PETARDO: ESCLAVITUD - LGS

Desde Guatemala
11/Enero/2015


Petardo: Esclavitud
Leonel Guerra Saravia

La esclavitud, como institución jurídica, es una situación por la cual una persona (el esclavo) es propiedad de otra (el amo). Es una forma particular de relaciones de producción, característica de un determinado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en la evolución de la historia económica. Esclavismo es la ideología que sustenta la esclavitud.

La esclavitud se remonta a la Edad Antigua, aunque no de forma equivalente en todas las civilizaciones. Parece que su origen histórico proviene de la práctica de aprovechar como mano de obra a los cautivos en las guerras, como alternativa a otra posibilidad también usual: sacrificarlos. También fue la suerte de algunos pueblos conquistados. Otra vía para llegar a la condición de esclavo era la esclavitud por deudas o apremio individual. El florecimiento cultural de la Atenas de Pericles o de la Roma clásica estaba fundamentado en una economía basada en la fuerza de trabajo esclava.

Aristóteles sostuvo que la esclavitud es un fenómeno natural. Con la transición del esclavismo al feudalismo, a partir de la crisis del siglo III, la mayor parte de la fuerza de trabajo ya no era esclava. No obstante, la esclavitud no desapareció, y se mantuvo como una condición social más o menos marginal, según las zonas, durante toda la Edad Media y toda la Edad Moderna, renovándose su utilización masiva durante la colonización de América. El movimiento antiesclavista se desarrolló a partir de finales del siglo XVIII, culminando con la abolición parcial de la esclavitud en la mayor parte de los países del mundo.

Es no creíble que existan varias clases de esclavitud, como el tráfico de órganos humanos, la prostitución, el apropio de humanos en la servidumbre, esposos que le prohíben a la esposa a salir de casa por celos; jóvenes que solo permiten salir con sus amigas a la novia por temor a perderla; patronos que no dejan salir a la servidumbre días de feriado o festivos para tenerla trabajando constantemente; los bares o cantinas que con engaño de trabajo prostituyen a sus empleadas; maquilas que exigen a sus empleadas más trabajo que lo humanamente soportable y no acorde al salario, etc.

Hace pocos días se reunieron los patriarcas de las diferentes religiones, encabezadas por el papa Francisco, con el fin de analizar ese problema. Todos ellos concluyeron en que no se debe permitir la esclavitud, y firmaron un documento en el cual las religiones se comprometían a luchar contra la esclavitud, analizando estrategias para ponerlas en práctica y disminuir ese defecto social. Desde luego, hacen un llamado a todo ser humano para luchar por la paz y respetar los derechos humanos de nuestros semejantes.

Es importante que los gobiernos de todos los países se unan y apoyen para terminar con la esclavitud. Esto incluye a los gobernados respetándoles sus derechos. Es importante que este llamado de los patriarcas religiosos también se tome en cuenta, evitando que grandes potencias usen la fuerza contra países más débiles. Es decir, todos colaboremos para terminar con las guerras.

eleonfeliz@yahoo.com


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.