OMAR TORRIJOS Y LA HISTORIA - MON



Desde Panamá
11/Diciembre/2015


Omar Torrijos Y La Historia
Manuel Orestes Nieto

No sólo es uno de los panameños más notables de la historia de Panamá, sino que su aporte a la construcción de la nación panameña, a la destrucción del colonialismo con su ofensiva ocupación militar extranjera en nuestro país y en consecuencia cristalizar la integración territorial y soberana- se concretó con la posesión panameña del Canal y en la independencia misma. 

Antes del cumplimiento de los Tratados Torrijos-Carter no éramos un estado libre sino una república físicamente herida en el centro de su territorio y subyugada a la potencia imperial.  Con Torrijos, las luchas eslabonadas de generaciones, la dignidad, la sangre, el martirio, los patriotas, reivindicaron al fin y con éxito nuestros derechos legítimos sobre la ruta interoceánica. 

Esa acumulación histórica fue abanderada con lucidez brillante y guía certera por el general Omar Torrijos, de modo que todo un pueblo pudo después de casi cien años dejar atrás la vergüenza mediante la victoria de la dignidad.  Esta es una realidad sin mancha que tiene que enorgullecernos.

Torrijos es artífice principal de esta epopeya de la nación y de haber convocado la fuerza moral y popular para lograr el objetivo. Lideró como nadie la creativa jornada de complejas negociaciones que desembocaron en los acuerdos canaleros sin que se derramara más sangre.  Hasta sus más acérrimos enemigos reconocen y no pueden tapar esta conquista y la dimensión mundial que alcanzaron sus empeños y entrega hasta el día sospechoso de su muerte hace 34 años.

La reciente emisión televisiva de una especie de registro documental sobre el general Torrijos, incluida en el serial "Grandes panameños", adolece de un muy empobrecido y hueco guión, con un enfoque escamoteador de los grandes temas que animaron la vida de Torrijos, reductivo, anecdótico y evidentemente vacío de importantes hechos vividas como los que vivió Panamá, en la fragua intensa de su liberación y en su superación colectiva para dejar de ser una caricatura de país como el que una vez fuimos y ser una nación completa.

Ese general "en su laberinto" es, a mi juicio, un personaje perfilado en este documental con sesgos y afirmaciones especulativas que desdibujan al hombre que tanto ennobleció a nuestro país, tanto por el significado y consecuencias favorables que implicó la desaparición de la colonia como por su práctica política y de estadista por hacer un país equitativo y justo.

Es en extremo curioso, por no decir sorprendente, que Telemetro con propietarios que no solo conocieron en profundidad el valor histórico de Torrijos sino que fueron hasta protagonistas de esas jornadas negociadoras y de gobierno, hayan sido tan veniales y superfluos al sacar al aire esta producción asombrosamente chata y enana respecto al tamaño del gigante que fue Omar Torrijos y la obra que nos legó.

A estas alturas, tengo serias dudas de la inocencia del tratamiento dado al personaje y del hilo conductor del propio video documental.

Fallida es la asociación artificial del propio título a la novela de Gabriel García Márquez, cuya narrativa se concentra en el final infame e inmerecido de Bolivar. Precisamente el escritor colombiano y que sí conoció a Omar por la excepcional amistad que les unió, tuvo la certeza de decirnos que Torrijos era una potencia humana que comparada con los seres del reino animal era como una mezcla de mula y tigre.  Mal pudiese quien trajo tanta luz a nuestra historia dar vueltas atrapado en un laberinto, que -recordemos- a su vez alude al mito griego más crudo del abominable minotauro  

En definitiva, decepcionante, no por nuestra adhesión al ideario torrijista, ni porque esperara un video laudatorio que Torrijos no necesita, sino porque lo que Omar dejó en nuestra historia, a la que entró precisamente como el dirigente de mayor dimensión y trascendencia, merecerá siempre el afecto, la gratitud, el respeto y el sitial ejemplar por lo que nos dio, incluyendo su vida.  Y tratarlo en la superficie y no en su rica dimensión, deja algo más que un mal sabor.

Vale considerar estrictamente que cuando de la historia y la memoria se trata para que sirva para edificar el presente y los años futuros, hay que tener cuidado y responsabilidad extremas, sin manipulación, con veracidad, con la escritura fiel de la realidad y no la sutil y ladina versión interesada o sencillamente, la mentira.

Un documental minimalista que reduce las voluntades populares por el derecho a ejercer la soberanía total.

Vanguardia Torrijista

Nuestro movimiento, inspirado en el proyecto de liberación del comandante Omar Torrijos Herrera, está en la obligación de responder a los intentos de distorsionar la verdad histórica, elaborados a partir de documentales con un marcado sesgo político para tratar de convencer a la población de que la lucha por la recuperación del Canal de Panamá se produjo con vacíos ideológicos y sin la activa participación popular y el apoyo de la comunidad internacional, activa y militante.

El más reciente ejemplo de esa distorsión de hechos puede ser identificado en las imágenes y entrevistas incorporadas en el documental “Omar Torrijos: el general en su laberinto”, transmitido por la televisora Telemetro. Allí, el jefe militar y estadista es descrito como un “hombre deprimido” en una etapa crucial en la que Panamá se empinó para ganar autoridad, respeto y capacidad negociador ante la principal potencia del mundo: Estados Unidos. El mensaje reduce a una expresión minimalista el tesoro de voluntades populares por el derecho a ejercer la soberanía total.

Las filmaciones que alimentan el documental excluyen la participación de los dirigentes de la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), como Rómulo Bethancourt, Roberto Gómez (+), Mario Panther (+) y José Dídimo Escobar, así como de líderes de centrales sindicales y de la Confederación Nacional de Asentamientos Campesinos (CONAC), quienes contribuyeron a forjar una conciencia nacional a favor de la recuperación de la Zona del Canal, un territorio conculcado de 1.432 kilómetros cuadrados.

También desconoce los aportes de patriotas panameños, residentes en distintas ciudades de Estados Unidos quienes contribuyeron, a la movilización de nuestra comunidad y a la solidaridad de decenas de estadounidenses, durante el proceso de negociación  de los Tratados Torrijos-Carter.  El documental desconoce el lobby ante el Congreso y el Senado, durante el proceso de ratificación, de hombres y mujeres como Cirilo McSween (+), Cinthya Brown Franklin (+) y Carlos Russel entre otros.

Omar Torrijos jamás estuvo atrapado en algún laberinto. Caminó junto a un pueblo organizado para reivindicar un territorio usurpado y poner fecha de cumpleaños al desmantelamiento de las 16 bases y sitio de defensa estadounidenses que apuntaban sus cañones contra Latinoamérica y el Caribe. Desconocer esa realidad en forma consciente o inconsciente, no ayuda a la población panameña a reflexionar sobre su pasado, presente y futuro, en circunstancias en que aumentan las presiones internacionales para ejercer dominio sobre las áreas canaleras incorporadas a la jurisdicción nacional.

Es notorio el intento de hacer desaparecer de las nuevas generaciones los ejemplos de sacrificio, el papel protagónico de las comunidades afrodescendientes, indígenas y agrarias en el diseño de un modelo de consulta y toma de decisiones colectivas. No en vano el material audiovisual descarta a los mártires y las escenas en las que el pueblo avanza en las calles con la bandera tricolor en alto para concurrir a una cita con la historia de luchas soberanas y trazar la ruta para levantar a una juventud sin temores ni angustias.

Debido a los hechos señalados, instamos a todos los sectores a mantener una conciencia crítica, vigilante y patriótica, y a no dejarse sorprender con la entrega de videos y filmaciones presuntamente independientes y educativas, pero sin objetivos unificadores, que desestiman el valor de la acumulación social y el papel del pueblo y sus líderes en la construcción de un país digno, justo y con proyecciones democráticas y participativas.

¡OMAR VIVE!

Cordiales Saludos Torrijistas
Movimiento de Bases Torrijistas [MOBAT]
Coordinación Nacional

LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.