EL ARRAIGO NACIONAL DEL FRENTE AMPLIO - NS

Desde Uruguay
12/Diciembre/2014


HACIA EL 30 DE NOVIEMBRE
El Arraigo Nacional Del Frente Amplio
Por Niko Schvarz

A medida que se van conociendo las cifras definitivas de la primera vuelta electoral del 26 de octubre, en todo el país y en cada una de las localidades de cada departamento, se completa en su integridad el cuadro de la formidable victoria obtenida por el Frente Amplio, lo que augura con sólido fundamento que esa victoria se consolidará en la segunda vuelta del 30 de noviembre con la elección del presidente y del vicepresidente de la República, y con esto último la conquista de la mayoría absoluta en el Senado, logro ya alcanzado en la Cámara de Diputados. Surge la nítida imagen de un Frente Amplio arraigado en toda la República, sin excepción, que se ha transformado en la primera fuerza política en 14 de los 19 departamentos, incluida la capital, y que en la votación global supera por sí solo, en votos y en porcentajes, a la suma del Partido Nacional más el Partido Colorado más el Partido Independiente, los tres partidos que cuentan actualmente con representación parlamentaria. Reiteramos que estos son hechos inéditos, que prácticamente no tienen paralelo en el mundo. Por otra parte, las primeras cifras de intención de voto para el balotaje dan 53% a Vázquez-Sendic contra 38% a Lacalle Pou-Larrañaga (con 5% de indecisos y 4% nulos o en blanco), y es muy probable que la brecha se amplíe más aún el 30 de noviembre.

Ya están lejanos los tiempos en que las fuerzas de izquierda tenían un papel meramente testimonial y se concentraban casi exclusivamente en la capital, con muy débil proyección en los departamentos del interior, y mucho menos aún en las localidades rurales. Con el Frente Amplio la izquierda se extendió a todo el país, y a esta altura queda muy claro que el FA posee un arraigo muy afirmado en todo el país, en cada una de las localidades de cada uno de los departamentos, y se ha transformado así en una fuerza de profunda raigambre nacional. En un gran número de esas localidades no sólo ha acentuado su presencia sino que ha pasado a ser la primera fuerza, ganando la adhesión y la confianza de la ciudadanía en general. Creo que éste es el hecho más notable de la primera vuelta del 26 de octubre, y la segunda vuelta demostrará hasta qué punto ello se ha consolidado. Tal es nuestro principal desafío en la hora presente. Y un acicate para redoblar el esfuerzo en los días que nos separan del 30 de noviembre, a no dar nada por definitivamente conquistado, a multiplicar el contacto con los ciudadanos de todos los partidos, sin exclusión, para enrolarlos en las filas de los que luchan por afianzar los cambios progresistas en la vida del país y por nuevas conquistas, a tono con las que están promoviendo Tabaré Vázquez y Raúl Sendic en esta etapa de culminación de la campaña electoral.

No cabe duda de que esta nueva realidad es hija precisamente de las realizaciones y los logros de los gobiernos del Frente Amplio, tanto del primer gobierno de Tabaré Vázquez como del actual del Pepe Mujica, y que se ha expresado en materia de salario, trabajo, jubilaciones, sensible disminución de la pobreza y la indigencia, rebaja del IVA, atención a la salud, 50 mil operaciones de ojos totalmente gratuitas, atención a la tercera edad, contención de la inflación,  acceso a la cultura, el Plan Ceibal que llega a todos los niños y a los hogares, construcción de liceos y más escuelas de tiempo completo, empresas recuperadas en pleno funcionamiento, entrega de viviendas mediante el Plan Juntos, reconocimiento a los trabajadores rurales y a las trabajadoras domésticas en su jornada de labor y seguridad social, construcción y reconstrucción de espacios públicos, aprobación de leyes de matrimonio igualitario, aborto y ley de la marihuana, ley de responsabilidad penal empresarial, retorno al país de miles de exiliados y un vastísimo etcétera. Es evidente que existe una relación directa entre todas estas realizaciones, obra de los gobiernos frenteamplistas, y la gran votación recibida, en muchos casos por parte de beneficiarios directos de dichos beneficios.

Volvamos a este último aspecto, que sin duda queda grabado en la conciencia de cada ciudadano. El Frente Amplio logró 1:134.187 votos, cifra superior a los 1:111.679 votos que resultan de la suma de los sufragios recibidos  por el Partido Nacional (732.601), el Partido Colorado (305.699) y el Partido Independiente (73.379). De igual modo, en los porcentajes sobre la votación total el Frente Amplio con el 47,81% supera  al 46,86% que es la suma del Partido Nacional (30,88%), del Partido Colorado (12,89%) y del Partido Independiente (3,09%). Se contabilizaron además votos para Asamblea Popular (AP), Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI) y Partido de los Trabajadores (PT), con porcentajes respectivos de 1,2%, 0,8% y 0,1%. Hubo además 42.969 votos en blanco y 33.993 anulados, que completan la totalidad de los votos emitidos. Si se contabilizan exclusivamente los votos a los lemas partidarios, el Frente Amplio obtuvo el 49, 48%, a medio punto porcentual de la mayoría absoluta.

El Frente Amplio fue la primera fuerza política en 14 de los 19 departamentos: Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano, Colonia, San José, Montevideo, Canelones, Florida, Maldonado, Rocha, Cerro Largo y Rivera. Varios de ellos son de añeja tradición blanca y colorada. En los cinco restantes ganó el Partido Nacional: Flores, Durazno, Tacuarembó, Lavalleja y Treinta y Tres. El Partido Colorado no ganó en ninguno y alió tercero en todos, salvo en Salto donde fue segundo. Allí el Frente Amplio supera con mucho margen a la suma de colorados y blancos y obtiene dos diputados. El Frente logra en todo el país la mayoría absoluta de 50 diputados en 99, de los cuales 23 corresponden a Montevideo, 8 a Canelones, 2 a Salto, 2  a Maldonado y 1 banca a cada uno de los otros 15 departamentos, sin faltar ninguno. Una realidad aleccionadora e igualmente inédita.

Otro hecho notable es que de las 115 circunscripciones en que se divide electoralmente Montevideo, el Frente ganó en 111. Vale la pena detenerse en el significado de esa cifra: 111 ganados en un total de 115. Los únicos lugares en que el Frente no ganó fueron: Trouville (por pocas decenas de votos), Villa Biarritz, Pocitos playa y Carrasco Sur. En toda la zona periférica, en La Teja, el Cerro y Casabó, el Frente tuvo una votación de 60% y más, que en Santa Catalina superó el 70%. La votación en Montevideo arrojó 53,51% para el Frente Amplio, contra 25,70% para el Partido Nacional y la escuálida cifra del 10,61% para el Partido Colorado. En el circuito en que me tocó votar, correspondiente a la serie BLB, el Frente obtuvo una votación superior a la suma de todos los demás partidos juntos. Fueron 7.661 votos para el FA, que superan a los 7.642 votos que resultan de la suma de los 4.509 votos del Partido Colorado más los 1.978 votos del Partido Nacional más los 706 votos del Partido Independiente más los 227 votos de Asamblea Popular más los 18 votos del Partido de los Trabajadores más los 204 votos del PERI.

En el departamento de Canelones el Frente obtuvo más del 50% de los votos en las ciudades más pobladas, arrasó en Colonia Nicolich y en las localidades costeras, ganó con 55,40% en Las Piedras (donde Lacalle Pou cerró su campaña), prevaleció ampliamente en la capital, en Pando, Sauce, Toledo, Salinas. Una situación similar se dio en el departamento de Maldonado, con una extendida victoria del FA, en la capital, en San Carlos, también en Piriápolis. En cuanto a Cerro Largo, la victoria del Frente ha sido catalogada de histórica, por tratarse de un departamento de tradición blanca desde muy lejanas épocas. Este resultado se basó en una fuerte presencia en la capital, Melo, y en la ciudad de Río Branco; entre los dos centros poblados el FA le sacó una diferencia de 5.310 votos al Partido Nacional, por 19.192 sufragios a 15.084 en la capital y por 5.026 a 3.824 en la ciudad fronteriza con Brasil. En la capital, el FA se impuso en Melo Centro Sur y por cifras mayores aún en Melo Centro Norte, y también en Santa Cruz-Galtieri, en tanto en el barrio Frigorífico La Tablada el FA superó ampliamente la suma de los votos del P. Nacional y el P. Colorado (con 51,94% frente a 33,14% y 9,61%, respectivamente).También en Isidoro Noblía el FA fue mayoría. En el poblado de Arbolito, donde fue muerto Antonio “Chiquito” Saravia, hermano del caudillo blanco Aparicio Saravia, se registró una votación sumamente pareja, con 5 votos de diferencia a favor del PN.

Otro dato de gran interés a nivel nacional es que entre los sectores jóvenes, de 18 a 30 años, el Frente Amplio ganó en todo el país, en la capital y en cada uno de los departamentos del interior, incluso en los cinco en que el Partido Nacional llegó a la cabeza. En Montevideo, 7 de cada 10 votos jóvenes fueron para el FA, que a nivel nacional en esa franja alcanzó un promedio de 58,5% de los votos. El mito de Lacalle jr. de captar el voto de los jóvenes se derrumbó estrepitosamente, ya que entre los nuevos votantes y la franja de 18 a 30 años no alcanzó siquiera el 31,9% de su votación general definitiva. En Cerro Largo, el FA recogió el 57,6% de los votos jóvenes, que alcanzaron el 57,8% en Salto, el 59,6% en Paysandú, el 60,9% en Canelones. En los departamentos en que ganaron los blancos, la mayoría del FA en los votos jóvenes se expresó en los siguientes porcentajes: 50,1% en Treinta y Tres, 48,9% en Durazno, 48,4% en Tacuarembó, 44,9% en Lavalleja y 43,2% en Flores. En todos los casos superando a los blancos. En Flores el FA tuvo su piso de respaldo de votantes jóvenes, ubicado en el 43,2%, mientras el Partido Nacional tuvo su techo, situado en un 42,5%, o sea, por debajo del FA. El sociólogo Gustavo Leal aseguró que “los que dieron vuelta la balanza en el interior fueron los jóvenes y los nuevos votantes en departamentos netamente blancos y colorados como Cerro Largo, Salto y Rivera”.

Este último es uno de los 10 mitos que, según el referido analista, cayeron tras la elección del 26 de octubre. La lista, sintéticamente expuesta, es la siguiente: 1) Que el Frente perdía respaldo entre los jóvenes; ya vimos como ganó en todos los circuitos de votantes de entre 18 y 30 años. 2) Que la clase media no respaldaría al Frente; ya vimos como ganó incluso en barrios de clase alta en Montevideo; 3) Que en el Uruguay moderno la oposición crecía; pero blancos y colorados sacaron 7.500 votos menos en el área metropolitana que en 2009. 4) Que la imagen de Lacalle Pou estaba en ascenso sin techo; pero en octubre había perdido 10 puntos de popularidad, aunque las encuestadoras seguían diciendo que crecía. 5) Que el presidente Mujica le hacía mal al Frente; pero el MPP por sí solo tuvo más votos que el Partido Colorado, fue primera fuerza frentista en varios departamentos y zonas de Montevideo. 6) Se decía también en este punto que Sendic no le aportaba nada a la fórmula presidencial, pero su popularidad creció notoriamente en el curso de la campaña entre los votantes de izquierda. 7)  Que Tabaré no sintonizaba con las nuevas demandas de la sociedad, cuando entre votantes jóvenes obtuvo el 52%. 8) Que llegaba a su fin la era progresista porque actitudes del gobierno molestaron al electorado de centro, cuando el FA fue mayoría por tercera vez consecutiva (en realidad es por cuarta vez). 9) Que el Partido Colorado estaba creciendo, cuando fue la segunda peor votación de toda su historia, una verdadera debacle. 10) Que el poder desgasta y hace perder electorado sistemáticamente, según una regla inevitable, pero el domingo 26 de octubre hablaron las urnas. Su resumen es que “en el mundo paralelo que se vivió antes de las elecciones registré al menos 10 mitos que se instalaron, y la realidad los desmintió”.

A todo esto cabe agregar que el regresivo proyecto de bajar la edad de imputabilidad penal, sostenido por el bordaberrismo y el sector lacallista, y rechazado por el Frente Amplio y por un magnífico y extendido movimiento juvenil que ganó las calles y las plazas, ha quedado sepultado de manera irremisible.

En los días siguientes estas apreciaciones se han visto confirmadas por varias vías. Por una parte, bastaba ver las caras de los participantes en la reunión efectuada en la sede colorada en que huestes de Bordaberry expresaron su apoyo a Lacalle Pou-Larrañaga para percibir que más que un acuerdo, parecían estar realizando un velorio, en que el muerto era el Partido Colorado junto a las aspiraciones marchitas de Lacalle. Por otro lado, se precipitaron declaraciones de diverso origen, de parte de auténticos batllistas y de integrantes de la corriente wilsonista del Partido Nacional, que coincidían en no votar a Lacalle en el balotaje, y en varios casos notorios, de personalidades destacadas y que ocuparon cargos representativos, con un pronunciamiento decidido de votar a favor de Tabaré Vázquez. A esto se sumaron actitudes de alto valor simbólico en la propia sede del Partido Colorado, en rechazo expreso al voto por Lacalle. Estas actitudes y estos llamamientos sin duda tendrán eco, particularmente en los sectores de raigambre batllista (que fueron ninguneados y pisoteados en todos los aspectos por Pedro Bordaberry) y los blancos de entraña wilsonista, lo que permite augurar un pronunciamiento categórico de la ciudadanía en favor de la fórmula Tabaré-Sendic, que eleve el porcentaje obtenido en la primera vuelta. Sin olvidar, además, que desde el sector lacallista se han levantado voces reclamando que “vuelvan las botas ya”, o sea, nostálgicos de los golpistas y de la dictadura militar. El panorama está completo.

Para todos nosotros, el imperativo de la hora es claro: trabajar sin pausa en estas tres semanas, dirigirnos a los compatriotas de todos los partidos para que el tercer gobierno del Frente nazca con la fuerza de un masivo respaldo del pueblo a su programa de cambios progresistas. 

nikomar@adinet.com.uy

Publicación Barómetro 13-11-14
Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores. internacional.barometro@gmail.com



LA REVISTA LEMA @2008 NO SE HACE RESPONSABLE DE LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS; ÉSTAS SON ÚNICAMENTE EXCLUSIVAS DE QUIEN LAS FIRMA.