PAN, PRI Y PRD; LISTOS PARA FEBATE ENERGÉTICO - RHP

Desde México
11/Octubre/2013


PAN, PRI y PRD, Listos Para Debate Energético
Rodrigo Huerta Pegueros*

Este lunes el Partido de la Revolución Democrática (PRD) dio a conocer en voz de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, su iniciativa de ley de reforma energética, con lo cual se cierra el círculo en cuanto a las propuestas que el Congreso de la Unión recibirá para iniciar formalmente el debate legislativo y en su oportunidad votar en consecuencia por las presentadas por el Partido de Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Como se dice popularmente, la pelota está en la cancha de los senadores de la República y los diputados federales, quienes indudablemente tendrán que enfrascarse, primero, en leer las tres iniciativas, encontrar sus puntos de fortaleza y debilidades así como las coincidencias que tendrán sin duda en estos proyectos.

Lo que está claro, porque así se ha manifestado ya en diferentes formas y debates públicos, es que hay tres puntos de vista diferenciados entre la propuesta del panismo, del priismo y del perredismo.

Primero: El PAN propone una reforma energética totalmente abierta a los mercados nacionales e internacionales, con una pálida intervención del Estado mexicano para regular la extracción y venta tanto del petróleo como electricidad y gas, a través no de contratos sino de concesiones, lo cual obligaría al legislativo a llevar a cabo reformas a varios artículos de la Constitución Política de México, particularmente el 25, 27 y 28.

Segundo: El PRI, al presentar su iniciativa de ley, dio a conocer la situación operativa en que se encuentran tanto Petróleos Mexicanos como la Comisión Federal de Electricidad, lo que ha obligado al Estado mexicano (léase gobierno) a importar gasolina y gas y a que cada vez mayor número de empresas particulares sean generadoras y mercantilizadoras de electricidad para lograr tener cubierta la demanda nacional, lo que les obliga, como gobierno y partido a replantear la forma de operar de estas dos empresas paraestatales, lo cual obliga a plantear reformas a los artículos 27 y 28 constitucional pero sin introducir cambios en el modelo de contratos a concesiones y si a proponer contratos con la iniciativa privada nacional e internacional para firmar contratos de utilidades compartidas y no de producción compartida, lo cual mantiene al Estado mexicano como dueño absoluto de los recursos nacionales.

Frente a estados dos posiciones, el PRD presentó sus cartas credenciales, donde hace énfasis en rescatar a estados dos paraestatales de su operación deficiente y de ser un ente bajo el yugo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para el pago de impuestos y subsanar su administración con la salida de personal del gobierno federal como del sindicato petrolero (en cuanto a Pemex se refiere) a fin de que dejen de ser juez y parte en la conducción de estas empresas.

Por lo tanto, para modernizar y elevar la productividad de estas paraestatales no necesariamente se requiere hacer reformas a la Constitución y menos al artículo 28 Constitucional, diría Cárdenas, ya que se corre el peligro de que con esos cambios pueda darse en un futuro la venta total de Pemex y de la CFE.

Entonces, la propuesta perredista enmarca los cambios sustanciales en una reforma a varios artículos de las leyes secundarias, haciendo posible la firma de contratos con empresarios nacionales y extranjeros, sin que se deje en manos de estos el destino de los hidrocarburos y la electricidad de México.

Por lo visto, los días subsecuentes, habrán de ser de un intenso debate dentro y fuera de los recintos legislativos y de una gran movilización ciudadana para presionar que quienes voten en el senado y la cámara de diputados, lo hagan viendo y poniendo en primer lugar los intereses del pueblo y no de los grupos empresariales nacionales y extranjeros que lo único que desean y aspiran es a obtener las mayores ganancias posibles.

El perredista Cuauhtémoc Cárdenas, haciendo un ejercicio de prospectiva, lanzó, a la vez, un exhorto al pueblo de México para que se sume a un referéndum nacional vinculatorio a fin de que si son aprobadas las reformas contrarias a la presentada por el PRD, puedan ser reconvenidas y para ello, dijo, es necesario recolectar más de dos millones de firmas para presentarlas a las instancias respectivas y frenar el saqueo a la nación.

Hoy, las iniciativas de la tres principales fuerzas políticas de México están en la cámara de senadores (cámara de origen) para ser debatidas y discutidas y posteriormente será trasladada al recinto de la cámara de diputados para que ahí también se analicen y debatan y posteriormente se voten.

Los mexicanos debemos estar alertas y sobre todo informados sobre la evolución de estos debates para que cuando sea necesaria la participación de todos podamos acudir a movilizaciones, referéndums o plebiscitos a los que seamos convocados y con ello evitar ser presa fácil de cualquier intento de manipulación de grupos, personas o partidos políticos interesados en esta amplia discusión que será casi como un ejercicio parecido al de una nueva nacionalización del petróleo y de la electricidad en México.

Periodista/Analista Político*


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.