políticamente correcto” de la Era Clinton, en la diferencia entre las personas y los grupos, al envés de ser enfatizada la semejanza y la igualdad básica de todos los seres humanos, sean blancos, negros, indios, católicos, protestantes, judíos, musulmanes, esotéricos, animistas es decir, está en proceso, a nivel mundial, algo mucho peor que la Torre de Babel, o sea el etnocentrismo de manos dadas con la xenofobia, la vieja estrategia de los grupos hegemónicos, en todos los tiempos, de “dividir para reinar”.

No será posible cualquiera avance en el sentido de una sociedad humana promotora de bien estar, de buena convivencia y de justicia social, se no se crea una disposición integral en luchar por la igualdad, por la superación de la xenofobia, y de tonterías como la política de género (que no trata de género que es una categoría gramatical arbitraria, o clasificación zoo-botánica intermediaria entre la familia y la especie pero de sexo, de seres sexuados de una misma especie, con funciones bio-ecológicas perfectamente definidas a partir de su DNA, y cuyas funciones sociales varían según la cultura vigente).

Es natural (en términos del instinto animal y de la organización espontánea) que los grupos distintos se extrañen, en la disputa de los mismos recursos de supervivencia. Tribus de todos los continentes y etapas culturares e/o civilizaciones (culturas letradas) se han caracterizado por sus luchas periódicas y/o permanentes contra otras tribus, justificándolas con favoritismos divinos y otras técnicas de marketing de las respectivas épocas. Eso se ha perpetuado a través de la historia en el proceso de formación de naciones y etnias tipificadas. E no conocería fin, si la razón humana no alcanzara un desarrollo racional y lógico que le permitiera sobrepasar álibis y prejuicios, y elaborar alternativas para configurar modos de existir en cooperación igualitaria.

El sistema capitalista como los viejos sistemas tribales es producto de la misma impulsión de dominación sobre el otro, y exclusión absoluta de los no incluidos. Con una importante distinción, que es dada por la propia evolución histórica del pensamiento humano. Hoy se sabe concretamente que todos los seres humanos son iguales y derivan del mismo tronco común, que comparte con los otros seres vivos (animales y vegetales). Se conocen igualmente técnicas y procedimientos que permitirán la explotación de los bienes y recursos naturales de manera sustentable. Se conocen medios de orientar la propia evolución social y política de las personas, grupos y pueblos, de forma a reducir a un mínimo las tensiones competitivas y desarrollar las prácticas cooperativas. No hay voluntad política, todavía, por parte de los actuales dominantes, y falta claridad a los actuales dominados, en su mayoría. Las grandes masas populaciones, amagadas por las necesidades presentes de la supervivencia del día a día, carecen de medios eficientes de lograr la información, el conocimiento, la propia organización eficiente y consiente.

La comunicación social tiene un papel en todo eso – si quiere. Un papel estructurante y articulador. Si quiere y puede abdicar de los eventuales personalismos y sectarismos. Esa es la proposición. A ser divulgada, trabajada y perfeccionada.

* Periodista y escritora brasileña
taniajfaillace@gmail.com
Publicación Barómetro 30-08-15
internacional.barometro@gmail.com
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.