LOS BRICS APUESTAN POR EL SUR - CFS

Desde Agcia. Noticias
27/Mayo/2013

Los BRICS apuestan por el Sur
Claudia Fonseca Sosa

El naciente Banco BRICS podría marcar el punto de inflexión en el objetivo estratégico de las mayores economías emergentes del planeta de impulsar el desarrollo del Sur y democratizar las instituciones de gobernanza global.

Cuando el economista de Goldman Sachs, Jim O’Neill, acuñó el término BRICS para referirse al grupo de las cinco naciones emergentes con mayores posibilidades de desarrollo, buena parte de las instituciones financieras del planeta no calculaban el impacto que Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica llegarían a tener en el orden económico global que ahora amenazan con subvertir, para bien.

El grupo BRICS posee más de la mitad de las reservas de divisas del mundo —incluido el oro— y aporta el 21 % del PIB global. En la declaración final de la recién concluida Cumbre de Durban, los jefes de Estado y Gobierno de los BRICS anunciaron la creación de un banco propio que actuaría como defensor y garante de los intereses de los países en desarrollo.

La nueva entidad financiera —destinada a invertir en proyectos de infraestructura y desarrollo sostenible para sus integrantes y otras naciones— podría marcar un punto de inflexión en el objetivo estratégico de los BRICS de impulsar el creciente peso económico del Sur para democratizar las instituciones de gobernanza global y desafiar la hegemonía del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

No obstante, los BRICS aún deben ponerse de acuerdo sobre la suma que cada país aportará al capital inicial, que según estimaciones de expertos podría ascender hasta 50 mil millones de dólares.
En la anterior cumbre de Nueva Delhi, los BRICS ya habían solicitado una reforma de los gemelos occidentales de Bretton Woods (FMI y BM), excesivamente controlados por Estados Unidos y Europa.

Igualmente, desde junio del 2012, cada una de estas economías ya había encomendado a sus ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales estudiar la posibilidad de construir una red de seguridad financiera con vistas a crear un Acuerdo de Reserva Contingente del grupo BRICS. Este tema fue retomado ahora en la cita anual del bloque, que en su conjunto posee más de la mitad de las reservas de divisas del mundo —incluido el oro— y aporta el 21 % del Producto Interno Bruto (PIB) global.

Otros convenios firmados entre las naciones emergentes más pobladas del planeta comprenden la complementariedad, transferencia tecnológica y cooperación en el desarrollo de habilidades, la manufactura y la industrialización. Destaca, asimismo, la inversión en estructuras de "economía verde", es decir, poco contaminantes; un aspecto que para desgracia del planeta no le preocupó a ninguna de las potencias occidentales que hoy conocemos durante sus revoluciones industriales.
Más allá de los acuerdos alcanzados en la esfera económica, el grupo de los BRICS —que tiene ocupados dos asientos permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU (Rusia y China)— también se pronunció por el derecho de los pueblos a su libre autodeterminación y en rechazo a la militarización del conflicto en Siria, promovida por Estados Unidos y sus aliados. Reconocieron, además, el derecho de Irán al uso pacífico de la energía nuclear e instaron a disipar cualquier duda al respecto mediante el diálogo, no la guerra.

Y es que "la disposición de los países del grupo de los BRICS a ofrecer sus propias nuevas iniciativas de desarrollo e ideas políticas es una clara señal del cambiante panorama mundial", afirma Helen Clark, administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

A una década de creado el grupo, la ONU ha certificado que su desempeño contribuye al desarrollo del Sur a través del comercio, las inversiones y la asistencia bilateral. En Latinoamérica y África, han establecido nexos políticos y económicos muy fuertes, llegando a desplazar a Estados Unidos y a otras potencias del Viejo Continente, para convertirse en los principales socios de muchos de estos países.

Coincidiendo con el analista Pepe Escobar, la creación del Banco BRICS "supondrá el principio del fin del actual sistema de gestión monetaria". "Una alternativa al BM y al FMI es absolutamente esencial, esto es el inicio del fin del sistema de Bretton Woods y debe ser apoyado por los posteriores BRICS", subraya el también corresponsal de Asia Times.


"Las placas tectónicas de la geopolítica y la geoeconomía están cambiando, y ya no son más atlantistas", destaca Escobar para luego enfatizar en que se trata del "surgimiento, la reaparición del Sur", que "ha comenzado a organizarse".
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.