COLECTIVISMO VERSUS INDIVIDUALISMO EN EL SIGLO XXI - EWM

Desde EEUU
Fecha: 20/Abril/2016


Colectivismo Versus Individualismo En El Siglo XXI
Por Ernesto Wong Maestre

En la última semana hemos visto cómo desde la vocería de la contrarrevolución se tratan de exacerbar los valores del individualismo burgués, de cierta forma enmascarada con argumentos hipócritas a favor de una supuesta mayoría social que les apoya por el hecho que esa contrarrevolución alcanzó con mentiras, chantajes, sobornos y un sinnúmero de operaciones desestabilizadoras de diverso tipo una mayoría de diputados en la Asamblea Nacional.

Ese individualismo burgués exacerbado es el ingrediente más cercano, influyente en las decisiones personales para el comportamiento electoral de ese segmento social no concientizado patrióticamente y que en un momento determinado pudiera contribuir electoralmente a cambiar el rumbo político de la República Bolivariana. De ahí la importancia de enfrentar con sólidos argumentos colectivistas la batalla mediática burguesa parasitaria.

Para comprender mejor el valor de ese tipo de argumentación podríamos recordar al Che, uno de los primeros estadistas revolucionarios latinoamericanos que desde la experiencia de la construcción del socialismo reflexionó sobre la contradicción entre lo social y lo individual. Fue Ernesto Che Guevara en su famosa carta a Quijano, el director del Semanario Marcha quien hizo una sintética explicación de cómo se resolvía la contradicción en la Revolución. "Nunca escribió sobre nada -nos dice Fidel- absolutamente que no lo hiciese con extraordinaria seriedad, con extraordinaria profundidad, y algunos de sus escritos no dudamos que pasarán a la posteridad como documentos clásicos del pensamiento revolucionario". En efecto, en esta coyuntura política latinoamericana, para los revolucionarios es necesario estudiar o volver a leer las obras del Che.

Para la Cuba Revolucionaria la contradicción entre lo social y lo individual, en donde siempre han actuado con mucha fuerza los grandes medios  transnacionales de la noticia, del cine y ahora de las redes sociales, nunca llegó a afectar el rumbo socialista de la Revolución porque desde el inicio del proceso de transformaciones sociales profundas, de una u otra forma, el poder del pueblo organizado. A través de siete grandes movimientos sociales u organizaciones revolucionarias (CDR, CTC, PCC, UJC, FMC, UNEAC u otra Unión de profesionales como Unión de Periodistas de Cuba o Unión de Juristas de Cuba, UPJM y las Milicias Nacionales Revolucionarias) lograron contener y derrotar a la burguesía, pero al mismo tiempo captar el apoyo de las grandes masas, quienes después de los primeros cinco años dejaron de estar envenenadas por la propaganda de la oligarquía burguesa que, convencida de la temporalidad de la Revolución, pronosticó que ella no duraría y mientras se fue a invertir a EEUU.

Por ello es que los constructores del socialismo del siglo XXI tienen y tendrán su referente más ajustado a las actuales circunstancias histórico-concretas, a la Revolución Bolivariana, la que ha logrado sintetizar todo lo avanzado por el movimiento revolucionario latinoamericano y mundial, pero sin perder de vista a la invencible Revolución Cubana que durante más de medio siglo ha logrado vencer en todas las batallas al poderoso imperialismo yanqui, precisamente porque las mayorías hicieron suyo el sueño de las mayorías expresados en el ideario de Simón Bolívar, José Martí, Fidel Castro y el Che Guevara.

Estructuración organizacional dinámica y controlada popularmente, liderada con visión estratégica de alianzas multipolares, y disciplina de combate antimperialista, a todos los niveles del poder popular, parece ser la idea más idónea de visión organizativa hacia el socialismo, ante ese poderío imperial del CMFC de naturaleza y carácter militar-financiero-comunicacional que está perdiendo su hegemonía pero que conserva su dominación económico-comercial. 

Hoy, lo que apreciamos en las campañas mediáticas imperiales es que la línea estratégica que guía a esa coalición burguesa internacional  es el imperativo de evitar que los sueños de las mayorías se desvanezca ante el imaginario individualista creado con expectativas consumistas y alentando cientos de variantes culturales, socioeconómicas o enajenantes, como diría Carlos Marx o Fernando Buen Abad. De manera que la línea estratégica defensiva de los constructores socialistas es comprender ese proceso dialéctico para poder transformar el individualismo en colectivismo, ese que alentó siempre el Che con un modelo de ser social donde la individualidad no se agota ante lo social sino que se logra realizar con lo social, no como la individualidad burguesa sino como la individualidad conscientemente socialista.

NOTA:
Siglas: CDR (Comité de Defensa de la Revolución); CTC (Central de Trabajadores de Cuba), PCC (Partido Comunista de Cuba; UJC (Unión de Jóvenes Comunistas); FMC (Federación de Mujeres Cubanas); UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba; UPJM (Unión de Pioneros José Martí). CMFC (Complejo Militar-Financiero-Comunicacional).

@ProfeWong
profewong.blogspot.com
Publicación Barómetro

internacional.barometro@gmail.com

LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.