CREEMOS QUE NO ES CONTRA NOSOTROS - BPL

Desde Brasil
20/Septiembre/2014


Creemos que no es con nosotros
Bruno Peron Loureiro

Algunas voces sinceras dicen que uno de los motivos por los que Estados Unidos no ratificó el Protocolo de Kioto (que prescribe metas de reducción de los gases que perjudican el medio ambiente) es su recelo a perjudicar algunos de los sectores de su economía. Tal vez se refieran a las industrias estadounidenses que poluyen el aire, el agua y el suelo. Por analogía es posible deducir que el Brasil no termina con la deforestación de una vez por todas a causa de la expansión descontrolada de la agricultura y la pecuaria en el interior.

Mientras tanto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró recientemente que esos sectores agrícolas y pecuarios en Brasil encontraron maneras de prosperar sin deforestar. Este ritmo de sustentabilidad se une al elogio de la ONU durante una reunión sobre cambios climáticos el 5 de junio de 2014, a los esfuerzos de Brasil en el combate a a la deforestación y en la reducción de la emisión de los gases que causan el efecto invernadero.

Brasil es un caso emblemático para la ONU debido a la colosal extensión de la Amazonia y del papel “emergente” que algunos liderazgos brasileros creen que el país tiene en las relaciones internacionales. La ONU comparó el caso de Brasil con el de los países africanos, asiáticos y sudamericanos.

Es verdad que algunas situaciones de deforestación se deben a cambios climáticos que prolongan los períodos de sequía. En Brasil sin embargo está claro que nuestra deforestación tiene origen en un modelo de desarrollo económico corrosivo y predador. Sustentabilidad es una ropa nueva que esconde un cuerpo sucio. De este modo, los que más hablan de sustentabilidad son los que menos hacen para conseguirla.

El pronunciamiento de la ONU de que la intensidad de la deforestación en Brasil ha disminuido es alentador, pero digo que el escenario ambiental todavía es preocupantemente grave en este país. Extensos bosques se transforman en parcelas para la agricultura y pasturas para la pecuaria. Pero no por un acto de magia. Luego, la disminución del ritmo de deforestación no es una invitación a celebrar, porque los árboles continúan siendo derribados.
No hay duda que dos medidas gubernamentales han tenido efectos positivos: demarcación de tierras de protección ambiental y punición a las empresas que deforestan  para explotar tales áreas. Las advertencias, leyes y medidas del gobierno fortalecen, pero dependen también de la aprobación de empresarios y neo-bandeirantes.

Es necesario que los brasileros nos desarrollemos con todo el respeto a la naturaleza y al prójimo. Y no sólo porque la ONU se pronunció o por el mensaje de algún otro organismo internacional es que Brasil sigue los Twits del desarrollo. Basta observar que más desechamos de lo que reponemos, pocas ciudades brasileras tienen planes de reciclaje de residuos y nuestras metrópolis se expanden con muy poca arborización.

Tenemos así santuarios forestales vírgenes por un lado, y zonas urbanas sedientas de expansión descontrolada por otro. El encuentro entre estas dos entidades (la natural y la humana) más tarde o más temprano ocurre a partir de una sustentabilidad fraudulenta.

Por fin, aprovecho para finalizar este artículo recordando al lector que el Brasil se impone metas ambiciosas. Una de ellas es reducir la deforestación en un 80% en los próximos seis años. Los bosques suspiran de alivio. La ONU se regocija. Los agricultores pecuaristas son acorralados contra la pared. Y nosotros, medio-ciudadanos creemos que no es con nosotros.

http://www.brunoperon.com.br

                                                                                                 Publicación Barómetro  30-06-14
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. internacional.barometro@gmail.com



LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.