LA POLÍTICA EN TIEMPOS DEL NARCO - FPM

25/Abril/2014
Desde México, Gro.                       


LA POLÍTICA EN TIEMPOS DEL NARCO
Fernando Pineda Ménez

Si no lo sabíamos de cierto era relativamente fácil de imaginar que para existir, desarrollarse y contaminar, el narco requiere de contactos, muchos contactos, de todo tipo y a todos los niveles. Sin esas complicidades nada más no. Lo grave es que los argumentos empleados suelen ser harto convincentes: dinero o plomo, con el riesgo además, de llevarse a la familia misma en esas andanzas. Por eso siguen vivos cientos de funcionarios que mejor se acomodan a los nuevos tiempos.

Desde luego, decirlo así, de tan fría manera no refleja para nada el drama que ello conlleva. Jefes de policía, aduaneros, vigilantes de aeropuertos, integrantes de los cuerpos de seguridad y mandos del Ejército hasta llegar a los generales mismos. Y que no se hagan como que la virgen les habla porque si bien después de un año presos los jueces determinaron que algunos de ellos, de los de hasta arriba, quedaran libres dizque por falta de pruebas, lo cierto es que al menos aquí en Guerrero conocimos a uno de ellos: Acosta Chaparro, un desalmado asesino, hampón con grado de General, vicioso y arbitrario que si no era el jefe de alguna de esas  mafias, sí andaba hasta las manitas.

Hoy nos escandalizamos porque el narco cooptó al exgobernador de Michoacán, como antes al de Quintana Roo, quien sigue en la cárcel o el ex de Tamaulipas, Yarrington, prófugo de la justicia. ¿Se imaginan cuántos ríos de dinero corrieron en Cuernavaca, en Sinaloa, Nuevo León, Veracruz, Sonora, por todas partes, hasta llegar al grado brutal de contaminación en que hoy nos encontramos. Un cáncer que avanza inexorablemente.

El pobre hombre que se sacó la rifa del tigre siendo Presidente Municipal de Cuetzala, un humilde municipio a orillas del  Balsas, no se la va a acabar porque a falta de culpables en serio, de los que a diario ordenan crímenes y ejecuciones, por ejemplo en Acapulco y nunca nadie sabe nada ni por supuesto jamás arrestan a nadie, me refiero a los grandes tiburones, el de Cuetzala es un simple charalito. Imagínense si podía resistir la visita de esos señores. No lo exculpo. Simplemente intento explicarme la situación.

Tendremos que acostumbrarnos a convivir con esas noticias. A medida en que salga la podredumbre nuestra capacidad de asombro se pondrá prueba. Todavía no hemos visto nada porque los imperios económicos forjados al trasiego de las drogas son muchos e insospechados: bancos, casas de préstamo que hoy pululan, consorcios industriales, cadenas comerciales. ¿De quién serán los apabullantes edificios que se construyen como si nada por doquier? ¿Y pasaron por el rumbo de Santa Fe, de Polanco? Fortunas que surgen de la noche a la mañana. Ni la imaginación más fértil puede abarcar las posibilidades.

Ojalá que nunca llegue la resignación. Por eso me gustó el grito de Peña Nieto: cueste lo que cueste, prometiéndoles paz y tranquilidad, seguridad a los michoacanos. Puede ser que ahí se quede, en la sola intención y no pase nada, pero ese cueste lo que cueste debería ser la determinación en todo el territorio nacional. Si por ejemplo, se van a invertir miles de millones en Guerrero según nos anunció hace días el súper Secretario de Hacienda, ¿estarán tomando en cuenta el rescate de nuestra juventud? ¿La generación de empleos?


Más les vale porque al paso que vamos al intentar meter en la cárcel a los malos, ¿quedará alguien afuera para cerrar la puerta?
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.