MONSANTO UNA EMPRESA PARA LA MUERTE - SU

Desde Venezuela
Fecha: 05/Marzo/2016


Defoliantes, Agente Naranja, Espartame Azotan La Humanidad
MONSANTO Una Empresa Para La Muerte
Por Sylvia Ubal

En esta nueva entrega analizaremos, más de un siglo de la historia de MONSANTO. Esta cronología nos ayudará a conocer la historia, la formación y el crecimiento de Monsanto, necesaria para entender cómo esta multinacional ha llegado a su posición actual. Por qué nuestros gobiernos eligen ignorar, lo que cualquiera ciudadano puede saber, ¿A través los modernos mecanismos de información y comunicación?

Ya que hay actualmente denunciamos, por ejemplo algunos productos como los PCB´s, prohibidos en prácticamente todo el planeta desde 1980, se sigan utilizando e inundando con su contaminación a varios países de América del Sur Por qué dejan nuestra alimentación en manos de los responsables del Agente Naranja?

¿Será que en Japón, Suecia, Alemania, Francia y otros 40 países son ignorantes? ¿Ellos están atrasados tecnológicamente? ¿Los atrasados somos nosotros? O ¿será que nuestros gobernantes nos sacrifican?

Es sorprendente la historia de esta multinacional e incomprensible, que después de tantas usos de su productos venenosos, siga produciendo y mercantilizando sus productos a costa de nuestras vidas. Vamos hacer un breve resumen de la historia de Monsanto en esta primera parte.

En 1901: La empresa es fundada por John Francis Queeny, un miembro de los Caballeros de Malta, un veterano farmacéutico con treinta años de experiencia, casado con Olga Méndez Monsanto. El primer producto de la empresa es sacarina química, que se vende a Coca-Cola como un edulcorante artificial.

En 1920: Monsanto se expande en productos químicos industriales y drogas, convirtiéndose en el mayor fabricante del mundo de la aspirina, ácido acetilsalicílico, (tóxico por supuesto)

1930: Crean de su primera semilla de maíz híbrido y se expande en detergentes, jabones, productos de limpieza industrial, cauchos sintéticos y plásticos.

1940: Se inician las investigaciones sobre el uranio, que se utilizará para la primera bomba atómica del Proyecto Manhattan, que más tarde sería lanzada sobre Hiroshima y Nagasaki, matando a cientos de miles de japoneses, militares de Corea y los Estados Unidos y envenenando a millones de personas. Esta compañía continúa con su ecocidio mediante la creación de pesticidas para la agricultura que contienen una dioxina mortal, que envenena a los suministros de alimentos y agua.

1950: Estrechamente alineado con The Walt Disney Company, Monsanto crea varias atracciones en Tomorrowland de Disney, glorificando productos químicos y plásticos.

1960: Monsanto, junto con DOW Chemical, produce el Agente Naranja dioxina-atado para su uso en la invasión de Vietnam por parte de los EEUU.

1970: El socio de Monsanto, GD Searle, produce numerosos estudios internos que pretenden aclamar que el aspartamo (edulcorante) es seguro, mientras que la propia investigación científica de la FDA revela claramente que el aspartamo causa tumores y agujeros masivos en los cerebros de las ratas de laboratorio.

1980: En medio de la investigación indiscutible que revela los efectos tóxicos de aspartamo y como entonces comisionado de la FDA Dr. Jere Goyan estaba a punto de firmar, una ley para mantenerlo fuera del mercado, Donald Rumsfeld llama a Ronald Reagan pidiendo un favor al día siguiente de asumir el cargo. Reagan despide del cargo a Goyan.  Y nombra Dr. Arthur Hayes a la cabeza de la FDA, que luego rápidamente inclina la balanza. A favor de Searle y NutraSweet, aprobado para el consumo humano estos productos. Esta aprobación de la Casa Blanca, se convierte tristemente en algo irónico, ya que Reagan, entusiasta de los dulces y edulcorantes, más tarde sufre de Alzheimer durante su segundo mandato, uno de los muchos efectos terribles del consumo de aspartamo.

1990: Monsanto gasta millones derrotando a la legislación estatal y federal que no permite que la corporación continúe volcando dioxinas, pesticidas y otros venenos que causan cáncer en los sistemas de agua potable. Independientemente, son demandados en innumerables ocasiones por causar enfermedades en sus trabajadores de la planta, y a las personas de las zonas aledañas y por los defectos de nacimiento en los bebés de los alrededores.

2000: En ese momento Monsanto controla la mayor parte del mercado mundial de los GMOs. A su vez, el gobierno gasta cientos de millones para financiar las fumigaciones aéreas de Roundup, causando devastación ambiental masiva. Peces y animales, personas, mueren por miles. Producto de enfermedades respiratorias y muertes por cáncer, de miles de seres humanos. Pero todo esto se considera una coincidencia inusual por lo que la fumigación continúa.

Si pensabas que Monsanto y la FDA eran una y la misma cosa, así que se puede añadir al gobierno de los EEUU a esa lista, de depredadores humanos. De esta manera el monstruo de la muerte,  se hace más grande: Monsanto se fusiona con Pharmacia & Upjohn, a continuación, se separa de su negocio químico y cambia el nombre a sí misma como una empresa agrícola. Sí, es cierto, una empresa química, cuyos productos han devastado el medio ambiente, mató a millones de personas y la vida silvestre en los últimos años. Ahora quiere que creamos que producen alimentos seguros y nutritivos que no va a matar a la gente más tiempo. Esa es una muy difícil de vender, por lo que continúan creciendo,  a través de fusiones y alianzas secretas.

Para colmo de males del mundo, Monsanto y sus socios criminales Archer Daniels Midland, Sodexo y Tyson Foods, escriben y patrocinan la conocida “Ley de Modernización de Seguridad Alimentaria de 2009: HR 875”. Esta ley criminal da a las granjas corporativas el monopolio de vigilar y controlar todos los alimentos cultivados en cualquier lugar de EEUU, incluso en el propio patio trasero de cualquier ciudadano, y aplica duras sanciones y penas de cárcel para aquellos que no utilizan productos químicos y fertilizantes. ¿Cuál fue la reacción del presidente Obama ante esta ley? Dio su plena aprobación.

Con esta Ley, Monsanto afirma que sólo los alimentos transgénicos son alimentos seguros y que los alimentos orgánicos de cosecha propia, potencialmente propagan enfermedades y que, por lo tanto, su existencia debe ser regulada para garantizar la seguridad del mundo.

Por si eso fuera poco, Monsanto ha elaborado la conocida como Resolución Continua HR 933, también conocida como Ley de Protección de Monsanto, que Obama convirtió también en ley obedientemente. Esta ley implica que no importa cuán dañinos sean los cultivos transgénicos de Monsanto y no importa cuánta devastación causen en el país, pues los tribunales federales no podrán impedir que sigan siendo utilizados en cualquier lugar que Monsanto elija. Dicho de otra manera, Obama firmó una disposición que pone a Monsanto por encima de cualquier ley y que la hace más poderosa que al propio gobierno, lo que indica claramente quién gobierna en realidad los EEUU.

Esto puede parecer un problema exclusivamente norteamericano, pero con el impulso de los tratados TPP y TTIP que otorgan un poder casi ilimitado y por encima de la ley a grandes compañías como Monsanto, pronto será un problema para todo el mundo.

Sin embargo, nadie puede negar que la maldad de Monsanto haya causado tanto rechazo, que muchos países siguen condenando a Monsanto por crímenes de lesa humanidad y algunos de ellos han prohibido por completo sus productos.

El mundo ha comenzado a despertar, ante el hecho de que este monstruo corporativo se ha propuesto obtener el control total sobre la producción mundial de alimentos y visto su historial de muerte y devastación, eso sería tanto como entregarle el poder del mundo al mismísimo satán.

Como curiosidad conspirativa, añadiremos que gente como los masones y otras sociedades esotéricas, asignan números a cada letra y que en la Gematria Inglesa, “Monsanto” equivale, nada más y nada menos, que al número del diablo: 666.

sylviaubal@gmail.com
Publicación Barómetro
internacional.barometro@gmail.com


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.