HISTÓTICA DECISIÓN - CRR

Desde Guerrero, México
Fecha: 22 / Febrero / 2015


Histórica Decisión
Carlos Reyes Romero

Del lunes 2 al domingo 15 de febrero las y los ciudadanos de San Luis Acatlán, Guerrero, realizarán un ejercicio de Consulta para decidir si eligen ayuntamiento y autoridades municipales conforme al sistema de partidos o bien lo hacen mediante asambleas comunales y por voto popular directo, es decir conforme se eligen en todo el estado de Guerrero las comisarías y delegaciones municipales, las presidencias de colonias y las autoridades agrarias.

Esta Consulta tiene relevancia porque es la primera vez que en Guerrero se consulta directamente a los pueblos originarios sobre asuntos que les conciernen; antes se hacía a través de foros o recabando la opinión de los presidentes municipales de los municipios de mayoría indígena.

Por otra parte, el que los pueblos decidan cómo quieren elegir a sus autoridades, tiene singular importancia en estos momentos en que están tan cuestionados los sistemas de representación política que nos rigen, dada la evidente colusión de autoridades, jueces, policías y narco delincuentes, que adueñados de la administración pública, han generado un desesperante clima de inseguridad, secuestros, trata de blancas y extorsión, que tiene el Estado Mexicano y a los principales partidos políticos sometidos a sus intereses.

Está claro que el sistema de partidos y de emitir votación que prevalece en México no garantiza la limpieza de las elecciones, por el contrario ha sido penetrado e invalidado por la compraventa de candidaturas al mejor postor, el uso de dinero ilícito para el financiamiento de las campañas, la compra de votos, la abierta manipulación y violación de la voluntad popular por quienes deben preservarla, y lo más grave: la existencia de árbitros a modo, al dejar de ser representantes ciudadanos y pasar a ser cuota de los partidos políticos. Es un sistema que no promueve ni garantiza la paz pública.

Además, la elección de autoridades municipales mediante sistemas normativos propios, que existe en la mayoría de los municipios de Oaxaca y que se extiende rápidamente por otros estados de la República, entre ellos Michoacán y Guerrero, abrió la puerta para el establecimiento de las candidaturas independientes que por primera vez contendrán en México durante las próximas elecciones del 7 de junio.

De ahí que el asunto sea de la mayor trascendencia no sólo para los pueblos originarios, indígenas y afromexicanos de Guerrero, sino también para toda la ciudadanía guerrerense y mexicana; es parte de la ancestral lucha de los mexicanos por la libertad política y por el derecho a la representación política legítima y directa, no mediada por partidos políticos nacionales y estatales, que salvo muy honrosas y contadas excepciones, han devenido en verdaderas mafias electorales que sólo buscan al acceso a los cargos públicos para enriquecerse disponiendo a su antojo del erario público y coludiéndose con el crimen organizado y con los dueños de las principales empresas nacionales y extranjeras, quienes saquean nuestros recursos naturales y explotan y oprimen a quienes viven de su salario y además no pagan impuestos.

Los partidos han prostituido de tal manera la política, que ésta es ahora la principal fuente de enriquecimiento ilícito, por encima de la narco delincuencia y del control de las 422 grandes empresas asociadas que difieren permanentemente el pago de sus impuestos.

Los tres grandes depredadores de la vida nacional, los partidos, el narco y la oligarquía financiera y empresarial, se han coludido de tal manera ˗particularmente desde hace 32 años, al inicio del salinismo con Miguel de la Madrid˗ que han llevado al país por una pendiente de desigualdad social y de subordinación a los intereses norteamericanos, poco vista antes en América Latina; ni siquiera, Colombia, Brasil y Argentina, antes tan plegados a la política estadounidense, han caído tan gacho.

Pero todo tiene su precio. Tres décadas de este rumbo desnacionalizador han abierto enormes hoyos negros en la economía nacional y hartado de tal manera a la opinión pública, que hacen imprescindible la necesidad de un cambio de rumbo, invocado ahora por casi todos los sectores nacionales. La crisis entra en su máximo esplendor y exige respuestas.

Volviendo al asunto que nos ocupa. Todo empezó el 27 de febrero de 2012, cuando Marcos Matías Alonso, investigador de tiempo completo del CIESAS; Erasto Cano Olivera, actual coordinador general del CECAFÉ; y Bruno Plácido Valerio, dirigente de la UPOEG, en su carácter de ciudadanos indígenas, solicitaron al entonces Instituto Electoral del Estado de Guerrero la impartición de una conferencia relacionada con la postulación de candidatos por el sistema de usos y costumbres.

Los funcionarios consultados respondieron negativamente, pero aceptaron recibir y contestar una solicitud escrita. Luego de un intenso intercambio de peticiones y negativas, finalmente, el 31 de mayo de 2012, el IEEGRO rechazo la solicitud de organizar la elección de ayuntamientos en diferentes municipios de mayoría indígena del estado, conforme a sus sistemas normativos propios y sin la intervención de los partidos políticos, como se consagra en el artículo 116 de la Constitución General de la República.

Con el respaldo de los pueblos y comunidades indígenas de los municipios de Acatepec, Alcozauca de Guerrero, Ayutla de los Libres, Azoyú, Chilapa de Álvarez, Cuautepec, Iliatenco, José Joaquín de Herrera, Malinaltepec, Marquelia, Quechultenango, Tlacoapa, Tecoanapa, Tlacoachistlahuaca, San Marcos, Xochistlahuaca y Zapotitlán Tablas, el 4 de junio de 2012 se presentó juicio de protección de los derechos ciudadanos contra el IEEGRO.

La demanda llego finalmente hasta el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE), el cual resolvió positivamente a favor del pueblo de San Luis Acatlán, aunque desechando las demandas de los otros municipios, y obligó al IEGGRO a realizar una investigación sobre la existencia de sistemas normativos propios de los pueblos para elegir autoridades y a realizar en ese municipio una consulta acerca de si estaban de acuerdo de elegir su Ayuntamiento sin la intervención de los partidos políticos.

No fue nada fácil. Los consejeros del IEEGRO, nombrados mediante el sistema de cuotas de los partidos políticos con registro en la entidad, opusieron toda la resistencia que pudieron para no acatar la resolución del TRIFE. Hubo necesidad de interponer todavía dos demandas más, que también se ganaron y aun así se negaban a acatar el fallo.

Tuvo que venir la reforma constitucional que desconocía los consejos y magistrados electorales locales y los suplía por otros nombrados por el ahora INE y el Congreso de la Unión, para que los nuevos consejeros y el ahora Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Guerrero (IEyPC-GRO), acataran las resoluciones del TRIFE a favor del pueblo de San Luis Acatlán.

Ya sin los obstáculos de los consejeros de partido, rápidamente los promotores comunitarios y el IEyPC-GRO se pusieron de acuerdo para convenir los Lineamientos y el calendario para la Consulta, que se inicia mañana.

Toca ahora a los ciudadanos de San Luis Acatlán decidir libre y conscientemente el futuro de sus pueblos y de Guerrero. Ellos tienen la palabra.


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.