BLOQUEO A CUBA: EEUU E ISRAEL SOLOS CONTRA EL MUNDO - NS

Desde Uruguay
12/Diciembre/2014


Bloqueo a Cuba: EEUU e Israel solos contra el mundo
Por Niko Schvarz

La Asamblea General de la ONU aprobó el martes 28 de octubre una resolución que exige poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EEUU Unidos contra Cuba desde hace más de medio siglo. Tras la intervención de 23 oradores, se llevó a cabo la votación sobre la resolución 68/8 titulada: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba”. En total 188 países, la abrumadora mayoría de los 193 integrantes del organismo internacional, votaron a favor de levantar el bloqueo. Estados Unidos e Israel se pronunciaron en contra. Se abstuvieron Micronesia, Islas Marshall y Palau, que son fideicomisos de Estados Unidos. Es la 23ª vez, desde 1992, que la ONU adopta una resolución semejante, por una suma de votos que ha ido creciendo sin cesar y que este año iguala la del año pasado. La votación coincide con un movimiento mundial, que se expresa incluso en los Estados Unidos, para que este país ponga fin al bloqueo a la isla antillana, cuyas consecuencias económicas se estiman en un billón de dólares.

Bloques como el Movimiento de Países No Alineados, en cuyo nombre habló Irán;  el Mercosur, representado por Argentina; la CELAC, representada por Costa Rica; el Grupo de los 77 más China, representado por Bolivia; así como la Unión Europea, coincidieron en señalar los efectos negativos del embargo. Junto con ellos hablaron los representantes de Rusia, México, India, Argelia, Vietnam, China, Bielorrusia, Egipto, Sudáfrica, Venezuela, Colombia, Brasil, Indonesia, Zimbabwe y por último Cuba. El vocero de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños insistió en “poner fin a medidas unilaterales que no están respaldadas en el derecho internacional” y agregó que “se debe respetar, sin excusas, la soberanía y la autodeterminación de la nación cubana”. El Mercado Común del Sur, representado por Argentina, expresó: “Mercosur cree que ha llegado el momento de poner fin a un bloqueo unilateral que es moralmente injustificable, legalmente indefendible y contrario en todos sus aspectos al derecho internacional”.

Por su parte, Uruguay ya se había pronunciado sobre este tema al inicio del 69º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, el 29 de setiembre, a través del canciller Luis Almagro, quien señaló que su país rechaza categóricamente las violaciones que se cometen hoy día a la Carta de las Naciones Unidas, que representa el derecho internacional.  “Un ejemplo de la imposición de estas medidas –manifestó- es el bloqueo comercial impuesto por Estados Unidos contra Cuba. Nuestro país rechaza el bloqueo injustamente impuesto contra la hermana república de Cuba”. En ese momento se señaló que de esta manera Uruguay sumaba su voz a la de los países que condenaron durante la Asamblea General el embargo que impuso Washington al país caribeño hace más de medio siglo.

En la presentación del documento, el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla dijo que el embargo le ha producido a Cuba daños acumulados por un billón de dólares  y que los costos humanos no dejan de crecer. “Son ya el 77% los cubanos que nacieron bajo estas circunstancias. El sufrimiento de nuestras familias no puede contabilizarse”, señaló, agregando que numerosas convenciones internacionales  prohíben medidas como las impuestas por Washington.

En un punto de especial significación de su intervención, el canciller cubano destacó el creciente apoyo al levantamiento del bloqueo que se aprecia en todos los sectores de la propia sociedad norteamericana. “El bloqueo daña a Cuba, pero también a Estados Unidos”, enfatizó, a la vez que extendió una invitación: “Invitamos al gobierno de los Estados Unidos a una relación mutuamente respetuosa sobre bases recíprocas, basada en la igualdad soberana, los principios del derecho internacional y la Carta de la ONU” y a cooperar para “encontrar solución a las diferencias”.

En el curso del debate varias delegaciones destacaron el papel positivo de Cuba en la comunidad internacional y pusieron como ejemplo la contribución de La Habana  a la lucha contra la epidemia del ébola en África Occidental, donde ha enviado centenares  de profesionales de la salud. Estos conceptos cobran mayor relevancia hoy, tras la reunión efectuada en La Habana en los dos días finales de octubre por los responsables de salud  de 34 países americanos, incluido Estados Unidos, para aprobar líneas de acción comunes contra la propagación de la epidemia del ébola, que representa un “riesgo real” para el continente. En la reunión se aprobó además convocar a un curso internacional sobre el ébola para el personal de salud del continente, que impartirá del 10 al 15 de noviembre  el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri de La Habana, el mismo que capacitó  a los médicos y enfermeros cubanos que partieron a las naciones más afectadas de África Occidental a combatir la mortal enfermedad.

Volviendo a la Asamblea General de la ONU, el representante de los Estados Unidos, un ignoto Ronald Godard, no tuvo más remedio que admitir que estas actitudes de Cuba son loables, pero lanzó otros venenos contra el gobierno de La Habana. En síntesis se registraron las opiniones de 160 países y de El Vaticano, que piden el cese inmediato de la medida unilateral. La resolución votada reafirma la importancia del respeto a la igualdad soberana de los estados, la no intervención ni interferencia en sus asuntos internos, y la libertad de navegación y comercio, principios  violados por el bloqueo.  El texto votado rechaza por sus efectos extraterritoriales  la ley Helms-Burton, dictada por el Congreso de Estados Unidos en marzo de 1996 para endurecer las sanciones contra Cuba.

Se ha destacado con razón que esta resolución llega en medio de una fuerte presión a la administración de Barack Obama para que promueva algunos cambios en sus vínculos con la isla, que llegaron hasta los editoriales de The New York Times (como veremos en seguida). Esta posición también fue defendida por la ex secretaria de Estado y posible candidata presidencial Hillary Clinton, y por el ex gobernador de Florida, Charlie Crist. A ello se refirió el canciller Rodríguez Parrilla al señalar que “los sondeos de opinión muestran el apoyo creciente y mayoritario” a una nueva relación entre ambos países.

El aludido editorial del diario neoyorkino se titula: “En el embargo a Cuba, USA e Israel contra el mundo otra vez” (On Cuba Embargo, itisthe U.S. and Israel againsttheworldagain).Con esa afirmación el periodista Ernesto Londoño sintetizó el contenido de la resolución de la Asamblea General de la ONU que pide el fin del cerco económico, financiero y comercial contra la isla caribeña. Reseña que de los 193 miembros de Naciones Unidas, 188  respaldaron a Cuba, las 3 abstenciones (Islas Marshall, Micronesia y Palau) carecen de gravitación internacional y solo Israel, principal aliado de Washington en el Medio Oriente, se puso al lado de Estados Unidos, en una resolución a la que se debe prestar atención porque ocurre en momentos en que crece la presión internacional  a favor de una normalización de las relaciones  con Cuba. “La Casa Blanca está considerando qué medidas sería capaz de tomar  en esa dirección durante el tiempo que le resta  al presidente Obama en el cargo”, sostiene, al tiempo que critica la posición de “un embajador estadounidense poco conocido (Ronald Godard)” que intentó defender una política que sobrevivió a 11 administraciones, tanto republicanas como demócratas. El editorial se hace eco asimismo de la propuesta de diálogo con EEUU expuesta por el canciller cubano Rodríguez Parrilla. En los últimos días el rotativo publicó dos editoriales sobre la necesidad de eliminar el bloqueo y recomponer la relación bilateral, al tiempo que calificó de draconiana la política de Washington hacia La Habana.La conclusión del artículo de Londoño es que resulta irónico que una política destinada a aislar a Cuba ha causado el efecto contrario, y el que se ha quedado solo es Estados Unidos.

El Consejo de Seguridad condena nuevos asentamientos israelíes en Jerusalén Este

El Consejo de Seguridad de la ONU  se reunió con carácter de urgencia el miércoles 29 de octubre para discutir sobre los nuevos proyectos de construcción de viviendas israelíes en Jerusalén Este. El debate fue solicitado por Jordania tras una petición del representante palestino en la ONU, RiyadMansur, que solicitó a los 15 miembros del Consejo “hacer frente a la situación de crisis en Jerusalén Este ocupado”.

El Consejo de Seguridad reiteró en su resolución quela construcción por parte de Israel  de más asentamientos  en Jerusalén Este  viola el derecho internacional y pone en duda su compromiso de alcanzar una paz duradera con Palestina. ”Estas construcciones amenazan la viabilidad de un futuro Estado palestino”, advirtió el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, en el debate de emergencia del Consejo.

El gobierno israelí había anunciado el lunes 27 de octubre  que decidió acelerar un plan de construcción de más de 1.000 viviendas en Jerusalén Este, empeorando aún más el ambiente ya tenso alrededor de la parte palestina de la ciudad, anexada y ocupada. De inmediato las autoridades palestinas hicieron oír su protesta, y en carta enviada al Consejo de Seguridad reclamaron que solicite a Israel retirarse de inmediato y “que regrese al camino de la paz que claramente abandonó”. Por su parte, la Unión Europea  pidió aclaraciones a Israel  sobre la decisión, que “si se confirma” plantearía “serias dudas con el compromiso de Israel” sobre el proceso de paz, según declaró la delegada Maja Kojancic. Incluso la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, JenPsaki, advirtió que “este tipo de acciones son incompatibles con la búsqueda de la paz”.

Con estos antecedentes se llegó a la reunión del miércoles 29. El secretario general adjunto para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, además de advertir sobre el agravamiento de la situación, expresó que el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon,  está alarmado por las nuevas informaciones según las cuales Israel pretende construir mil viviendas adicionales en la ocupada Jerusalén Oriental, lo que sigue a su decisión, adoptada a fines de setiembre, de acelerar la construcción de otras 2.600 viviendas, también en Jerusalén Oriental, todo lo cual amenaza la viabilidad de un futuro Estado palestino. Recordó asimismo que, tal como lo determinó la Corte Internacional de Justicia, las políticas  y prácticas de Israel de asentar a parte de su población y nuevos inmigrantes  en los territorios palestinos ocupados, Jerusalén oriental incluido,  constituyen una violación del derecho internacional. Varios oradores subrayaron que estas acciones contaminan la atmósfera por la paz.

El empeño israelí en extender su colonización en Cisjordania, incluyendo Jerusalén Oriental, genera notorio rechazo en la comunidad internacional, y eso es lo que refleja la decisión del Consejo de Seguridad. Para la mayoría de los países, esta postura aleja la reclamada solución de dos estados conviviendo en paz y seguridad.

El observador permanente de Palestina ante las Naciones Unidas, RiyadMansur, denunció la colonización de Jerusalén Este por parte de Israel como una muestra más del rechazo del gobierno de Tel Aviv a la paz. “Lo que ocurre en Jerusalén Este es un doloroso reflejo  del empeño israelí por mantener la ocupación de territorios palestinos y su total desprecio por la paz y la solución de dos estados”, señaló en la reunión de emergencia, y agregó que “Jerusalén Este está bajo el asedio de Israel, que insiste en cambiar su carácter, falsear su historia, alterar su demografía y negarles a los palestinos los derechos y vínculos con la ciudad”.  Reclamó que se garantice el fin de la ocupación israelí en un tiempo delimitado, el derecho del pueblo palestino a la autodeterminacióny la solución de dos estados conviviendo en paz bajo las fronteras anteriores  a junio de 1967 y con Jerusalén Este como capital palestina.

El embajador israelí Ron Prosor defendió la colonización israelí y alegó que “Jerusalén es la eterna capital de nuestro soberano estado”.

En la reunión de emergencia se debatió también la situación imperante en la Explanada de las Mezquitas (o Monte del Templo) lugar sagrado del Islam y venerado también por los judíos. Israel tomó la decisión de cerrar dicha Explanada, lo que generó una encendida protesta. El hecho no tenía precedentes desde 1967 y fue catalogado como una abierta provocación. Incluso Estados Unidos solicitóque los musulmanes pudieran acceder a su mezquita de Al Aqsa. Finalmente Israel resolvió el jueves reabrirla en forma parcial, solamente para los hombres mayores de 50 años. Pero eso tampoco se cumplió a cabalidad, el viernes hubo choques y enfrentamientos con la policía israelí, que actuó con arbitrariedad y violencia, dejando diez palestinos heridos, uno de ellos a balazos. En cuanto a la construcción de nuevos asentamientos, no hay el menor indicio de que Israel vaya a acatar la decisión del Consejo de Seguridad. Al contrario.

nikomar@adinet.com.uy

Publicación Barómetro 06-11-14
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. internacional.barometro@gmail.com

                                                                                                       
LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.