ÁNGEL DESARMADO -FPM

Desde México
27/Mayo/2013


Ángel Desarmado
Fernando Pineda Ménez

Llegamos a un punto crítico, de inflexión. El movimiento magisterial reacio a la Reforma Educativa ha rebasado todos los cauces: al Gobernador, al Congreso, a las dirigencias de los partidos, a la SEG, al SNTE, a los mismos dirigentes de mismos maestros quienes ya no pueden ni quieren frenarlo. No se imaginan, Minervino y Gonzalo, cómo decirles a los maestros movilizados y a los no maestros, a los infiltrados y a los aliados, que siempre no, que se regresen por donde vinieron. Los linchan si así lo hacen por eso ni soñarlo.

Pero algo se debe hacer, la bola de nieve está incontenible máxime si, como se ha visto en estas semanas va in crescendo y ni la represión ni las amenazan la frena. Más lo lamentable es que el Gobernador no tenga propuesta, que convoque al diálogo sin tener clara idea de lo que puede y lo que no, de lo que pretende. En esas circunstancias sin armas para el combate, sin planes A, B, C, de inmediato los otros lo ponen de espaldas a la pared sin que nadie de su equipo acuda en su auxilio. Sin que la dirigencia del PRD, su partido, sin que sus asesores arrojen luz. Se camina entonces a oscuras, dando tumbos, en círculos concéntricos como una culebra que se muerde la cola y pretende correr. El resultado es que la inestabilidad asoma ya medio cuerpo si es que no cuerpo entero. Mal para todos.

Porque al parecer nadie ha asimilado en toda su dimensión que la Reforma Educativa no sólo es urgente sino necesaria, que es una de las columnas principales de este este gobierno y por lo tanto es irreversible no es negociable. Si así lo hiciera Peña Nieto se hace el Hara Kiri por eso no está dispuesto a dar ni un solo paso hacia atrás, por pequeño que sea. Mostraría inseguridad, debilidad, inoperancia, mediocridad, improvisación, ineficiencia. En otras palabras, haría el ridículo. Por lo tanto no va a ceder por más maestros que se sumen, por más escuelas que cierren. Sabe que cuenta con la opinión pública nacional a su favor.

Si esto es así, como así es, y Peña Nieto no cederá un ápice, la salida al conflicto aquí en Guerrero al menos no está en ofrecerles a los maestros cambios en las cláusulas o en las formulaciones de la ley. Nadie puede garantizar nada, porque al final tuvo que darse atole con el dedo y los maestros lo saben. Tampoco la represión ayuda. Se trata de buscar una salida política, posible, negociable, viable y a esta conclusión debe llegarse ya, el tiempo se agota y sólo falta un empujoncito para precipitar el drama que se desarrolla ante nuestros ojos: la caída del gobierno, la salida poco airosa de don Ángel y los maestros de regreso a las escuelas con las manos vacías porque el desconocimiento de poderes no era la demanda original, ni la que le interesa finalmente al movimiento.

El 15 de Mayo se aproxima, fecha propicia para llegar a acuerdos. ¿Estarían interesados los maestros en la creación inmediata de la Subsecretaría de Educación Indígena? ¿En el anuncio de un aumento substancial a sus salarios y bonos promocionales conforme avancen en estudios y antigüedad? ¿En evaluaciones en su propio idioma, en el caso de los maestros bilingües? ¿En la creación de un Instituto de Evaluación Estatal paralelo al Nacional? ¿En el compromiso del gobierno, el Gobernador a la cabeza, para luchar por más escuelas de tiempo completo? ¿En una ampliación sustantiva del programa de becas? ¿En una fuerte inversión para mejora física de las escuelas? ¿En el cese de la persecución y retiro de las órdenes de aprehensión? ¿En la libertad de sus compañeros presos? ¿En la firma de estos acuerdos con el Secretario de Gobernación federal como testigo garante? ¿En el compromiso también de los diputados locales, todos, las dirigencias de los partidos, diputados federales, senadores, SNTE, autoridades educativas federales y estatales para que la aplicación de la Reforma no implique merma en los derechos laborales? ¿En la revisión profunda de los contenidos de planes y programas de estudio de escuelas normales con la participación de maestros y alumnos? ¿En una audaz política editorial que produzca libros y material al alcance de todos? ¿En desayuno escolar para todos los niños guerrerenses?

¿En una política educación física que dote a las escuelas de maestros? ¿En la construcción de más canchas deportivas?¿En una política intensa de combate a las adicciones?¿En mayor seguridad para maestros e instalaciones? ¿En una Mesa Multisectorial que vigile el cumplimiento de los acuerdos?¿En dotar a maestros, alumnos y escuelas de computadoras? ¿En la vigilancia conjunta del Escalafón, los créditos del Fovissste y los préstamos? ¿En la transparencia en la asignación de nuevas plazas y permisos, jubilaciones e incapacidades? La salida de funcionarios que no han estado a la altura de los retos es inevitable, tanto en el gabinete como en la SEG, en el equipo de asesores, Las dirigencias de los partidos deben hacerse una seria autocrítica. Lo mismo en el Congreso, en el SNTE. Este movimiento ha resquebrajado las endebles estructuras de la improvisación y la ocurrencia, del caravaneo, de la mediocridad y la conducta pusilánime de los funcionarios que rodean al Gobernador.

Pretender, como aconsejan algunos, que no se cambie la política errónea de hasta ahora, es la peor de las actitudes. Las consecuencias están a la vista. Criminalizar al maestro, judicializar el conflicto es la vía que conduce al fracaso. Tampoco es una salida correcta el aconsejar que esto se prolongue para cansar a los maestros o llenar de páginas de apoyo al Gobenador. Si se continúa con el absurdo malentendido de un principio de autoridad que es inoperante, de las amenazas sin ton ni son que además no se cumplen, eso sólo contribuye a dinamitar los posibles puentes del arreglo digno para todos. Porque se trata de una fuerte inversión, Peña Nieto debe entrarle pues el problema es de todos. Se trata entonces de una visión de política-política, de largo alcance. Que el gobierno federal no se haga como que la virgen le habla. Hechos son amores y no buenas razones, dice mi tía Mago, la de Iguala. Así que, don Ángel, ármese de voluntad, de ideas, de asesores, de política, no de aduladores.

Urge, como dice la canción.


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.