UN AÑO DE CLAROSCUROS DEL PRESIDENTE E. PEÑA NIETO - RHP

Desde México
07/Diciembre/2013


Un Año de Claroscuros del Presidente E. Peña Nieto
Rodrigo Huerta Pegueros*

El presidente Enrique Peña Nieto inició su mandato hace ya casi un año con la firma de un pacto por México en donde involucró a los principales líderes políticos del país y particularmente de los partidos políticos, miembros del congreso de la Unión y gobernadores del país con el fin de impulsar una serie de reformas que pretenden—según el discurso—transformar a México en los ámbitos educativo, de telecomunicaciones, hacendario, financiero,  de transparencia, la político-electoral y la energética.

Sorprendió la vitalidad con lo que el nuevo gobierno inició sus trabajos, pero al paso de los días, semanas y meses, las expectativas fueron bajando de tono y se iniciaron una serie de confrontaciones entre los firmantes del pacto por México por cuestiones de inequidad electoral—caso del PRI denunciado por el PAN en Veracruz-y las movilizaciones en contra de la reforma educativa, la cual al final fue aprobada en lo general pero con la salvedad de que su aplicación en los hechos será difícil de lograr ante la oposición determinante de los maestros integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), organización que todavía está rechazándola.

Sobre la reforma en telecomunicaciones, los enterados han externado su inconformidad porque esta está aprobada a medias y no es posible aplicarla. No se diga la ola de confrontaciones que produjo la reforma hacendaria no solo entre los partidos políticos sino entre comunidades enteradas que fueron afectadas con nuevos impuestos o alzas en los mismos como fue el caso específico de las territorios fronterizos.

Hace unos días los legisladores federales aprobaron casi por unanimidad la reforma al Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) la cual abre las posibilidades a que la ciudadanía solicite a cualquier sujeto que reciba dinero del erario público (gobiernos) información al respecto a fin de transparentar el uso y destino de los recursos públicos del Estado mexicano. Esta ha sido, como lo han comentado, una de las reformas de mayor calado que han aprobado los legisladores, con el único error de que entre los sujetos obligados a la rendición de cuentas no se encuentren los grupos parlamentarios, lo cual ha provocado una serie de cuestionamientos a los nada calificados diputados y senadores del Congreso de la Unión.

Ahora en estos días se ha iniciado ya un serio debate sobre la reforma político-electoral, la cual tiene como fin el sancionar el abuso en el uso de dinero en las elecciones lo cual daría como causal de nulidad de los comicios. Asimismo se pretende la creación del Instituto Nacional de Elecciones, con facultades novedosas como el de elegir a los consejeros estatales electorales a fin de evitar la contaminación e intromisión de los gobernadores quienes se han  apoderado actualmente de estos institutos.

También se discute la permanencia o no de los tribunales electorales para ser asumidos por el tribunal electoral de poder judicial de la federación.

La reelección de diputados, senadores, alcaldes es otro de los debates que se están dando hoy día en el congreso de la Unión sin que se haya llegado a ninguna conclusión. Son entre otros los asuntos que se tienen en la agenda legislativa y que deberán de aprobarse antes para pasar a debatir la reforma energética, por lo cual el PAN ha elevado su costo frente al gobierno como es el caso de la reelección inmediata de los diputados y senadores, lo cual han rechazado ya los parlamentarios del PRI y el PRD pues consideran una indecencia del panismo al proponer tal reforma.

Pero si bien es cierto que los asuntos del pacto por México se centraron por meses en el Congreso de la Unión, el gobierno de la República tenía que enfrentar la otra realidad que es la social, la de justicia, seguridad pública y lo financiero y económico, donde las cuentas le han salido hasta el momento muy mal y esto se ha reflejado en el porcentaje de aceptación o aprobación ciudadana al primer año de gestión del presidente Peña Nieto.

La mala evaluación al primer año del presidente de la República tiene que ver con el incumplimiento a las promesas de campaña en los temas de bajar índices de violaciones a los derechos humanos por parte de elementos del estado mexicano, la falta de resultados en las investigaciones a los miles de desaparecidos durante el pasado sexenio, así como la aplicación de la tortura como forma de investigación, el alza histórica en el número de secuestros en el año 2013—que supera los 2 mil 400—cuando la cifra récord había sido de poco más de 1900.

Tanto la organización internacional Human Right Watch (HRW) como el Observatorio Nacional Ciudadano, han denunciado la falta de voluntad política del gobierno federal para enfrentar la criminalidad y la inseguridad pública en el país, la cual sigue siendo todo un lastre para el Estado mexicano.

Como si fuera poco los señalamientos de estas dos organizaciones no gubernamentales sobre el estado que guarda el país en cuestiones de seguridad pública y combate a la criminalidad, el propio secretario de Hacienda, Luis Videgaray declaró apenas este miércoles en el estado de Michoacán que lo que sucede en esta entidad es una clara amenaza al Estado nacional y al propio estado de derecho.

El discurso presidencial por un lado y el discurso de sus colaboradores por otro, son diametralmente opuestos en la lógica de la comunicación gubernamental, pues los mensajes son encontrados y lo que se provoca es solo más confusión e incertidumbre entre la ciudadanía que ha esperado casi ya un año para ver si se puede vislumbrar una luz al final del túnel, lo cual al parecer todavía permanece en plena oscuridad.

El año de Peña Nieto no agrada a la gente. Lo ha evaluado mal y casi lo reprueba. Solo algunas instituciones internacionales le han dado el espaldarazo, aún y cuando en el ámbito económico México está muy mal, pues el Producto Interno Bruto que se había anunciado a principios de año que era del 3.4 por ciento ha bajado a menos uno, lo cual habla de la errónea política económica que se ha diseñado desde la Secretaría de Hacienda.

Por lo tanto, en pocas palabras, si bien es cierto que las reformas anunciadas por el presidente Peña en diciembre del 2012 le dieron un impulso a su popularidad, el desempeño del gobierno en asuntos domésticos ha sido fatal y esto se ha corroborado en las encuestas de opinión o entre politólogos, economistas y organizaciones no gubernamentales, quienes han dado a conocer sus evaluaciones que han sido de alguna forma coincidentes.

Dice el presidente Peña Nieto que sus esperanzas de darle vuelta a la situación que priva en el país será el resultado de las reformas propuestas al congreso de la Unión, ya que ahí está sustentado el proyecto sexenal.

Lo cierto es que ha pasado ya un año y solo le quedarán cinco para atender la demanda social y hacer de México, como lo dijo en su discurso de toma de posesión, un país más democrático y en pleno desarrollo.

Periodista/Analista Político*


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.