CRUZADA CONTRA EL HAMBRE - RHP


Desde México
27/Enero/2013


Cruzada Contra el Hambre
Rodrigo Huerta Pegueros

El estado de Guerrero es pionero de esta cruzada contra el hambre que ahora lo han convertido en un programa nacional,  mismo que fue puesto en marcha el pasado lunes por el presidente Enrique Peña Nieto, en el mítico estado de Chiapas, uno de los tres más pobres del país (compartiendo estrado con Guerrero y Oaxaca)  y en donde también están en forma destacada los municipios más pobres de América Latina y por ende, sus pobladores tienen severas dificultades para poder llevarse el pan a la boca y por consecuencia su población infantil registran los más altos niveles de desnutrición lo que también se pretende combatir en el programa federal, mismo que operará desde la Secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga.

En un evento inusual, donde se dice acudieron poco más de 20 mil indígenas de la región, el presidente Peña insistió en la necesidad de atender las necesidades más elementales de poco más de 7.4 millones de mexicanos (de una población cercana a los 114 millones) quienes habitan en poco más de 400 municipios de diversas entidades, según registra en su evaluación el CONEVAL y el INEGI. Indiscutiblemente Guerrero será atendido en más de cuatro de las siete regiones en que está dividido y particularmente los municipios enclavados en las regiones de la Montaña, Costa Grande, Costa Chica, zona Centro y algunos de la tierra caliente y colonias paupérrimas de municipios importantes como Acapulco y Zihuatanejo, en donde también se registran los niveles más altos de analfabetismo.

Lo destacado de la cruzada nacional contra el hambre, es que, el programa no será asistencialista sino más bien de apoyo y solidaridad con los marginados a quienes se les incluirá en acciones que tienen que ver con la productividad a fin de que en poco tiempo puedan salir de la situación deplorable en que se encuentran. Mucho énfasis hizo el presidente Peña sobre la necesidad de coordinarse la federación con los otros niveles de gobierno, esto es, con los estados y municipios, para que en una conjunción de esfuerzos se pueda lograr avanzar más rápido y se pueda evaluar las acciones para corroborar que lo invertido está dando resultados positivos, pues hasta ahora, reclamó, mucho se ha invertido en el combate a la pobreza y se han duplicado presupuestos, pero muy pocos resultados positivos han dado estos programas.

Y cuando el evento contra el hambre se estaba anunciando en Chiapas, en el estado de Guerrero el gobernador del estado, Ángel Heladio Aguirre Rivero realizaba una gira por la región de la costa chica a fin de atender la demanda de los pobladores de esa zona quienes en forma por demás preocupante y alarmante han realizado actos de autodefensa armada para enfrentar a los delincuentes y a los del crimen organizado ante la incapacidad del gobierno estatal de ofertarles seguridad pública y protección a la ciudadanía. Seguramente el problema de la inseguridad pública en esta entidad no es menor, pero no por ello se debe desatender otros programas importantes como es el de la cruzada contra el hambre, sobre todo cuando se tienen los números de personas y localidades donde están asentados estos núcleos de población que sufren de hambruna, de desnutrición crónica y de falta de apoyo y solidaridad de parte del gobierno para sobrevivir a estas circunstancias tan trágicas.
Al gobernador Aguirre le pasó de noche la puesta en marcha de la cruzada nacional contra el hambre y ojalá no le pase de noche también su participación en el diseño y aplicación de los programas para atender esta población marginada y con hambre, pues esto si no se lo perdonarían los pobres más pobres de México y que se localizan en Guerrero. Desde luego que el problema de la inseguridad pública va en aumento y así se puede leer con la actuación de poblados, comunidades y municipios que se han levantado en armas para defender sus propios intereses. El gobernador Aguirre solo se ha dedicado a entregar enseres y no a ir al fondo del asunto que es la recuperación del poder público el cual cada día se le ha ido minando y no sabemos si los legisladores federales y locales puedan hacer un juicio al respecto para conocer en qué punto se encuentra la gobernabilidad en esta entidad.

Ya el senador Armando Ríos Piter ha dicho que hay serios problemas en Guerrero y lo ha calificado como un ‘estado fallido’ en materia de seguridad pública, lo cual no solo debemos verlo como una evidencia de que de seguir esta situación pueden afectar el funcionamiento de las instituciones las cuales cada vez se convierten en líquidas y por lo tanto disfuncionales. Veamos si no es preocupante que en una entidad como la nuestra se mezclen inseguridad y hambruna, lo que produce irremediablemente un coctel explosivo y un caldo de cultivo para aquellos grupos radicales que no se han olvidado de que los rezagos históricos han sido pospuestos y que la justicia no ha llegado y mucho menos que se haya atendido al ser humano como prioridad en un gobierno que se jacta de progresista y hasta de izquierda.

De seguir la tendencia igual y no frenar a los pueblos de que se alcen en armas, una gran sorpresa puede darse en Guerrero, donde la tradición de lucha no ha mermado nunca y donde los soñadores y utópicos se cuecen a parte y se multiplican. Olvidar esos mínimos detalles sería irresponsable. Luego entonces, el gobierno estatal debe ponerse a trabajar en lo prioritario y devolver la legalidad a los pueblos hoy sublevados y no darles mayores esperanzas de querer transformarse en algo así como territorios libres similares a los que existen en el estado de Chiapas, donde hoy día el subcomandante Marcos ha vuelto a sus andadas y ha vuelto a poner el dedo en la llaga al desenmascarar a los dueños del poder público en México.

Comentarios:
observar@gmail.com
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.