REFORMA POLÍTICA: LA PROPUESTA DE DILMA - NS

Desde Brasil
29/Julio/2013

Reforma política: La propuesta de Dilma
Niko Schvarz

En su mensaje al país en la noche del 21 de junio, la presidenta Dilma Rousseff anunció que se reuniría con los gobernadores estaduales y los alcaldes de las principales ciudades para firmar un gran pacto en torno a la mejora de los servicios públicos, atendiendo al clamor de la calle expresado en grandes manifestaciones. Esta reunión se celebró y en su transcurso gobernadores y prefeitos respaldaron las propuestas de la jefa de Estado de avanzar en cinco objetivos fundamentales: responsabilidad fiscal y control de la inflación, reforma política, salud, transporte público y educación.

Algunos de estos objetivos ya comenzaron a concretarse. El precio del transporte público de ómnibus, tren y metro se rebajó en varias de las principales ciudades a los niveles anteriores a la última suba, y se encara el boleto gratuito (pase libre) para los estudiantes, reclamo del Movimiento Paso Libre (MPL) que originó las movilizaciones. En materia de salud, Dilma se comprometió en su alocución a traer miles de médicos del extranjero para mejorar la atención en el SUS (Servicio Único de Salud), a la vez que se va a ampliar la formación de médicos en Brasil, estando prevista la creación de 12 mil puestos de especialistas hasta 2017. Sobre educación, la presidenta recordó que el objetivo de su gobierno es asignar la totalidad de los beneficios de la explotación del petróleo (en particular la capa del pré-sal recientemente incorporada) al rubro educativo, tal cual lo expresa el proyecto del Ejecutivo elevado al Congreso pero que éste no aprobó, por lo cual instó a los movimientos sociales a presionar al Legislativo para que lo vote. De esta suerte se iría entrelazando la labor del gobierno con el movimiento popular, por objetivos compartidos. El ministro de Educación, Aloizio Mercadante, anunció la creación de cuatro grupos de trabajo, integrados por las autoridades de los 26 estados y el DF, más los prefeitos de las capitales estaduales, para determinar las medidas inmediatas a adoptar en materia de transporte, educación y salud.

Sobre los gastos para los certámenes deportivos internacionales, la actual Copa de Confederaciones y los de 2014 y 2016, Dilma expresó que los fondos públicos utilizados son financiamientos que serán recuperados, ya que serán “debidamente pagados por las empresas y los gobiernos que están explotando dichos estadios”. Sobre este tema de actualidad, dijo que “Brasil merece y hará una gran Copa”.

La presidenta fue categórica en rechazar los actos de violencia, saqueos e incendios producidos en el curso de varias manifestaciones. En una carta abierta a la mandataria, las entidades organizadoras, en número de 32, se deslindaron totalmente de estos actos de violencia. Boaventura de Sousa Santos señala que dichos movimientos, que fueron el ancla del Foro Social Mundial, “se distanciaron de los grupos fascistoides y violentos infiltrados en las protestas y de las fuerzas políticas conservadoras, que tienen a su servicio los grandes medios de comunicación y apuestan a extraer dividendos de las expresiones populares”.
La mandataria expresó su voluntad de “contribuir a la construcción de una amplia y profunda reforma política, que amplíe la participación popular”, objetivo también compartido por el movimiento popular. Inicialmente concretó esta propuesta en la realización de un plebiscito para convocar una Asamblea Constituyente que elaborara dicha reforma política. En una nota titulada: “Reforma política en las manos del pueblo”, Emir Sader recuerda que en la campaña electoral de 2010 Lula y Dilma promovieron el tema de la convocatoria  de una Asamblea Constituyente para una reforma política, y agrega que “Dilma dio un paso audaz al proponer un plebiscito por una Constituyente exclusiva para la reforma política”.

El tema fue planteado por la presidenta en una reunión de alto nivel con el presidente del Supremo Tribunal Federal, Joaquim Barbosa; el presidente de la Orden de Abogados de Brasil (OAB), Marcos Vinicius Furtado Coelho; los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado, Henrique Eduardo Alves y Renan Calheiros. En primera instancia, la propuesta de convocar a una Asamblea Constituyente (para que ésta aborde la reforma política) fue objetada por las autoridades entrevistadas. No obstante, quedó en pie la idea de convocar a un plebiscito consultando al pueblo sobre diversos aspectos de una reforma política. El ministro  de Justicia, José Eduardo Cardozo, dijo luego de la reunión de la presidenta con el titular de la OAB que “la reforma política es imprescindible y no hay cómo hacer reforma política sin la participación de la sociedad, ésa es la condición: ofrecer al pueblo la posibilidad de dar él mismo las respuestas”. Se considera que en el Congreso encallan los proyectos impulsados por el gobierno para reformar el sistema político, atacar la corrupción y aumentar la inversión en educación.

El tema sigue en primer plano de la agenda política y social.

nikomar@adinet.com.uy


                                                                                                 Publicación Barómetro  01-07-13
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la página donde está publicado. Gracias. barometrointernacional@gmail.com


LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.