EL PROCESO -MAMM

Desde México
07/Diciembre/2013


El Proceso
Miguel Ángel Mata Mata

El proceso (título original alemán: Der Prozess) es una novela inacabada de Franz Kafka, publicada de manera póstuma en 1925 por Max Brod, basándose en el manuscrito inconcluso de Kafka.

En el relato, Josef K. es arrestado una mañana por una razón que desconoce. Desde este momento, el protagonista se adentra en una pesadilla para defenderse de algo que nunca se sabe qué es y con argumentos aun menos concretos, tan solo para encontrar, una y otra vez, que las más altas instancias a las que pretende apelar no son sino las más humildes y limitadas, creándose así un clima de inaccesibilidad a la 'justicia' y a la 'ley'.

De la novela procede un famoso relato kafkiano, Ante la ley, devenida en la esencia de la 'pesadilla kafkiana'. En él un hombre llegado de lejos pretende cruzar la puerta de la Ley, pero un Guardián se lo impide durante años. En el final, cuando el hombre agoniza, el guardián le grita: "Ninguna otra persona podía haber recibido permiso para entrar por esta puerta, pues esta entrada estaba reservada sólo para ti. Ahora me voy y cierro la puerta". (De la wikipedia)

¿Les suena la kafkiana historia? ¿Parece un relato costumbrista de nuestro ajado estado de Guerrero? Tal vez no, pero se le parece mucho. Una revisión a los archivos periodísticos sobre casos de homicidios, detenciones y simulaciones en los últimos años revela que la impunidad ha sustituido a la necesaria justicia que debiera beneficiar al pueblo. Hallamos una serie de injusticias que contrastan con la protección extrajudicial que se da desde el poder a, al menos, dos distinguidos miembros de la clase gobernante de Guerrero. 

El más evidente caso es el del ex presidente municipal de Tlapa, Willy Reyes, quien fue hallado culpable del homicidio de un diputado federal. El edil se pasea impune entre Guerrero y Chicago, donde también tiene una casa. Tiene una órden de aprehensión emitida desde que Alberto López Rosas fue procurador de justicia. Nadie sabe las causas por las cuales no le alcanza el largo brazo de la ley que, para su caso, se ha quedado más corto que el de un manco.

Otra joya de la impunidad fue evidenciada por el ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo. Se trata del despojo de una calle al municipio de Acapulco por parte de quienes construyeron en la zona del Acapulco Diamante.  Los jueces encontraron a los empresarios culpables del despojo a la ciudad y ordenaron la aprehensión de los pícaros. Siendo procurador Alberto López Rosas, dijo Torreblanca, la orden de aprehensión no fue ejecutada sino “desaparecida con todo y expediente”  y la autoridad se desistió del caso cuando el asunto ya era cosa juzgada.  ¿Kafka es guerrerense? Parece que adopta carta de naturalización.

Hay casos que han quedado en la impunidad. Se trata de homicidios sonados a los que no se les da seguimiento. La autoridad justifica su abulia con el lúdico argumento de que todos los crímenes han sido cometidos por las mafias que operan en Guerrero. Por su propio peso  el argumento cae y evidencia que nuestro aparato de justicia cobra puntualmente sus quincenas pero no cumple con su obligación, salvo en casos que tienen consigna política o recomendaciones de influyentes.

A continuación tan solo algunos casos que han caído en los terrenos de la impunidad.-
1)    Trece periodistas asesinados en Guerrero desde el año dos mil. Nadie sabe quién los mató.
2)    Trece luchadores sociales han sido asesinados en los últimos dos años en Guerrero. Entre ellos Rocío Mesino y Luis Olivares, los ecologistas de Costa Grande o los líderes populares de Iguala. Los asesinos siguen en la comodidad que les da la libertad. 
3)    Nadie sabe quién mató a dos estudiantes de la escuela normal Rural Raúl Isidro Burgos y un trabajador de una gasolinera, durante una manifestación sobre la autopista del sol en el 2011.  
4)    El diputado Armando Chavarría fue asesinado por solitario pistolero. Sus amigos en el gobierno y los procuradores que juraron lealtad a su amigo no pudieron esclarecer los misterios de la frase lanzada por el ex gobernador Zeferino Torreblanca antes de concluir su mandato: “ya tenemos el 99 por ciento de la investigación terminada”. ¿Ese uno por ciento es el nombre del asesino intelectual?
5)    El Presidente de México y el gobernador prometieron una investigación y castigo a los funcionarios y empresarios culpables de autorizar licencias de construcción en la zona de humedales y ser responsables de la pérdida de más de diez mil casas de ciudadanos engañados. Nada se ha hecho… ni se hará. Enrique Peña Nieto vino la semana pasada a prometer millones que manejará una junta de notables en la que no se ve a indígenas ni ciudadanos afectados. Cataflixia el olvido inmoral por la justicia clamada.  

En contra parte hay casos en los que la administración de la justicia es eficaz, ágil y expedita. A continuación relatamos algunos de ellos.  
1)    Arturo Flores Mercado, presidente de los joyeros de Acapulco, protestó ante la inseguridad que se vive en la ciudad. Él y un grupo de sus compañeros empresarios bloquearon calles y bajaron las cortinas de sus negocios. Fue encerrado en la cárcel y recobró su libertad luego de pagar una fianza por 60 mil pesos.
2)    Víctor García, taquero,  y Ana Nava Muñoz, vendedora ambulante,  protestaron en las calles. Bloquearon la costera Miguel Alemán. Enojados exigían que los apoyos a los damnificados por las inundaciones fuesen entregados. Ella acusó a Ángel Aguirre Rivero de no cumplir su promesa de entregarle un “rotoplas”; acusó a Ángel Aguirre Herrera de haberse comprado lujosa mansión en la playa. El y ella fueron encerrados. Recobraron su libertad luego de pagar una fianza por trece mil pesos.   
3)     Gonzalo Molina, cabeza de una de tantas policías comunitarias que han proliferado en Guerrero, ante la  nulidad de las policías formales, ha sido preso. Lo enviaron a una cárcel de Oaxaca.

Si Kafka no es guerrerense cobra carta de naturalización a fuerza de la costumbre. La justicia se aplica a quienes han protestado por la ineficacia del aparato de justicia de la entidad y simula en homicidios que han dañado a la sociedad. ¿Debemos esperar a que la sociedad agonice para que el guardián le recuerde que esa puerta de la justicia existió para que por ahí pasáramos los ciudadanos? Tal vez.     


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.