CRISTINA EN SU PAÍS DE LAS MARAVILLAS - GR


DESDE ARGENTINA
28 NOVIEMBRE 2012

CRISTINA EN SU PAÍS DE LAS MARAVILLAS
GUSTAVO ROBLES

Cada vez está más clara la fantasía que nos quiere meter en la cabeza el kirchnerismo a todos los que habitamos este suelo. Cuando habla la "señora" pinta un "país de las maravillas" que sólo existe para ella y sus cortesanos. Evidentemente ellos no sufren los avatares que nos hacen pasar a los demás.

Seguramente a ellos no se les corta nunca la luz y, en todo caso, tienen generadores a su disposición. Sin embargo, los permanentes cortes que sufre el pueblo, más allá del gran apagón de esta semana, SON CULPA EXCLUSIVA DE SUS POLÍTICAS. Subsidiar con el erario público a las empresas privadas que brindan un pésimo servicio, mientras no invertían un sólo peso para mantener y renovar la estructura de distribución energética, es responsabilidad del gobierno. El DESASTRE que han hecho las administraciones desde los '90 hasta aquí en el área, incluido (y magnificado por) el kirchnerismo, requerirá varios años de reparación para lograr que el servicio sea medianamente normal.

Por eso, el apagón del miércoles no fue casualidad, sino CAUSALIDAD. El mismo gravísimo problema existe en otras áreas. Y por supuesto, "ellos", que han construido esta realidad, no lo sufren. Jugarse la vida cada vez que se toma una formación ferroviaria, porque se favorece el NEGOCIO de los concesionarios privados en lugar de los derechos del pueblo, ellos no lo sufren.
Abrir una canilla y que salga un chorrito de agua (y encima no totalmente "limpia") porque sólo se emparcha y no se hacen las obras que deben hacerse, ellos no lo sufren.

Enfermarse y hacerse atender en un hospital que no tiene insumos, después de hacer horas de cola para pedir turno en la madrugada y conseguirlo para meses después, ellos no lo sufren. Mandar a sus hijos a escuelas con paredes derruidas o techos a punto de caer, sin calefacción en invierno ni refrigeración en verano, ellos no lo sufren. Ellos no tienen problema para acceder a la canasta familiar, la que superan largamente sus dietas. No tienen problema en acceder a una vivienda más que digna (más bien fastuosa), y en barrios cada vez más aislados y lejanos de los conglomerados donde la inseguridad, provocada por ellos, no es una sensación sino una realidad palpable.

Estas cosas pasan “A PESAR” DE QUE CLARÍN O CUALQUIER “CORPO” LAS DIFUNDA. Y el pueblo las sufre, mientras “ellos” no “Ella” (y “Él”) lo hicieron posible, y se tardará décadas en repararlo. Por eso nadie puede sorprenderse si "la gente" sale a la calle por cientos de miles, para gritar su descontento Porque en el "País de la Maravillas" que discursea Cristina Fernández viven solo ella y los cortesanos.

Gustavo Robles
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.