DE LA ABUNDANCIA A LA ESCASEZ - BPL

Desde Brasil
29/Julio/2013


De La Abundancia A La Escasez
Bruno Peron Loureiro

El brasilero nace en un país de abundancia, pero contradictoriamente crece en la escasez. Vive un conflicto íntimo-social entre la esperanza y la mezquindad. La primera viene de la intuición de vivir en un país de riquezas naturales exuberantes y alegrías contagiosas, mientras que la segunda justifica el endeudamiento de las elites egoístas por no repartir su plato de abundancia. El resultado de este conflicto no podría ser otro que la desconfianza, la inseguridad y la protesta.

Más que el despertar de un gigante, digo que Brasil desafía sus propios fantasmas históricos.

Algunos efectos son sugestivos. El aumento de las tarifas de autobús en varias capitales brasileras motivó protestas de sus usuarios en Porto Alegre, Natal, Salvador, Goiânia, Río de Janeiro y San Pablo. Menciono solamente algunas ciudades dónde las protestas tuvieron repercusión en la prensa nacional, aunque el aumento haya ocurrido en varias otras ciudades también. La prioridad sobre el uso del automóvil y el desuso del transporte colectivo es evidente en Brasil. El gobierno federal intenta encubrir esta situación a través del Plan Nacional de Movilidad Urbana.

Hubo también manifestaciones contra la política de desalojos, despojo de tierras y uso de dinero público en el financiamiento de construcciones y reformas en bruto para los eventos deportivos venideros. Una de esas manifestaciones es el movimiento “¿Copa para quién?” en Brasilia. Los políticos dijeron que los manifestantes que quemaron neumáticos y pararon el tránsito en el Eje Monumental están interesados en perjudicar la imagen de Brasil a través de las protestas contrarias a la Copa del Mundo y las Olimpíadas, sin embargo en una perspectiva bien diferente digo que hay brasileros preocupados en difundir la imagen fiel y verdadera de la escasez del país.

El Brasil no es el país del fútbol, como muchos pensaban, pero es el país de los grandes negocios. Están los que lo predicen en el papel de Nueva América (título nobiliario que se dieron los Estados Unidos a falta de una terminología más arrogante). Así junto a las piezas del rompecabezas tupinica para ofrecer una explicación de cómo el Brasil juega con la abundancia y la escasez, sin que el árbitro de este juego estipule las reglas de actuación del Estado y del mercado.

La tónica gubernamental y de la Red Globo es el crecimiento económico y la necesidad de invertir en infraestructura portuaria (principalmente en Paranaguá y Santos) debido al registro de  acumulación de granos de soya en los puertos a la espera de exportación. Esperan que el pueblo brasilero conmemore el aumento de las exportaciones. Mientras tanto los productores en el interior del país expanden su cultivo de soya de baja sustentabilidad ambiental, masacran indígenas y engañan al pueblo brasilero con la inseguridad alimentaria. El aumento de las exportaciones de unos pocos productos de ese tipo reduce el cultivo de alimentos básicos, que encarecen y faltan en la mesa de los brasileros.

Bienaventurado será aquel que haga buen uso del sincretismo de las costumbres e ideas que el Brasil hereda de muchas civilizaciones. A pesar de la imposibilidad de consenso, nuestra abundancia está no sólo en los frutos pródigos de la naturaleza, sino también en la convergencia de diversidad, que conforma el ser brasilero y lo transforma como el advenimiento de otras matrices civilizatorias.

Nuestra abundancia a veces alimenta el desperdicio de los más fuertes y perpetúa la escasez de los más débiles. En esta relación desigual de fuerzas, los descontentos ganan entusiasmo por dar fe de la energía de la convergencia de la diversidad, y la entienden a su favor. Solo así recuperaremos el encanto en Brasil quitándolo de las manos de las elites impostoras, mendaces y depredadoras.

El sufrimiento de nuestro pueblo no puede convertirse en un “Tour entre favelas” o en breve en paquetes turísticos deportivos. No se juega con la imagen de abundancia y la discreción de la escasez. Todo brasilero tiene derecho a protestar –como ha ocurrido en todo el país por varios motivos– sin que se les disparen balas de goma o gases lacrimógenos como si fueran criminales.

La dialéctica entre abundancia y escasez muestra que el país cambiará desde adentro y no desde afuera.

http://www.brunoperon.com.br

                                                                                                 Publicación Barómetro  01-07-13
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado. Gracias. barometrointernacional@gmail.com


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.