ISRAEL ENCABEZA LA INVASIÓN Y DESTRUCCIÓN DE GAZA - LA

Desde Argentina
20/Septiembre/2014


Entrevista a Martín Martinelli
“Israel encabeza la invasión y destrucción de Gaza”
Por Leandro Albani

“El ataque de Israel a Palestina podría ser considerado un crimen de lesa humanidad”, afirma Martín Martinelli, investigador especializado en Medio Oriente, quien actualmente desarrolla su tesis doctoral sobre la identidad palestina.

Entrevistado, Martinelli (profesor de Historia de las universidades de Luján y de Buenos Aires) explica la actual invasión militar sobre la Franja de Gaza, que ya costó la vida de más de mil palestinos y palestinas, incluidos al menos 192 niños. La nueva avanzada militar israelí, según Martinelli, “es la continuación de la expulsión de los palestinos de sus tierras” iniciada en 1948, con la creación e implantación del Estado de Israel.

Martinelli también se refiere a las posibilidades reales de una solución para un conflicto que lleva más de 60 años y en el que siempre Palestina ha sido castigada. Además, traza algunas definiciones sobre el Movimiento de Resistencia Islámica Hamas, organización que encabeza la resistencia contra la ocupación israelí.

-¿Por qué Israel decidió esta nueva ofensiva militar contra Gaza?

-Cualquier ataque indiscriminado contra la población civil es condenable. Este es un crimen de guerra y podría ser considerado un crimen de lesa humanidad, ya que es la invasión y destrucción de la población civil. Son vidas y familias palestinas destruidas con graves daños físicos, materiales y psicológicos que convierten la situación en calamitosa. Los ataques sobre las casas de familias son ilegales y constituyen a su vez una demolición de hogares desde el aire.

Lo que ocurre en Gaza se evidencia como cíclico, repetitivo, ya que ha ocurrido con diferentes grados de intensidad a lo largo de varios años. Utilizando diferentes pretextos se bombardea a la población civil gazatí con armamento de guerra por tierra, mar y aire. La intención del gobierno de Israel es aplacar una posible unión política entre Gaza y Cisjordania. Estos nuevos ataques pueden considerarse una continuación de la limpieza étnica iniciada en 1948 y de la ocupación militar de ese territorio desde 1967. También es la continuación de la expulsión de los palestinos de sus tierras, que en parte ya eran asimismo refugiados en la Franja de Gaza.

-¿Qué nuevas características se observan en la resistencia palestina?

-En las últimas elecciones palestinas de 2006, bajo supervisión internacional, la victoria fue de Hamas, tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza. Cuando negaron el poder político a Hamas, este movimiento lo tomó de hecho en la Franja de Gaza. Según fuentes fiables, Hamas goza de la lealtad de la gran mayoría de los 1,8 millones de habitantes de la Franja. Uno de los objetivos de este ataque es aislar todavía más la Franja de Gaza, dejar a Hamas en el poder aunque más debilitado, oponerse a toda posibilidad de unión palestina y desviar la atención de la ofensiva colonialista acelerada en Cisjordania.

Mientras tanto, Hamas desea reforzar su posición en tanto movimiento de resistencia tras los golpes que ha sufrido como movimiento político. Desde Hamas se está ofreciendo una resistencia inesperada para Israel. Por ejemplo, el diario israelí Haaretz advirtió sobre la lentitud de la misión israelí y la “matanza al por mayor” de civiles palestinos. Con respecto a las complicaciones que están teniendo, Haaretz  también manifestó que “no hay victoria posible”. Entretanto, con estos ataques siguen destruyendo las vidas de miles de familias palestinas. En todo análisis, no hay que dejar de lado el contexto de ocupación y bloqueo de los territorios palestinos por parte de Israel desde 1967, además de la expulsión de gran parte de los palestinos a partir de 1948.

-¿Existen posibilidades reales de una solución al conflicto?

-Este conflicto es una “guerra” o más bien una disputa asimétrica con dos contendientes en condiciones diametralmente opuestas. Por lo tanto, se necesita un importante cambio de paradigma para que se logre una solución, lo cual no es imposible sino que es complicado. Pongamos por caso la indefinición que existe sobre el territorio de Cisjordania. Aunque vale aclarar que con la presunción de que es un conflicto de compleja magnitud, esto es utilizado como excusa en pos de no buscar las soluciones adecuadas al problema. Un ejemplo de solución podría ser una retirada israelí de los territorios ocupados palestinos, lo que es intrincado ya que la infraestructura que Israel construye a diario en el lugar lo dificulta enormemente.

Además, un acuerdo equitativo entre los palestinos y los israelíes sobre la forma de compartir Jerusalén y los lugares considerados sagrados constituiría la pieza central de un acuerdo entre estos dos pueblos, y la clave para una paz justa y duradera en todo Medio Oriente. Aunque es difícil augurar si esto, o la creación de un Estado palestino independiente en Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, podrían dar solución al conflicto.

Los palestinos consideran estos territorios como parte de un Estado, aunque en realidad consideran Palestina a todo el territorio que formaba parte del Mandato Británico de Palestina (1920-1948), pero dadas las condiciones impuestas por las guerras de 1948 y de 1967 anhelan, al menos, obtener un Estado independiente en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este, con las dificultades que esto acarrea.

-¿Cómo podrías explicar a una organización como Hamás?

-Hamas es una organización que lo primero que hace es dar ayuda social. Muchos tienen la idea de que sólo preparan hombres para los ataques suicidas, pero es un tipo de organización que da ayuda, que está instalada en el tejido social a través de las mezquitas, ayudando a la población, y esa es la primera función que las poblaciones ven en ellos. Hamás gana las elecciones en 2006, que no son legitimadas, sobre todo por Israel y Estados Unidos, porque consideran como terrorista a la organización.

Ahí tendríamos que ver cuál sería la definición de terrorismo. Porque desde el 2001 comienza la guerra contra el terrorismo, que es un enemigo que no está individualizado, no se sabe quién es, entonces con ese criterio se dice “aquellos son los terroristas, ataquémoslos”. Ante cualquier divergencia con un grupo político, se lo acusa de terroristas y son atacados. Siempre hay que tener en cuenta la ambivalencia de los términos y quién emite ese término.

Noam Chomsky evalúa, según la misma definición del gobierno de Estados Unidos, cuál es la connotación que se le da a la palabra terrorismo. Con ese mismo criterio, los ejércitos de Estados Unidos e Israel serían terroristas por las prácticas militares y de intimidación que realizan contra distintas poblaciones. El gran público en general abreva en la información masiva, entonces dice que en Afganistán los talibanes son terroristas y se tiende a homogeneizar o a relacionar con lo musulmán. Entonces los talibanes son terroristas, fundamentalistas del Islam, de su interpretación del Islam, que realizan ataques suicidas, que no les importa morir con tal de matar a otro. Hay un estereotipo que recae sobre los árabes  y sobre los musulmanes: están con turbantes, montados en camellos y en medio del desierto.

Después de 2001, es igual pero con un fusil y armado hasta los dientes o con un chaleco de dinamita. Aclaremos que no todos los árabes (cultura) son musulmanes (religión) ni todos los musulmanes son árabes.

Hamás también está muy vinculado a los Hermanos Musulmanes (HM), agrupación que se funda en 1928 en Egipto. Uno de sus principales pensadores fue Hasan Al Banna (1906-1949). Lógicamente, en 80 años de existencia los HM fueron variando desde que surgen como un movimiento religioso. Hay que tener en cuenta que en Medio Oriente la religión está relacionada con la política, porque el Islam está incrustado de otra manera en las relaciones sociales de la cultura arabo-musulmana. Los HM se mantuvieron ajenos a la práctica política. Si bien se puede decir que esa ayuda social es una especie de práctica política, no formaban partidos políticos.

Es la diferencia cualitativa que vamos a tener a partir de las décadas del ‘70 y ‘80, y también tiene que ver con el nacionalismo árabe, o panarabismo, cuando Estados Unidos ve por ejemplo, con malos ojos a Gamal Abdel Nasser (ex presidente egipcio, fallecido en 1970). Entonces apoya a organizaciones como los HM, al mismo tiempo la sociedad se encontraba preparada para que haya un vuelco de esas agrupaciones hacia lo que algunos denominan islamismo o Islam político.

leandroalbani14@yahoo.com.ar


Publicación Barómetro 31-07-14
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. internacional.barometro@gmail.com

                                                                                                       
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.