URGEN MEDIDAS POLÍTICAS CONTUNDENTES - CRR

Desde Guerrero, México
12/Diciembre/2014


Urgen Medidas Políticas Contundentes
Carlos Reyes Romero

Las ideas de libertad son como olas en el océano, pero cuando son producidas por una inconformidad social se convierten en tsunamis.
Del pensamiento masónico

La decisión del gobierno de liberar a los 11 detenidos el 20 de noviembre pasado, pone de relieve la singular situación en que se adentra el país, donde amplios sectores de todas las clases sociales, incluidos los empresarios y las fuerzas armadas, están hartos de la inseguridad, la impunidad y el contubernio de autoridades, policías y criminales y se niegan a continuar gobernados como hasta ahora y, por otra parte, el gobierno, en sus tres órdenes, tampoco puede seguir gobernando de la manera como lo ha venido haciendo.

Las soluciones represivas pierden eficacia y se agotan cuando sólo sirven para acrecentar la inconformidad social, cuando convierten las olas en tsunamis. Urgen soluciones y acuerdos políticos de fondo que le permitan al país retomar el rumbo de la transición democrática y poner en plena vigencia la sujeción de los gobernantes y los gobernados a leyes justas.

El Decálogo propuesto por el presidente Peña Nieto, el 27 de noviembre, es limitado e insuficiente porque está diseñado bajo la visión de cambiar para que en realidad nada cambie, maniobra a la cual se recurre cuando el malestar social amenaza convertirse en avalancha.

Son cinco las medidas aceptables de Enrique Peña Nieto, la cuarta: establecer un número de teléfono único para emergencias a nivel nacional; la quinta: establecer la clave única de identidad; la sexta: realizar un operativo especial en la región conocida como Tierra Caliente (Guerrero, Michoacán y Edomex); la octava: fortalecer y poner al día los instrumentos para proteger los derechos humanos, para que en casos de tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial, las investigaciones sean oportunas, exhaustivas e imparciales; y la décima: establecer un portal de información sobre los proveedores y contratistas de toda la administración pública federal.

Según Peña Nieto estas medidas tienen como objeto fundamental fortalecer el Estado de Derecho en México, pero lo insuficiente de las restantes cinco medidas no permitirá que se logre bien este propósito. Veamos.

Primera medida. Iniciativa de reforma constitucional para expedir la Ley Contra la Infiltración del Crimen Organizado en las Autoridades Municipales. ¿Por qué sólo en el ámbito municipal, cuando es bien sabido ˗y con Iguala se ha puesto plenamente de relieve˗ que la infiltración del crimen organizado abarca también al gobierno federal y a los de los estados y que existen indicios suficientes de su penetración en los poderes Legislativo y Judicial?

Para que esta medida pueda ser realmente efectiva y eficaz debe orientarse a blindar a todos los poderes públicos de los tres órdenes de gobierno contra la infiltración del crimen organizado. Esa sí sería una decisión audaz y firme.

Segunda medida. Iniciativa de reforma constitucional que redefina y dé claridad a todo el sistema de competencias en materia penal.

El presidente afirma que hay “un complejo sistema de competencias penales, que genera dispersión de responsabilidades, confusión en la aplicación de la ley y, lo más grave, impunidad”; lo cual es cierto.

Pero no dice nada acerca de la necesidad de otorgar a los mexicanos el derecho de acudir directamente ante un juez en demanda de justicia penal, ni de limitar el monopolio del ministerio público para el ejercicio de la acción penal a los delitos que se persiguen de oficio, ni de imponerle la obligación de defender y garantizar los derechos de las víctimas y la reparación del daño, aunque éstas hayan presentado directamente su denuncia ante un juez.

Tercera medida. La creación obligatoria de Policías Estatales Únicas. Hace ya varios lustros que el mando de todas las policías del país está en manos de oficiales del ejército. Las fuerzas armadas conocen perfectamente las redes del crimen organizado, sus zonas de influencia, estructuras y mandos, pero se les impide actuar con efectividad; sus acciones son selectivas y políticamente condicionadas.

Esto ha generado un profundo descontento al seno de las fuerzas armadas, porque las limitaciones y prohibiciones que les imponen los gobernantes, impiden o limitan el real y efectivo combate al crimen organizado.

Para una mayor y mejor seguridad y justicia hay que dotar a todas las policías estatales y de proximidad de la facultad para consignar directamente ante un juez a los presuntos delincuentes, de otra manera carecen de la herramienta principal para su labor. Por otra parte, el mayor gasto presupuestal destinado en los últimos lustros a seguridad y justicia, no ha sido acompañado de mayor eficacia ni de mejores resultados.

Séptima medida. Impulsar acciones y reformas adicionales para hacer efectivo el derecho humano a la justicia.

Propósito loable, pero para lograrlo hace falta descentralizar la impartición de justicia y acabar con la corrupción del ministerio público; devolver a los Ayuntamientos la facultad de perseguir y sancionar delitos y a los pueblos y comunidades el ejercicio directo de la seguridad y la justicia como lo preceptuaba originalmente el artículo 20 constitucional.

Debe establecerse como principio fundamental del sistema judicial el logro de la justicia y no sólo el debido proceso, porque esta confusión prohíja mucha impunidad.

Novena medida. Promover la pronta aprobación de diversas leyes y reformas en materia de combate a la corrupción. Medida necesaria y urgente, pero a la vez es la más insuficiente de todas.

No basta tener buenas leyes. Se requiere ante todo de voluntad política y de instrumentos capaces de garantizar su recta y efectiva aplicación. Urge un acuerdo de todas las fuerzas políticas y un Consejo de Estado, que garanticen honestidad pública, cero tolerancia al delito y a la impunidad, fin a la colusión gubernamental y policíaca con el crimen organizado y blindaje y limpieza efectiva del sistema electoral.

Hay que concluir la reforma del sistema de inmunidad constitucional para los servidores públicos, a fin de que éstos puedan ser sujetos de responsabilidad penal sin necesidad de desafuero. Hay que acabar con el solapamiento y la impunidad de quienes desde los cargos públicos trasgreden la Ley.

Nuestros gobernantes deben entender que es la hora de cambiar y hacerlo con celeridad y eficacia, sino queremos que el país se nos vaya de las manos. Las medias tintas y las soluciones limitadas sólo acrecientan el encono social e imposibilitan la paz y la concordia. México tiene derecho a otro destino.


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.