NUESTROS MEDIOS - RHP


Desde México
29/Octubre/2012


Nuestros Medios
Rodrigo Huerta Pegueros*

 Es verdaderamente interesante conocer las opiniones de todos los que están interesados en intercambiar información sobre los tópicos que les incumbe y por lo tanto tenemos a la mano los mas verosímil e inverosímil de los  temas y por supuesto no se salvan aquellos que por oficio tienen que comunicar lo que sus superiores jerárquicos les ordenan difundir aunque muchas de las veces sean cuestiones intrascendentes o contradictorias, o sea, no reparan en recordar lo que dijeron sobre el mismo asunto días o meses antes.

Sin embargo, al día, millones de líneas se imprimen y se difunden por todos los medios de comunicación tradicionales y alternativos. No en balde la internet sigue siendo el vehículo donde se valida la libertad de expresión y con este medio el twitter  es la herramienta del momento para conocer opiniones de lo mas diverso de nuestro conglomerado social y político mundial.

Hoy vivimos en la red y no sobre la red. Hoy día quien diga que no sabe lo que sucede a su alrededor es que, o no tiene los medios tecnológicos a su alcance o no tiene interés en conocer lo que debería aunque exista el debate abierto, particularmente en nuestro país (México) de que los asuntos públicos deben estar a la vista de todos pues por ello son públicos como los mismos servidores de gobierno se autocalifican y hasta se dan en cierta forma y medida baños de pureza, pero sin cumplir mínimamente con su deber de transparentarlo todo, salvo lo que en realidad—y no lo que les conviene—pueden ser asuntos de seguridad nacional.

Fuera de todo esto, no debería haber, como lo hay, información negada  de gobiernos de cualquier nivel, unos más otros menos y unos totalmente opacos pero que hacen de lo público algo particular o de interés solo para ellos. Guerrero es sin duda una de las entidades menos transparentes en lo que a información pública se refiere. No hay manera de lograr informarse porque ni los vehículos creados exprofeso para ello (Institutos de Transparencia) han logrado posicionarse como un contrapeso al poder que ejercen los gobernantes.

Aún y cuando estos mecanismos contrarios a la trasparencia y al derecho a la información prevalecen, los medios de comunicación dan cuenta puntual de lo que se quiere ocultar pero que no se logra del todo.

Los periodistas, comunicadores, investigadores, académicos y gente independiente y de vocación democrática y progresista han dado la batalla para que la comunidad no quede ayuna de la información que deben conocer y de los aciertos y desaciertos de nuestros gobernantes, de la clase empresarial, de los trabajadores, de los sindicalizados, de los discapacitados, de los desempleados, de todos aquellos que por una u otra forma tienen que integrarse al comercio informal o los que sin importarles nada, pero nada, se inscriben dentro de los grupos criminales, de los que tratan con personas, de los que venden órganos, de los que comercian con niños, venden drogas y se alían con los cuerpos de seguridad pública o privados, de los que se dedican a la extorsión, al secuestro, al contrabando y al asesinato.

Estos modus vivendi de millones de personas, sobre todo de jóvenes, han venido a trastocar la vida cuasi apacible de los habitantes del globo y particularmente de países del tercer mundo, del cuarto mundo y de los llamados países  emergentes, entre los que estamos incluidos los mexicanos.

De todo esto y más conocemos a través de la red. De los nuevos inventos, del amarizaje, de los cambios climáticos, de los nuevos virus, de la forma de medir el tiempo, de conocer los nuevos mecanismos de investigación científica, de las tecnologías avanzadas, de los nuevos métodos de combate espacial y del comercio de las guerras y los peligros de una hecatombe nuclear, la invasión de nuevas religiones y de nuevos paradigmas que trastocan nuestra visión de la realidad conocida. 

En fin, todo esto y más, lo tenemos hoy a la mano. Es, como decía Mcluhan, la extensión del hombre que lo abarca todo. O mejor dicho, casi todo. Muchas veces los que ejercemos el oficio de la comunicación nos ensimismamos de lo que ocurre en nuestro alrededor y solo ponemos nuestra mirada en el ombligo y descuidamos lo que acontece en el entorno próximo o lejano y pocas veces hacemos los ejercicios propios de la evaluación sobre lo que ocurre en nuestro territorio con lo que acontece en otros lugares similares y que de alguna forma avanzan más en su desarrollo y bienestar que nosotros, los guerrerenses, los que en lugares remotos de nuestra geografía no han logrado salir de la edad media o del siglo XVIII para ser menos rigoristas.

Hacer el ejercicio natural comparativo de los porqués no se hace aquí esto u aquello que en regiones similares han dado resultados y han logrado superar sus rezagos, es una necesidad que no admite mayor dilación. Pero nuestra inercia es muchas veces mas fuerte que nuestras reales necesidades.

La sobrevivencia es un obstáculo. Las presiones son diarias y comunes que frenan estos propósitos, las amenazas por el mismo camino y los asesinatos como último recurso del poder abusivo, trastocan todo intento por lograr el cambio tan anunciado pero tanto tiempo pospuesto.

Los mercaderes de la política se han convertido en conejos y se han reproducido a una velocidad igual que los animales orejones. Por eso es difícil identificar a los buenos de los malos o de los que entran inocentes y salen peor que sus maestros.

Por lo tanto, no debemos quitar el dedo del renglón y para enfrentar estos males que nos aquejan de una u otra forma, solo nos queda la herramienta infalible de la comunicación y para ello tenemos ahora medios que facilitan esta tarea, aunque existen sus contrapartes, pero para ello tendremos que aportar nuestra visión de la realidad y compararla de lo que se difunde.

Hay algunos medios y opinadores que nos pintan otra realidad y hay otros que nos comunican lo que en realidad sucede y que es fácilmente comprobable. No echemos en saco roto de que los medios son la única herramienta que tenemos para conocer nuestra realidad e incidir en esta. Hoy hay más medios de comunicación electrónicos que impresos y hay más información válida e inmediata en la red internet que en los medios tradicionales electrónicos como  la radio o la televisión.

Los medios tradicionales deben ahora sí que hacer su mutación de informadores a analistas de la información a fin de aportar algo más que noticias a su tarea cotidiana, pues más de las veces están rezagados por el tiempo real en que suceden y se trasmiten los hechos que suceden en lo más remoto de nuestro planeta.

Habrá quienes se molesten sobre lo publicitado, pero eso es lo que ocurre siempre en cualquier conglomerado social y sobre todo en estos tiempos en donde se funde la sociedad con la política o viceversa.

Después de todo, lo único que nos puede salvar de vivir en la incertidumbre o en la paranoia, es la información y el conocimiento de nuestra propia realidad cotidiana. VALE.

Periodista/Analista Político*
Comentarios:

LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.